ACTUALIDAD

La alimentación también es clave para damnificados por Volcán de Fuego

18 junio, 2018 Redaccion Canal Antigua

Después de la erupción del Volcán de Fuego el pasado 3 de junio, 3 mil 571 personas aún permanecen en albergues en Escuintla, Sacatepéquez y Suchitepéquez. Los víveres siguen llegando a los refugios y en su mayoría es comida enlatada, situación que ha cambiado la dieta alimenticia de los damnificados.

Según Josué Ruiz, integrante del concejo de la municipalidad de San Pedro Yepocapa, Chimaltenango, las sopas y el frijol enlatado han abundado en las donaciones recibidas.

En el caso de San Juan Alotenango, Sacatepéquez, los primeros dos días después del desastre los afectados comían cualquier cosa, lo cual ocasionó que se enfermaran.

Alimentación variada

Las sopas y la carne preparada eran recurrentes en cada tiempo de comida, lo que motivó el descontento en los pobladores, pues no les sustentaba.

Hace una semana, varias instituciones de Gobierno, junto con la Fundación Castillo Córdoba, abrieron un comedor en el parque del pueblo y desde entonces la alimentación ha mejorado, pues los menús son variados y pueden incluir pollo o carne, según las donaciones que llegan.

Los encargados del comedor aseveran que el aporte de maíz, frijol en grano, azúcar, arroz y avena es importante.

Eddy Melgar, un vecino de Alotenango, cuenta que incluso este fin de semana les llevaron tamales, que por tradición forman parte de la dieta de la localidad, así como café, pan y tortillas.

De acuerdo con la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), en Escuintla hay albergadas 2 mil 798 personas, en Sacatepéquez, 754 y en Suchitepéquez 19.

Además, en cada albergue se habilitaron clínicas móviles, donde se prioriza la atención a menores desde los 0 a los 5 años, así como de adultos mayores y mujeres embarazadas.

Para la nutricionista Rubí Morales, en situaciones de emergencia como la actual es necesario contar con un plan de emergencia que pueda suplir las necesidades del grupo en riesgo.

«Este debe tomar en cuenta el abastecimiento, manipulación de alimentos y verificar la cantidad y calidad de los mismos, pues cuando son de donación se encuentran algunos altos en sodio y azúcar, y es necesario complementar con comida que contenga proteína para evitar la desnutrición», agregó la profesional.

En los donaciones abundan las sopas instantáneas.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS