ACTUALIDAD

Así subsisten los caballos de carruaje en la Antigua Guatemala

11 junio, 2017 Paolina Albani Diario Digital

Malnutridos, sucios, cansados y a veces sin techo, así viven y trabajan los caballos de carruaje en Antigua Guatemala. Uno no solo de los atractivos turísticos de esta ciudad, sino un medio de transporte vital para las comunidades rurales. Dentro de algunos días se espera que se  oficialice la prohibición para el uso de estos animales por considerar que este tipo de trabajo contradice la nueva Ley de Protección Animal.a

Canal Antigua Digital hizo un recorrido para conocer más de esta problemática y para dar una mejor perspectiva a una población que se divide entre apoyar la abolición de trabajos forzados para animales y los que están a favor de que continúen pero de manera regulada.

Los carruajes, autorizados solo  10 para circular en la Antigua Guatemala, han estado en la ciudad desde 1996. Se pueden obtener sus servicios según el tiempo o la distancia del recorrido.

Un paseo de 15 minutos puede costar Q100, 30 minutos Q150 y un recorrido de 15 cuadras Q200. Estos precios son negociables como casi todo lo que se comercia en la ciudad.

Generalmente, los caballos son cuidados por dos personas. En su mayoría adolescentes. Todos los carruajeros implementaron “pañales” para los equinos, se trata de un costal amarrado que recibe las heces del animal para no ensuciar el suelo.

Algunos días no hay mucho movimiento, así que los cuidadores regresan al caballo para dejarlo descansar. Solo algunos dueños de caballos tienen establos, otros les dejan dormir a la intemperie.

En el último caso, los caballos comparten espacio con carruajes para eventos en un terreno baldío en la aldea San Pedro el Panorama. Hasta el fondo un caballo blanco aguarda amarrado en un árbol, sin más protección de la lluvia que un metro de nylon.

Terreno baldío donde descansan los caballos. Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.
Terreno baldío donde descansan los caballos. Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.

Entre turnos, los caballos son parqueados en una calle estrecha de esta aldea, donde los cascos y las llantas se pelean por el espacio. Mientras tanto, sus conductores descansan o revisan su celular para pasar el tiempo.

A veces, durante su larga jornada de trabajo, el sol es insoportable y los caballos lo soportan seguir de pie. Cuando llueve, solo algunos carruajeros eligen tapar con un nylon a su caballo, otros ni se fijan.

Tras terminar la jornada estos caballos tampoco tienen un final feliz. Pese a que no circulan de noche sus cuidadores no les quitan el collarín y la montura hasta la noche. Duermen de pie, la mayoría de las veces, a falta de un espacio adecuado para descansar.

Mario Sapón, director de la Fundación Equinos Sanos para el Pueblo (Esap), y el epidemiólogo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), Julio Martínez contaron a esta redacción el contexto de la problemática.

Un reglamento ignorado por la Muni

Mario Sapón, director de Esap. Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.
Mario Sapón, director de Esap. Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.

En 2009, Esap propuso un reglamento específico para los equinos. “Nosotros promovemos que los animales trabajen pero lo hagan de una manera responsable. Que no sea comprometido su bienestar físico ni psicológico”, dijo Sapón. Pero el documento que tomaba en cuenta estándares de la  Organización Mundial para la Salud Animal (OIE, en inglés), fue ignorado por la comuna, alega.

En octubre de 2016 volvieron a presentar el reglamento, esta vez de mano de la Sociedad Panchoy, los carruajeros y la sociedad civil. Esta propuesta tampoco será conocida, debido a un dictamen jurídico de la Municipalidad.

De acuerdo a Sapón, la Ley de Protección Animal sí contiene un capítulo sobre el uso de animales de trabajo. Es el capítulo cuatro, además hace mención de los animales de trabajo en los artículos 3 y 18.

comillasSi un caballo trabaja una jornada muy larga y no tiene por lo menos un día de descanso a la semana, eso va a afectar su condición física. Si no recibe suficiente agua durante el día o toma algunas pausas para tomar aire, eso también afectaría su condición. A parte las calles de la Antigua Guatemala no tienen las condiciones adecuadas para que circulen. Tienen problemas con articulaciones, cascos, inflamación de miembros.

Si cargan herrajes en mal estado, los cascos bien balanceados y recortados causan muchos problemas en la columna vertebral y afecta su balance. El punto es que los animales trabajan con sufrimiento”, explicó el Director de Esap.

¿Qué contiene la propuesta?

  1. Que los animales no trabajen si están heridos.
  2. Animales delgados o sin energía para trabajar.
  3. No más de 8 horas de trabajo.
  4. Un día de descanso a la semana.
  5. Que la carreta no lleve a más de cinco personas.
  6. Permiso de descanso y recuperación de tres meses para yeguas que dieron a luz
  7. Ponerles pañal.
  8. Darles un espacio para parquearse baja la sombra.

Esap busca educar a los cuidadores, pero sin una herramienta de trabajo ya no tendrá sentido. Tampoco se vieron esfuerzos de parte de la Muni para mejorar el servicio, asegura Sapon y los carruajeros.

comillasNo hay un establo para los animales, tenían que venir de pueblos cercanos. Los traían todos los días y los regresaban porque la Muni nunca les dio un espacio básico, con agua, heno”, agregó Sapón.

¿Quiénes son los clientes?

Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.
Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.

Los clientes son turistas nacionales o centroamericanos. “Va a ser muy difícil que un europeo o americano con una conciencia animal utilice un carruaje de estos viendo la condición en la que estan. Eso habla sobre el poco conocimiento que tenemos y la poca conciencia”.

De momento, ni Esap ni el MAGA reportan muertes de caballos por maltrato. El último fue en 2005, pero sí se registran casos de animales que colapsaron. Como pasó con Orión el caballo que se desmayó en el parque central por una obstrucción intestinal y ahora sus dueños contemplan ya no sacarlos a trabajar.

¿Qué pasará con los caballos?

Una vez la Muni oficialice la prohibición la gran pregunta será: ¿qué pasará con los caballos? Esap no tiene una respuesta, pero ofrecerán atención veterinaria, medicamentos y suplementos alimenticios para los animales ya sea los vendan o los conserven, para que estos no sigan sufriendo.

Pero el epidemiólogo del MAGA tiene una idea de su futuro.

ComillasMuchos de estos caballos fueron caballos de vaquería, podrían regresar a hacer trabajos de campo. Hacen lo mismo, pero los cuidan un poco menos. Porque los dejan a puro pasto y no les dan concentrado. El trabajo de vaquería es muy exigente. Podrían ser usados en rodeos donde los traten peor”.

Según las recientes revisiones del veterinario, “la mayor parte de los caballos están en buen estado. Habrán dos que están tomando medidas de retirarlos porque no tienen condiciones apropiadas para estar jalando un carruaje”.

Los caballos deberían  comer tres veces al día, pero sus cuidadores les dan de comer dos, en la mañana y en la noche. Comen heno, afrecho y pasto verde, otros les dan concentrado. Pero no todos los dueños pueden pagarlo porque su presupuesto no les alcanza, explicó.

Durante el trabajo no se les da más que agua para mantenerlos hidratados por el ejercicio y el sol.

La jornada

Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.
Foto: Fabricio Alonzo/ Canal Antigua.

Según Martínez, los caballos deberían  trabajar un promedio de seis horas diarias, pero los de Antigua Guatemala trabajan desde las 9:00 hasta las 17:00 horas. Tienen periodos de descanso de una hora y media.

“Los caballos no son de la Municipalidad”

Sergio Rodríguez, vocero de la Muni de Antigua, refirió que la prohibición todavía no es publicada en el Diario Oficial. El Concejo notificará a los carruajeros de la decisión a lo largo de junio.

Cuando se le cuestionó sobre las condiciones de los caballos y si la comuna había dado ayuda para regular el trato y el servicio contestó: “las regulaciones las dábamos desde 1996, pero no vimos un manejo responsable de los animales”.

Rodríguez aseguró que la Muni nunca contempló un presupuesto y tampoco un proyecto para mejorar las condiciones de trabajo de los caballos.

comillasHay que recordar que los caballos no son de la Municipalidad”, acotó.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS