Canal Antigua

Somos Información

Orbit S.A: Cuba da luz verde a posible contraparte de Western Union para envío de remesas

2 min read
Cuba atraviesa una severa crisis económica que impacta a los trabajadores y cubanos en general. El gobierno culpa al embargo económico de Estados Unidos, pero los críticos asumen que el sistema político y la mala administración son la base de la crisis.

Cuba autorizó a la institución financiera Orbit S.A para que gestione las remesas, realice otras operaciones de transferencia y sea la eventual contraparte de Western Union en la nación caribeña.

Orbit S.A reemplaza en el rol a Fincimex, la entidad que por 20 años fue la contraparte de Western Union, hasta que el gobierno de Estados Unidos la colocara en su lista negra, lo que interrumpió la operación en la isla.

La Gaceta Oficial publicó la resolución firmada por la presidenta del Banco Central de Cuba (BCC), Martha Sabina Wilson, de aceptar la solicitud de Orbit S.A de “gestionar y tramitar transferencias internacionales desde el extranjero hacia Cuba” y “prestar servicios de pagos desde el extranjero a través de su infraestructura”.

Hasta noviembre de 2020 las remesas eran operadas por Western Union con Fincimex, pero en el marco del endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos a la isla, en octubre de ese año el gobierno del entonces presidente Donald Trump canceló el permiso para la empresa de su país e incluyó a Fincimex en un listado de empresas restringidas argumentando que la contraparte cubana formaba parte de un conglomerado bajo administración militar.

Hasta el momento no es claro el origen de la firma Orbit S.A salvo por el hecho de que la resolución del BCC indicó en sus consideraciones que fue constituida el “3 de febrero de 2020 con sede en La Habana”.

Tampoco quedó inmediatamente esclarecido si Western Union retomará su acuerdo con la isla con esta nueva institución financiera o cuándo se hará efectivo el ingreso de remesas.

A instancias de Trump, además de las restricciones al envío de remesas, se eliminó los permisos para viajes de estadounidenses a la isla, se suspendieron los viajes de cruceros y fue incrementada la persecución a empresas de terceros países que operaban en Cuba. También paralizó la actividad del consulado y la embajada.

Fuente: VOA

Lea También.