Amenazas y pérdidas por invasión y destrucción de fincas

0
867

Carlos Torrebiarte, vicepresidente de ACDEPRO, dio a conocer dos de los testimonios de la invasión y destrucción de la Fincas Cubilguitz a cargo de Dorothee Dieseldorff y Rodrigo Coleman, y Sequibal-Agropalmito a cargo de Víctor Suarez.

Finca Cubilguitz

El día 13 de marzo de 2019, grupos armados dirigidos por el excomandante guerrillero César Montes Macías invadieron una fracción de la finca Cubilguitz, Cobán, Alta Verapaz.

Con el objetivo de apoderarse de los territorios pertenecientes a la familia Dieseldorff, dueños legítimos de la propiedad desde hace 110 años.

La finca Cubilguitz, ubicada a 40 km de Alta Verapaz, sobre la ruta RD-AV-09, goza de una ubicación estratégica en la bifurcación de las carreteras hacia la Franja Transversal del Norte, por un lado en dirección a Playa Grande/Ixcán.

Y hacia el lado contrario, por carretera asfaltada, hacia Chisec y Fray Bartolomé de las Casas, constituyéndose en una ruta clave en el control del acceso al norte y para quien necesite transportarse desde Izabal hasta Huehuetenango.

En el caso de la finca Cubilguitz, los líderes de la invasión, encabezados por César Montes (Macías).

Exigieron cobros iniciales de 100 quetzales por el derecho a participar y recibir tierra.

Los precios han ido ascendiendo, y actualmente cobran 8,000 quetzales a los invasores por su participación.

Se dice que este dinero es utilizado por la Fundación Turcios Lima y sus “Batallones Rojos de la Paz”, en conjunto con el Comité Campesino del Altiplano, para viáticos y el pago de abogados.

Declaraciones de los dueños

Según Dorothee Dieseldorff, las fincas ha estado en su familia por los últimos 100 años y es pionera en el país en ser productora de hule.

Ante la invasión asegura que se han hecho todos los procesos legales, el incluso, tuvieron diálogos César Montes pero «Los invasores después de 16 meses siguen allí y han destruido las plantaciones».

Dieseldorff también aseguró que en dicha zona hay quienes trafican y proveen armas de alto calibre para extorsionar y amenazar a los dueños.

Esto para que vendan sus propiedades (algunos cansados de tener sus tierras usurpadas han accedido a vender contra su voluntad).

Estos grupos realizan diversas acciones para amedrentar a los comunitarios, trabajadores y dueños de las fincas, entre las cuales se encuentra Cubilguitz.

La propietaria también aseguró que para devolver la finca Cubilguitz a sus legítimos dueños, jueces han girado orden de desalojo en cinco fechas distintas.

Pero el Ministerio Público se ha excusado de no poder ejecutarlas debido a tener otras actividades agendadas.

Finca Cubilguitz ha perdido hectáreas de bosques de hule, producción que era exportada a varios países, siendo Guatemala un referente mundial del comercio de este producto.

Los invasores instalados en la propiedad han talado los árboles para venta y para uso personal.

Finca Sequibal-Agropalmito

Está ubicada en Cobilguitz, Alta Verapaz, en cercanías del municipio de Chisec. En marzo de 2019 fue invadida por 30 personas pertenecientes a un grupo clandestino que indicó estar al servicio del terrorista autollamado Comandante César Montes (nombre real Julio César Macías).

Estas personas invadieron la finca violentamente, irrespetando el derecho a la propiedad privada, garantizado en la Constitución Política de la República de Guatemala.

A su ingreso, amenazaron y golpearon a trabajadores y guardias.

Además les robaron sus pertenencias, instrumentos de trabajo y dinero.

Al tomar por la fuerza parte de la finca, el grupo criminal quemó, destruyó y robó la propiedad privada invadida, así como fertilizantes, el dinero para el pago de planilla y otros activos.

Vehículos tipo picop y tractor fueron desmantelados, y sus partes, vendidas al mejor postor.

También robaron la cosecha de palmito almacenada en las bodegas de la finca; talaron árboles, robaron cosecha de cardamomo, entre muchas ilegalidades más.

Para julio de 2020, más de 300 personas invaden la finca y cada usurpador paga montos entre Q500. y Q5,000. a los líderes de los grupos criminales, quienes están asociados a ONG ligadas al Comandante César Montes.

Ante la situación de las fincas

Según el propietario Victor Suárez, el problema actual es la falta de aplicación de la ley «César Montes no respeta los acuerdos de paz, el realiza actos de terrorismo impulsado por el crimen organizado».

Suárez informó que luego de la invasión se apersonó ante el Ministerio Público, Policía Nacional Civil, Procuraduría de los Derechos Humanos, Secretaría de Asuntos Agrarios de la Presidencia de la República y otras instituciones del Estado.

Con el objetivo de obtener apoyo para desalojar a los invasores que usurpan su propiedad.

Al llevar a cabo las pesquisas, el Ministerio Público encontró suficiente evidencia.

Como títulos de propiedad, patentes de comercio y demás documentación, que respaldaba a los verdaderos dueños de Agropalmito.

Es así como el juez que lleva el caso dictaminó que el Ministerio Público y la PNC debían realizar operativos para desalojar a los invasores.

La primera orden de desalojo debía hacerse efectiva a partir del 19 de agosto de 2019.

En esa ocasión se había ordenado la captura de Julio César Macías, alias César Montes, y más de 52 usurpadores.

La segunda ordenanza de desalojo fue girada en octubre de 2019, pero la PNC, MP, PDH, SAA y demás instituciones.

En diciembre de 2019 fue necesario emitir una nueva orden, pues la inicial había vencido su plazo sin ejecución por las autoridades.

Así las cosas, hasta junio de 2020 se habían coordinado seis operativos de desalojo, pero ninguno fue ejecutado.

Los invasores tomaron represalias. Destruyeron más partes de la plantación de palmito, talaron más árboles.

Destruyeron la bodega dentro de la finca de Agropalmito y tomaron más territorios de fincas aledañas.

 

Lea también:

Invasiones, crimen organizado y violencia en las Verapaces

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí