ACTUALIDAD

Brigitte Trogneux, de maestra de Macron a primera dama de Francia

8 mayo, 2017 Agence France-Presse

Con 39 años, Emmanuel Macron fue elegido como el próximo presidente francés, siendo el más joven en tener la posibilidad de gobernar al país europeo. Sin embargo, no solo por esto ha tomado el protagonismo, se cuestionan los 25 años de edad que le separan de su esposa Brigitte Trogneux, quién fue su profesora en la escuela de secundaria La Providence en Amiens, Francia.

Puedes leer: Emmanuel Macron es el presidente electo más joven en la historia de Francia

Brigitte Trogneux se convirtió en el gran amor y el mayor apoyo de Emmanuel. Con 64 años, siempre ha estado junto a su esposo desde que lanzó el movimiento ¡En marcha! Para llegar a la presidencia. Parecen una pareja cariñosa y muy unida, venciendo toda adversidad “al que dirán” por su diferencia de edad.

Foto: AP
Foto: AP

Brigitte se ha vuelto una habitual de las portadas de prensa, fotografiada junto de la mano con su esposo por París. Ella nació en Amiens, en el seno de una familia pastelera. A principio de 1990 conoció a Emmanuel, un alumno de 15 años por quién se sintió atraída. Estaba casada y era madre de tres adolescentes. Tenía entonces 39 años, era profesora de francés y dirigía un taller de teatro en la escuela La Providence.

Emmanuel le declaró su amor a los 17 años. “Hagas lo que hagas, ¡me casaré contigo!, cuenta Brigitte.

En 2007, Brigitte se casó con Emmanuel y se mudaron a París. Empezó a dar clases en un instituto privado, mientras él se desempeñaba como alto funcionario, banquero y finalmente, entraba a formar parte del gobierno del presidente socialista Francois Hollande.

“Sin ella, no sería quién soy”

Durante la campaña presidencial, Emmanuel describió a su esposa como una mujer influyente, que relee los discursos del candidato y no se pierde ningún acto electoral.

El presidente electo junto a su esposa. Fotografía: AFP
El presidente electo junto a su esposa. Fotografía: AFP

Brigitte “siempre presente y cada vez más. Sin ella, no sería quién soy”, dijo Macron agarrando a su esposa de la mano la noche en que ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Emmanuel Macron prometió crear un estatuto oficial de Primera Dama si llegaba al Elíseo y su esposa, abuela de siete nietos, ya tiene claro que quiere dedicarse a la educación y la cultura, especialmente en los barrios periféricos.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS