Canal Antigua

Somos información

Australia tendrá submarinos nucleares con apoyo de EE.UU.

8 minutos de lectura

El presidente Joe Biden reveló este miércoles un nuevo esfuerzo por ayudar a Australia a adquirir submarinos nucleares, un paso importante para contrarrestar la influencia de China mientras trabaja para conseguir el respaldo internacional para su enfoque hacia Beijing.

El anuncio se produjo en el marco de una nueva asociación trilateral entre Estados Unidos, Australia y el Reino Unido que los líderes de los tres países revelaron conjuntamente el miércoles por la tarde.

«Estados Unidos, Australia y el Reino Unido han sido durante mucho tiempo socios leales y capaces y hoy estamos aún más cerca», dijo el presidente. «Hoy estamos dando otro paso histórico para profundizar y formalizar la cooperación entre nuestras tres naciones, porque todos reconocemos el imperativo de garantizar la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico a largo plazo».

La asociación da inicio a lo que se espera que sea una oleada de compromisos diplomáticos para Biden este otoño, desde las reuniones de las Naciones Unidas de la próxima semana hasta una cumbre de líderes asiáticos en la Casa Blanca y las conversaciones del Grupo de los 20 en octubre en Italia.

En sus esfuerzos subyace el deseo de unir a occidente y a los socios de Estados Unidos en Asia en la batalla entre «autocracia y democracia», uno de los objetivos que definen su presidencia. Biden ha hecho de la lucha contra China un aspecto central de su política exterior, a medida que aumentan las tensiones en torno al Mar de China Meridional y Taiwán, y ha dicho que quiere que los aliados estadounidenses se sumen a ella.

La nueva asociación entre EE.UU., el Reino Unido y Australia, tres democracias marítimas de habla inglesa, no se refiere específicamente a China, insistieron los funcionarios antes del anuncio. En su lugar, dijeron que los tres países celebrarían un calendario de reuniones en los próximos meses para coordinarse en cuestiones cibernéticas, tecnologías avanzadas y defensa, en un intento de responder mejor a los retos de seguridad actuales. La nueva asociación lleva por nombre AUKUS.

Sin embargo, el anuncio se centra en el establecimiento de la capacidad de los submarinos nucleares en Australia, que, según los funcionarios, permitirá al país operar a un nivel militar mucho más alto. Los submarinos nucleares son capaces de maniobrar a mayor velocidad y resistencia, y de forma más sigilosa, que los convencionales, que deben salir a la superficie con más frecuencia.

«Esto permite a Australia jugar a un nivel mucho más alto y aumentar las capacidades estadounidenses», dijo un alto funcionario de la administración antes del anuncio. «Se trata de mantener la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico».

Biden, durante el anuncio del miércoles, también sostuvo que la creación de AUKUS es necesaria porque «tenemos que ser capaces de abordar tanto el entorno estratégico actual en la región como su posible evolución».

«Porque el futuro de cada una de nuestras naciones y, de hecho, del mundo, depende de un Indo-Pacífico libre y abierto, que perdure y florezca en las próximas décadas. Se trata de invertir en nuestra mayor fuerza, nuestras alianzas, y de actualizarlas para afrontar mejor las amenazas de hoy y de mañana», añadió el presidente.

«Esta tecnología es extremadamente sensible»

Altos cargos de Australia se reunieron este miércoles en Washington con sus homólogos, entre ellos el secretario de Estado Antony Blinken y el secretario de Defensa Lloyd Austin, antes del anuncio oficial. Durante las declaraciones del miércoles por la noche, Biden anunció que Austin dirigiría los esfuerzos del gobierno estadounidense en estrecha colaboración con el Departamento de Estado y el Departamento de Energía.

Los funcionarios de EE.UU. dijeron que los detalles de la nueva asociación se habían mantenido en secreto mientras se desarrollaban en las últimas semanas y meses, pero que otros aliados y partes interesadas del gobierno serían informados sobre los detalles en los próximos días.

EE.UU. y el Reino Unido tienen previsto enviar equipos técnicos y estratégicos para identificar la mejor vía para que Australia adquiera submarinos nucleares en los próximos 18 meses. No estaba claro qué significa el nuevo plan para el acuerdo de US$ 90.000 millones que Australia estableció con Francia para adquirir submarinos convencionales.

Los funcionarios de Estados Unidos describieron el esfuerzo por ayudar al país con la propulsión nuclear como un paso extremadamente raro entre aliados, emprendido solo una vez anteriormente, que en cierto modo va en contra de la práctica establecida de Estados Unidos.

«Esta tecnología es extremadamente sensible. Se trata, francamente, de una excepción a nuestra política en muchos aspectos», dijo el funcionario.

Era necesario, dijeron, para enviar un mensaje de tranquilidad a los países de Asia. Se produce en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, que están maniobrando para limitar la influencia global del otro.

Los funcionarios de EE.UU. también insistieron en que la intención de la nueva asociación no era desafiar a China específicamente.

«Esta asociación no tiene como objetivo ni se enfoca en ningún país, sino que se trata de promover nuestros intereses estratégicos, defender el orden internacional basado en normas y fomentar la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico», declaró el funcionario.

Unir a los aliados contra China

Sin embargo, el anuncio es el paso más reciente de Estados Unidos para contrarrestar el ascenso militar y tecnológico de China. La semana que viene, Biden será el anfitrión de una cumbre en persona de la asociación QUAD de Japón, Australia e India, otra agrupación que se considera una forma de afianzar el liderazgo de Estados Unidos en Asia. También ha tratado de involucrar a otros líderes asiáticos, y la vicepresidenta Kamala Harris visitó Singapur y Vietnam a finales del mes pasado.

La semana pasada, Biden mantuvo una llamada telefónica de 90 minutos con el presidente de China, Xi Jinping, su primera comunicación directa en siete meses. Los funcionarios describieron la conversación como «familiar» y «sincera», pero dijeron que Biden no planteó directamente la nueva asociación estratégica con Australia y el Reino Unido.

Biden desmintió el martes las informaciones según las cuales Xi, en su llamada telefónica, rechazó una invitación para reunirse en persona. Funcionarios de EE.UU. afirman que todavía esperan concertar una reunión en persona entre los dos líderes, pero no están seguros de que se produzca al margen del G20 a finales de octubre. Esto se debe principalmente a que Xi no ha confirmado su asistencia presencial a la cumbre, que se celebrará en Roma. Xi no ha salido de China en unos 600 días, desde antes del inicio de la pandemia de coronavirus.

Es posible que Xi participe en la cumbre de forma virtual, y los funcionarios de EE.UU. no descartan un encuentro virtual entre Biden y Xi. Biden, sin embargo, ha dicho que es preferible sentarse en persona con los líderes extranjeros que mantener reuniones virtuales o llamadas telefónicas, y ha dicho en privado a sus asesores que no cree que se pueda lograr tanto cuando se reúnen a distancia.

Prueba de compromiso

Después de una caótica retirada de Afganistán que llevó a cuestionar la voluntad de Biden de seguir comprometiéndose en el extranjero, los funcionarios dijeron que el nuevo anuncio debería servir de prueba de la continua voluntad del presidente de estar con los aliados y mantener un orden basado en reglas en Asia.

«En los últimos años se han planteado preguntas: ¿tiene Estados Unidos todavía el estómago, tenemos el ingenio y la sabiduría, que queremos seguir desempeñando ese papel?», dijo un alto funcionario de la administración.

«Lo que el presidente Biden está diciendo con esta iniciativa es ‘cuenten con nosotros’. Todos estamos a favor de un compromiso más profundo y sostenido con el Indo-Pacífico. Y reconocemos que uno de nuestros papeles críticos es, de hecho, el mantenimiento de la paz y la estabilidad allí», continuó el funcionario.

El Reino Unido también espera desempeñar un papel más importante en Asia, que bajo el mandato del primer ministro Boris Johnson ha intentado aplicar una estrategia de «Gran Bretaña Global» para aumentar su compromiso en el extranjero. Este esfuerzo se ha visto obstaculizado en ocasiones, especialmente mientras Johnson trabaja para contener la pandemia del covid-19 en su país y para proteger a su país de las consecuencias económicas del Brexit.

Sin embargo, los funcionarios de EE.UU. han recibido indicaciones de sus homólogos británicos de que el Reino Unido espera «intensificar sustancialmente su influencia en el Indo-Pacífico», y creen que la nueva asociación con Australia puede ayudar a avanzar en ese objetivo.

Antes del anuncio, Johnson llevó a cabo una importante remodelación de los ministros de su gabinete, incluyendo la reasignación de su secretario de Asuntos Exteriores. La reorganización no parece estar directamente relacionada con su posterior anuncio con Biden y el primer ministro de Australia Scott Morrison.

Los funcionarios de EE.UU. dijeron que la cooperación entre los tres países se limitaba únicamente a la propulsión nuclear, y afirmaron que Australia no tiene intención de buscar armas nucleares.

Durante sus declaraciones de este miércoles, Biden hizo hincapié en que el proyecto de submarinos AUKUS utilizaría submarinos con armamento convencional, no con armamento nuclear.

«No estamos hablando de submarinos con armamento nuclear. Se trata de submarinos con armamento convencional que funcionan con reactores nucleares», dijo Biden. «Esta tecnología está probada, es segura, y Estados Unidos y el Reino Unido llevan décadas operando con submarinos de propulsión nuclear».

 

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *