ACTUALIDAD

¿Debe cesar la búsqueda de víctimas de desastres a las 72 horas?

6 junio, 2018 Isabel Soto

Transcurridas 72 horas de la explosión mortal del Volcán de Fuego la interrogante está en el aire ¿debe cesar la búsqueda de las víctimas o continuar pese a la poca esperanza de encontrar con vida a quienes tal vez fueron sepultados por las cenizas?

Mientras para algunas personas, deben continuar las labores de localización y rescate de los cuerpos exánimes, por justicia con decenas de familias que añoran certeza del final de los suyos y/o al menos unos restos que despedir; otras son partidarias de dejar de exponer a los bomberos y socorristas a los riesgos de terrenos vulnerables, máxime en medio de las lluvias y tras una explosión que obligó a evacuar la víspera.

“Los protocolos internacionales, que hablan de las 72 horas, guardan relación con las esperanza de encontrar personas vivas pasado ese tiempo. No significa que deban suspenderse las operaciones, ni es lo que pretendemos hacer”, declaró el presidente de la Asociación Nacional de Bomberos Municipales Departamentales (Asonbomd) , Otto Denny Mazariegos.

El fundador de la agrupación, con larga trayectoria pero inscrita legalmente el 20 de octubre de 2005, aseguró que “las operaciones continuarán esta semana y hasta que determine la Comisión Nacional para la Reducción de Desastres (Conred)”.

Aunque la Asonbomd es una entidad autónoma, en momentos de crisis de gran envergadura trabaja en estrecha coordinación con el sistema estatal de prevención y atención a desastres y con las otras organizaciones de su tipo: Bomberos Voluntarios y Bomberos Municipales Metropolitanos.

Mencionó las dificultades que enfrentan los miembros de esos cuerpos. No sólo por las inclemencias del tiempo, sino también por la falta de equipamiento y herramientas adecuadas para desarrollar su labor en estas circunstancias.

“Las operaciones de rescate sólo se suspenden cuando hay muchos riesgos para los inmersos en ella, porque también hay que pensar en la integridad física de estas personas. Y en verdad, los bomberos guatemaltecos no están preparados -en cuanto a equipamiento- para enfrentar una crisis provocada por la explosión de un volcán”, advirtió.

Guatemala es un país sísmico por excelencia, debido a que en su territorio convergen más de 33 formaciones volcánicas y cinco de ellas muy activas, pero los bomberos carecen de calzado y de trajes especiales, para soportar las altas temperaturas asociadas a los flujos piroclásticos y el ambiente en contextos “donde priman los ácidos y gases muy tóxicos.

“Hemos logrado algunas ayudas del Congreso en cuanto a recursos, pero esos aportes son insuficientes”, opinó.

Los bomberos trabajaron este miércoles hasta las 5:00 de la tarde por las lluvias, particularmente de Las Lajas y El Rodeo, donde “la explosión casi acabó con la aldea, un caserío de unas 10 casas y alrededor de 30 habitantes”.

“Las estadísticas que se están dando son muy a priori, aunque cercanas a la realidad”, matizó. No obstante, acotó, “no hay informes exactos de cuantos habitantes hay en cada comunidad afectada, porque ni el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), ni el Ministerio de Educación (Mineduc) han podido dar datos precisos de personas y niños en esos territorios”.

“Haremos lo posible, pero es importante que las personas sepan que no se podrán rescatar a todos los cadáveres”, concluyó Mazariegos.

 

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS