Canal Antigua

Somos Información

Periodistas de guerra en Ucrania están en una encrucijada entre reportar y reportar

4 min read
A medida que la guerra de Rusia en Ucrania entra en su tercer mes y circulan los informes de que las atrocidades van en aumento, los periodistas que cubren el conflicto están adoptando un enfoque más cauteloso.

Varios periodistas, extranjeros y ucranianos, han sido asesinados desde el 24 de febrero, y docenas más han resultado heridos, ya sea por disparos mientras estaban en una misión, según grupos de medios, incluido el Instituto Internacional de Prensa, o IPI.

El sindicato nacional de periodistas de Ucrania informa que hasta 20 reporteros podrían haber sido asesinados, una cifra que incluye a aquellas víctimas cuyas circunstancias de muerte no se han determinado.

Para aquellos que experimentaron casi accidentes, como Andriy Tsaplienko, los peligros de este conflicto los están haciendo reevaluar su enfoque.

Tsaplienko, corresponsal del canal de noticias ucraniano 1+1, fue alcanzado por metralla el 25 de marzo, cuando cubría un corredor humanitario cerca de la ciudad norteña de Chernihiv.

En declaraciones desde Kiev, Tsaplienko dijo que “se ha vuelto más cauteloso, porque un periodista muerto no sirve de mucho”.

Conseguir la historia para los periodistas es la parte más importante del trabajo, pero para hacerlo deben mantenerse con vida, dijo.

“Me di cuenta de que el enfoque para filmar las historias debería ser diferente en condiciones de guerra”, dijo. “Un periodista no solo debe ser cauteloso, sino también rápido, lo más rápido posible mientras filma y moverse mucho más rápido”.

Consejos para los heridos

Tsaplienko dijo que no se quedó en el hospital el tiempo suficiente para que sus heridas sanaran por completo.

“Corrí a la frontera con Rusia para filmar la huida de las tropas rusas, corrí de regreso a Chernihiv, la ciudad donde fui herido, fui a Bucha para filmar la búsqueda de los muertos, fui a Zdvyzhivka, donde se encontraba un gran campamento de las tropas rusas. Después de todo eso, comencé a tener efectos secundarios y tuve que ir al hospital nuevamente”, dijo.

Y por eso, tiene un consejo para los compañeros reporteros heridos en los ataques rusos: “Tu vida es más importante que tu historia”.

“Recomiendo encarecidamente ponerse bien, ponerse en forma y solo luego volver al trabajo con toda su fuerza”, dijo.

Nuevas responsabilidades

La naturaleza de los informes también ha cambiado.

“Al principio, la mayoría de nosotros solo informábamos sobre lo que estaba sucediendo en las diferentes líneas del frente y el movimiento de las fuerzas rusas, pero a medida que Rusia llevó a cabo más ataques, nos enfocamos más en lo que las tropas rusas han hecho contra los civiles ucranianos”, dijo Dima Replianchuk, reportera de Slidstvo, un equipo de periodistas independientes.

El sitio web de reportajes de investigación, junto con otras organizaciones locales e internacionales, ha estado recopilando pruebas de lugares como la ciudad de Bucha, cerca de la capital, Kiev, que las fuerzas rusas ocuparon durante más de un mes.

La Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya ha abierto una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos en Ucrania. Y grupos de derechos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional están sobre el terreno, trabajando para recopilar pruebas de presuntos delitos.

Según funcionarios ucranianos, se encontraron al menos 400 cuerpos en Bucha tras la retirada de las tropas rusas.

Las fuerzas rusas se han retirado de algunas áreas para centrarse en controlar el este de Ucrania, aumentando su campaña de bombardeo de la sitiada ciudad portuaria sureña de Mariúpol. Las autoridades ucranianas esperan más ataques rusos en la parte oriental del país.

Censura en aumento

En Rusia, las autoridades han buscado el control total sobre la cobertura de noticias, emitiendo leyes y directivas para los medios locales sobre cómo cubrir la guerra y obligando a los pocos medios independientes restantes a cerrar o exiliarse.

El sitio de noticias de investigación ruso Agentstvo estima que más de 150 periodistas se han ido de Rusia desde finales de febrero. La semana pasada, el gobierno anunció estrictas reglas de visa para los medios extranjeros que ingresan al país.

Yevgeny Ivanov, viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, dijo que la decisión fue en respuesta a los movimientos de la Unión Europea y otros países para dificultar que las empresas rusas obtengan visas.

“Hemos respondido dificultando que los periodistas de países hostiles obtengan visas”, dijo. “Ahora obtendrán una visa de entrada única y pagarán una tarifa de visa más alta”.

El regulador de medios del país, Roskomnadzor, ha bloqueado el acceso a muchas redes de noticias, incluido el Servicio Ruso de la VOA la BBC y otras.

Moscú aprobó en marzo una ley que conlleva una pena de prisión de 15 años para aquellos que hayan difundido lo que considera noticias falsas sobre las fuerzas armadas. Las autoridades ya han acusado a periodistas y activistas en virtud de la ley.

Fuente: VOA 

Lea También.