ACTUALIDAD

Adultos podrán tener sexo legalmente con niños…¡en Francia!

23 agosto, 2018 Isabel Soto

La pedofilia prácticamente tendrá carácter legal en la «culta» Francia a partir de septiembre, gracias a una ley aprobada con 92 votos a favor por la Asamblea Nacional (parlamento).

El nuevo cuerpo jurídico, propuesto por la ministra de igualdad de Género, Marlene Schiappa, aborda por una parte el acoso sexual a las mujeres y su penalización.

Pero, por otra, una serie de medidas que supuestamente pretendían proteger a los menores de edad víctimas de violaciones.

Sin embargo, no fija una edad legal de consentimiento para las relaciones sexuales.

En otras palabras, que un adulto podrá tener sexo con cualquier niño, niña o adolescente, independientemente de su edad.

Y no será encarcelado por violación si la víctima no puede probar la existencia de violencia, amenaza o acción de violación.

La nueva ley sobre los abusos sexuales y los delitos de violación abrirá la puerta a la pedofilia en caso de que no haya violencia y coacción al menor, concuerdan especialistas.

El proyecto, conocido como ley Schiappa, fue promulgado el 3 de agosto por el parlamento francés a pesar de la indignación que despertó en el país.

Le Figaro, rotativo francés, asegura que tanto padres como organizaciones defensoras de los derechos de la niñez acusaron al gobierno de Emmanuel Macron y al órgano legislador de traicionar a los infantes en el país europeo.

La declaración conjunta de los detractores de la medida, entre ellos el Consejo Francés de Asociaciones por los Derechos del Niño, concordaron en que:

Esta debería ser la medida principal del proyecto de ley: la introducción de una edad por debajo de la cual los niños serían considerados automáticamente incapaces de consentir en tener relaciones sexuales con adultos”.

«Abrieron las puertas para la pedofilia. Esta ley es un abuso, un claro ejemplo de traición por parte del gobierno”.

Ley Schiappa

De acuerdo con el texto de la ley, puede ser considerado como delito de violación tener relaciones sexuales con un menor de 15 años “si se descubriera que el adulto abusó de la falta de comprensión del niño para participar en el acto”.

Es decir, reconoce que la penetración de un niño por un adulto puede no ser una violación; por lo tanto, no sería un crimen y no estaría penalizada.

Asimismo, deja a la víctima todo el peso de la culpabilidad y la obligación de denunciar, presentar pruebas y demostrar que no se negó explícitamente.

No existe edad mínima para consentir; solo podrá ser delito si la víctima (el menor de edad) puede probar violencia, amenaza, coacción o sorpresa.

Todo esto se le pide a un ser humano menor de 15 años, por lo cual quienes rechazan la medida aseguran que esta legislación en vez de velar por los derechos de niñas, niños y adolescentes, lo que hizo fue dejarlos desprotegidos.

La ley Schiappa señala que para los menores de 15 años “la restricción moral o la sorpresa se caracteriza por el abuso de la vulnerabilidad de la víctima que no tiene el discernimiento necesario para estos actos”.

Sin embargo, el exministro de Derechos de la Mujer, Laurence Rossignol, hizo notar que estas nociones de “vulnerabilidad” y “discernimiento” dejan demasiado espacio para que los pedófilos escapen del castigo al amparo de la ley.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS