Canal Antigua

Somos información

2020 empató como el año más caluroso jamás registrado

4 minutos de lectura
2020 empató como el año más caluroso jamás registrado

Las temperaturas promedio globales de 2020 estuvieron empatadas como las más calurosas registradas, coronando lo que también fue la década más calurosa jamás registrada en el planeta, según un nuevo análisis de datos publicado el viernes.

Los últimos seis años son ahora los seis más calurosos registrados, con 2020 a la par con 2016 como el año más caluroso jamás registrado.

El nuevo análisis proviene del Servicio de Cambio Climático Copernicus de la Unión Europea, uno de varios conjuntos de datos que rastrean las temperaturas globales y los impactos del cambio climático.

Las temperaturas del año pasado fueron 0,6 grados centígrados (1,08 grados Fahrenheit) más cálidas que el promedio de 1981 a 2010, y 1,25 grados centígrados (2,25 grados Fahrenheit) por encima del promedio preindustrial.

El calentamiento global ha acercado al planeta cada vez más al umbral de calentamiento de 1,5 grados centígrados que los científicos advirtieron que aumentará el riesgo de incendios forestales, sequías, inundaciones y escasez de alimentos más extremos que podrían afectar a cientos de millones de personas.

Sin embargo, en 2020 quedó muy claro que el mundo ya está experimentando un empeoramiento de los desastres provocados por el cambio climático.

Comenzó en enero, cuando el calor y la sequía avivaron incendios forestales sin precedentes en Australia. Cuando finalmente se extinguieron las llamas, los incendios habían carbonizado un área más grande que el estado de Florida. Un análisis del año pasado encontró que el cambio climático hizo que los incendios fueran al menos un 30% más probables.

Luego vino la temporada de huracanes en el Atlántico, que vio un récord de 30 tormentas con nombre, 12 de las cuales tocaron tierra en EE.UU. Muchas de esas tormentas llevaron las huellas dactilares del cambio climático, que según los científicos está haciendo que los huracanes sean más destructivos.

Las condiciones extremadamente cálidas y secas también alimentaron la peor temporada de incendios forestales jamás registrada en el oeste de EE.UU., que envolvió aproximadamente 10,3 millones de acres en llamas.

Y en el Ártico, algunas de las temperaturas más extremas en cualquier lugar de la Tierra se observaron en 2020, ya que la región continúa calentándose más del doble de rápido que el resto del planeta.

En grandes partes del Ártico se registraron temperaturas de más de 3 grados centígrados (5,4 grados Fahrenheit) por encima del promedio, y algunos lugares vieron temperaturas promedio de más de 6 grados centígrados (10,8 grados Fahrenheit) por encima de lo normal para el año.

Para ilustrar cuán enorme puede ser una diferencia de 6 grados centígrados: durante la última edad de hielo, que ocurrió hace unos 20.000 años y en la que gran parte de América del Norte estaba cubierta de hielo, la temperatura promedio del planeta era aproximadamente 6 grados centígrados más fría de lo que es hoy.

«2020 se destaca por su excepcional calor en el Ártico y un número récord de tormentas tropicales en el Atlántico Norte», dijo Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, en un comunicado de prensa. «No es de extrañar que la última década haya sido la más cálida registrada y es un recordatorio más de la urgencia de ambiciosas reducciones de emisiones para evitar impactos climáticos adversos en el futuro».

La Niña no logra enfriar el planeta en el caluroso 2020

Lo que hace que el calor en 2020 sea aún más sorprendente es el hecho de que el año presentó La Niña, un ciclo climático natural que se caracteriza por temperaturas más frías de lo normal en el Océano Pacífico. La gran extensión de agua oceánica más fría y los impactos resultantes en el clima global actúan como un aire acondicionado natural para el planeta, y los años de La Niña tienden a hacer que el planeta sea más frío que los años sin La Niña o la fase opuesta del ciclo, llamada El Niño.

El Niño, que presenta temperaturas oceánicas más cálidas que el promedio en el Pacífico, agrega grandes cantidades de exceso de calor liberado a la atmósfera y tiende a hacer que esos años sean más cálidos.

No es de extrañar que 2016, que anteriormente había sido el año más caluroso registrado, presentara un fuerte El Niño durante la primera mitad del año. Sin embargo, es notable que incluso con los efectos refrescantes de La Niña presentes, 2020 presentaría la misma cantidad de calor global.

Esto proporciona otro criterio más para medir el impacto que el calentamiento global causado por el hombre está teniendo en el clima del planeta.

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *