ACTUALIDAD

Capital-Naturaleza

26 abril, 2017 Mauricio Chaulon

Nos encontramos ante una de las mayores contradicciones del sistema socioeconómico y cultural del presente, me refiero a la relación capital-Naturaleza. No pretendo aquí dar una explicación acerca de cómo funciona, porque existen muchas fuentes especializadas que pueden consultarse. Mi objetivo es evidenciar a través los sucesos más recientes en Guatemala, cómo estamos perdiendo toda posibilidad de salvarnos como sociedad. Sí, me atrevo a utilizar esa palabra: salvarnos. Una gran cantidad de bosque en Petén ha sido arrasado por un incendio. La reacción del gobierno del pseudo presidente Morales ha sido sólo eso, una mera reacción, débil, que demuestra la precariedad del Estado. Se trata de uno de los principales pulmones del mundo y no se tuvo la capacidad para protegerlo. Ni tampoco la voluntad. Sucede que el sistema ve centros comerciales donde hay valles. Ve ganancias de exportación inmediatas donde hay bosques fríos. Ve narco pistas de aterrizaje donde hay bosques húmedos. Ve turicentros donde hay chaparrales espinosos. Ve caña de azúcar donde hay diversidad de fauna. En síntesis, la Naturaleza sólo es una mercancía para los capitalistas.

Por eso es que ven como obstáculos que deben quitarse del camino a las y los defensores de los territorios. Les criminalizan, las y los representan como terroristas y mueven cantidades enormes de dinero para que una corrupta maquinaria judicial se mueva en función de capturarles, enjuiciarles, sentenciarles y encerrarles. Provocan terror en sus comunidades, incertidumbres, conflicto y el sistema sigue colocando hidroeléctricas, minería y otros mega proyectos encima de la Naturaleza y de la gente.

Sin embargo, la lucha por la defensa de los territorios está de pie. Es muy dura, pero aquí está. En esa relación capital-Naturaleza se encuentra, hoy, el núcleo figurativo de lo que podemos llamar como lucha de clases y revolución. Porque el sistema perverso si no logra triunfos judiciales, asesina. Desde Chico Mendes en Brasil (asesinado en 1988), hasta Berta Cáceres en Honduras (asesinada en 2016), la constante estrategia en la región latinoamericana ha sido la muerte y el desprestigio hacia quienes defienden la Naturaleza de la voracidad del capitalismo.

En Guatemala las y los muertos por el sistema asesino han sido muchas y muchos. Las y los perseguidos también. Y entre las muertes de seres humanos y humanas en la defensa decidida de la Naturaleza, están las muertes constantes de flora y de fauna, de ecosistemas completos, y de nuestra sociedad. Estas clases económica y política dominantes no son capaces de ver que ellos también están en serio peligro. Tal vez piensan que si esto se acaba aquí, encontrarán el paraíso en algún lugar donde sus capitales financieros viven sin problemas y sin pago de impuestos. Cuidado si llegan a vivir ahí, ojalá los pobladores se defiendan de ellos a tiempo.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS