Canal Antigua

Somos información

Cachorros nacen listos para interactuar con la gente

5 minutos de lectura

¿Qué es lo que más te gusta de los cachorros de perro? ¿Son sus lindos bostezos, sus colas ondulantes o la forma dulce en que te lamen la nariz? O tal vez sean esos ojos tristes que miran fijamente los tuyos como si supieran lo que estás pensando.

Sea lo que sea, ten la seguridad de que los cachorros están preparados para comunicarse contigo poco después de su nacimiento, dice Emily Bray, investigadora asociada posdoctoral en el Centro de Cognición Canina de Arizona en la Escuela de Antropología de la Universidad de Arizona.

«Los cachorros mirarán y devolverán la mirada social de una persona y utilizarán con éxito la información proporcionada por esa persona en un contexto social desde una edad muy temprana, todo antes de cualquier experiencia extensa con personas», dijo Bray.

Bray ha estado estudiando el desarrollo de perros guía durante la última década en colaboración con Canine Companions, una organización sin fines de lucro que ofrece perros sin cargo a adultos, niños y veteranos con discapacidades físicas o cognitivas.

El grupo de perros de servicio es excelente para la investigación porque a menudo tienen pedigrí conocidos que se remontan a varias generaciones y se crían y entrenan de manera muy similar. Eso les da a los investigadores más opciones para determinar qué parte del comportamiento de un perro se debe a la genética en comparación con el entorno o el entrenamiento.

 

Muchos cachorros

En un estudio publicado el jueves en la revista Current Biology, Bray y su equipo evaluaron 375 cachorros que tenían alrededor de 8 semanas de edad en una serie de medidas sociocognitivas que ya se habían evaluado en perros adultos.

Una tarea fue el contacto visual con el investigador, otra fue seguir el gesto de la mano y los ojos del investigador hacia una golosina escondida debajo de una de dos tazas a unos 1,3 metros de distancia. Los investigadores escondieron las golosinas por igual entre las tazas izquierda y derecha.

«Sabemos que los perros adultos son buenos en estas tareas», dijo Bray. «¿Cuándo comienza? ¿Se necesitan años de observar a los humanos y vivir con los humanos, o es esa habilidad algo para lo que están más preparados biológicamente y que ha evolucionado a lo largo de la domesticación?»

Los 375 cachorros eran labradores, golden retrievers o una mezcla de labrador-golden y todavía vivían con su madre y compañeros de camada. Ninguno se había ido a vivir con entrenadores voluntarios, donde comenzaría una extensa interacción humana uno a uno.

Algunos de los 375 cachorros que participaron en la investigación. La mayoría eran labradores, golden retriever o una mezcla de labrador-golden.

Los cachorros eran «muy hábiles» para seguir las señales de la persona de señalar y mirar solo una de las tazas donde estaba escondida la golosina, dijo Bray, y «no había evidencia de que su desempeño requiriera aprender a hacerlo».

«La mayoría de los cachorros eligieron la taza correcta el 70% del tiempo», dijo. «No son perfectos, pero definitivamente es mejor que la casualidad. Hay algo que están captando, incluso a las 8 semanas de edad».

De hecho, muchos de los cachorros pudieron seguir el gesto o la mirada de una persona hacia una golosina oculta desde la primera prueba, sin entrenamiento.

Más del 40% de la variación en la capacidad de un cachorro para seguir el punto con el dedo o la mirada de un humano podría explicarse por los genes que han heredado, dijo Bray.

«Es una ecuación que podemos calcular porque conocemos el desempeño en el comportamiento, y sabemos qué tan relacionados están todos los cachorros entre sí, porque tenemos sus pedigríes», dijo. «Esta es la primera evidencia directa que demuestra que existe una base genética».

La voz de bebé es un deber

¿Por qué los cachorros se involucraron en primer lugar? Los investigadores llamaron la atención del cachorro con una voz aguda, lo que las mamás humanas llamarían «voz de bebé».

Oficialmente llamada «parentese», la versión humana usa palabras reales y gramática correcta, pero entregada en un tono más alto, un tempo más lento y una entonación exagerada, a menudo mezclada con sonidos y palabras tontas: «Oooh, tus zapatitos titos en tus piececitos».

Los estudios han encontrado que tales entonaciones son clave para impulsar el desarrollo del habla y el lenguaje de un bebé humano. Además, los bebés tienen una preferencia innata por ese tipo de conversación.

Resulta que los cachorros y los perros también lo hacen. Llamado «habla dirigida a perros» en el mundo de la investigación canina, los estudios muestran que es más probable que los perros respondan bien a las voces agudas.

Y han entrenado bien a sus dueños humanos; es bastante común escuchar a la gente hablar con sus perros en una cadencia como de bebé: «¿Quién es un buen chico? ¿Eres un buen chico? ¿Te gustaría un regalo?»

El entorno juega un papel más tarde

No todos los cachorros respondieron por igual, Bray dijo: «Algunos cachorros te miran fijamente con los ojos, otros duermen en la esquina, como ‘no me importa’».

Pero el equipo siguió a 160 de los cachorros hasta la edad adulta y los evaluó en las mismas tareas nuevamente para ver si su comportamiento como cachorro predecía cómo actuarían como adultos.

«Casi universalmente en todas las tareas, el rendimiento mejoró a medida que envejecían, especialmente en cosas como el control de impulsos y las señales sociales», dijo. «Pueden hacerlo cuando son jóvenes, pero pueden hacerlo aún mejor cuando sean adultos».

Un resultado de la investigación, dijo Bray, es que dará más pistas sobre los rasgos de un perro que eventualmente se convertirá en un perro de servicio exitoso, lo que podría hacer que el proceso de selección y entrenamiento sea más efectivo y eficiente.

«Por ejemplo, lo dispuesto que está el cachorro a hacer y mantener el contacto visual es un factor de predicción de que crecerá para convertirse en un perro de servicio exitoso», dijo.

La investigación futura se centrará en tratar de encontrar qué genes están unidos a qué rasgos, de modo que ese proceso pueda refinarse aún más, dijo Bray, junto con qué genes podrían estar asociados con el deterioro cognitivo a medida que los perros envejecen.

«Hay mucho trabajo por hacer con los cachorros de perro», dijo Bray con una sonrisa. «Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo».

 

*Con información de CNÑ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *