ACTUALIDAD

Bono 14, una realidad para pocas personas

20 julio, 2018 Redaccion Contrapoder

El salario número 14 se hizo realidad gracias al Decreto No. 42-92, aprobado durante el gobierno de Jorge Serrano Elías. Un ingreso adicional que no beneficia únicamente a los trabajadores que lo reciben: también representa un estímulo para las actividades económicas que se ven dinamizadas gracias a los casi Q3,200 millones que se inyectan a la economía nacional. Beneficio que en muchos presupuestos familiares ya se encuentra comprometido para pagar impuestos, salir de deudas o para comprar aquellas cosas que no se pueden adquirir con los ingresos de costumbre.

Si bien el Bono 14 es hoy un ingreso que beneficia al trabajador guatemalteco, no es una realidad para la mayoría que labora en el país. Es solo una minoría la que hoy puede sentirse privilegiada luego de haber cobrado y utilizado su salario número 14.

Si tomamos como referencia el comportamiento registrado en la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos -ENEI- de 2017, tres de cada diez trabajadores guatemaltecos recibieron el Bono 14. Es decir, de un total de 4.2 millones de trabajadores asalariados, 1.4 millones de personas recibieron este salario adicional.

Esta baja cobertura no necesariamente se explica porque la mayoría de las empresas intencionalmente irrespeten la legislación laboral, sino porque fuera del departamento de Guatemala no existen condiciones para el desarrollo de actividades económicas que permitan la creación de empresas con la capacidad de generar grandes cantidades de empleo formal (puestos de trabajo en donde se otorgan todos los beneficios laborales que la legislación laboral concede).

El Sistema Nacional de Información Mipyme elaborado por el Ministerio de Economía refleja que para el año 2015 en Guatemala existían 372,779 empresas registradas y activas, de las cuales únicamente 1,602 (0.43 por ciento del total) eran empresas grandes (empleaban más de 200 trabajadores). De estas, el 91 por ciento se ubicaba en el departamento de Guatemala (1,455).

Hoy en día, más que esperar mayores esfuerzos por parte del Ministerio de Trabajo para vigilar que se pague el bono 14 -que es importante, pero no resuelve el problema de fondo- es tiempo de articular esfuerzos que impulsen acciones que vuelvan más competitivos a otros territorios afuera del departamento de Guatemala.

Esto, para que que sean capaces de atraer flujos de inversión que permitan el desarrollo de empresas que generen las suficientes oportunidades de empleo formal que hoy necesitan casi tres millones de guatemaltecos. La ausencia de acciones concretas y contundentes seguirá condenando al país a que cada año beneficios como el Bono 14 sean una realidad solo para pocos trabajadores.

*Por David Casasola

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS