ACTUALIDAD

#AmiMePasó: Cuando un loco de internet quería vivir conmigo

23 abril, 2017 Anamaria Arroyo Diario Digital

Desde el principio del Internet existen esas personas que parecen una cosa en línea y en persona son otra completamente distinta, ya sea para bien o para mal. En el caso de esta experiencia, la persona del otro lado del monitor no estaba muy cuerdo que digamos.

«Esto me pasó hace unos años. Estaba empezando en el mundo del Twitter y conocí a muchas personas por ese medio. Voy a la iglesia y soy parte de una comunidad. Una vez hicieron una actividad de parte de todas las comunidades y un chico con el que hablaba por Twitter iba a venir de Quetzaltenango para participar.

El me propuso conocerlo. Me llamaba la atención pero en realidad no habíamos hablado mucho así que antes de la actividad de la iglesia decimos conocernos y me invitó a almorzar a un centro comercial. Cuando estábamos almorzando todo bien. Ordené mi comida, él también, empezamos a platicar.

Mira también: #AMiMePasó Quedarse dormido o perderse, le pasa a cualquier cucurucho

Un cambio de conversación muy loco

Todo iba normal, una cosa tranquila y cuando sentí él empezó a hablarme de cosas un poquito fuera de lo normal, como que le gustaría acostarse conmigo. Lo frené porque yo no quería acostarme con él. Entendió, o según yo entendió, de repente me dijo:

-Yo quisiera que alquiláramos un cuartito. Tú pagas la mitad, yo pago la otra y nos vamos de aquí. Nos podemos brincar la actividad de la iglesia si quieres. Lo que sería mejor es que alquiláramos un apartamento. Tú te vas a vivir ahí y yo te vengo a ver cada vez que venga de Xela. Hasta podría venir un fin de semana sí, fin de semana no, con tal de estar contigo. Creo que eres la persona más sexy que he conocido. Eres genial, inteligente y me excitas mucho.

Ilustración: Walter Wirtz
Ilustración: Walter Wirtz

Yo estaba que no me lo creía. Este hombre que apenas conocía me estaba proponiendo irme a vivir con él. Ni siquiera eso, sino ser su amante oficial, como la cama para venirse a quedar a dormir cuando viene a la ciudad. Ya no pude más y le dije:

-Perdóname, ya no quiero esta cena me voy a ir.

-No quiero que te vayas. Tengo mucho dinero. Soy comerciante, te puedo mantener. Si no quieres pagar el apartamento tú, lo pago yo, pero mira tengo dinero.

Sacó un fajo de billetes, lo tomé y se lo tiré a la cara.

-No necesito tu dinero.

-Si no es por el dinero quédate conmigo porque soy bueno en la cama.

No me acostaría contigo ni aunque fueras el último hombre en la tierra.

Salí corriendo del restaurante. Afuera, en pleno centro comercial, él corrió hacia mí. Se tiró a mis pies y me rogó que me quedara.

-Por favor no te vayas, no sé vivir sin ti. Estoy enamorado.

Como pude, salí corriendo de ahí. Lo bloquee de todas mis redes. Al llegar a la actividad de la iglesia no lo vi.

¿Tienes alguna historia chistosa, triste o increíble y la quieres compartir con nosotros? Mándala a vida@diariodigital.gt y tal vez salga en la sección de “A mi me pasó”.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS