ACTUALIDAD

Carlos Vielmann: "No habían pruebas, esto pudo ser una novela policiaca"

15 marzo, 2017 Coralia Orantes Diario Digital

La Audiencia Nacional Española absolvió a Carlos Vielmann, exministro de Gobernación durante el mandato de Oscar Berger de los cargos de ejecución extrajudicial de diez presos  durante el 2005 y 2016.

El fallo de la corte fue dividido:  dos de los jueces del tribunal impusieron su criterio sobre un tercero, que consideró probada la participación de Vielmann  en la organización de una estructura policial paralela para llevar a cabo las ejecuciones. Los dos votos que hicieron peso en el falló establece que no se acreditó que el exministro conociese las circunstancias de las muertes en el marco del “Plan Gavilán”, diseñado para recapturar a los fugitivos de El Infiernito.

En cuanto al “Plan Pavo Real”, que desplegó a la policía y efectivos del ejército en El Pavón en septiembre de 2006, los magistrados consideraron que el juicio no probó que el exministro “participó en la ejecución de los reclusos, ni ordenándola, ni autorizándola, ni manifestando su respaldo”.

Foto: AP Photo/Francisco Seco
Foto: AP Photo/Francisco Seco

Canal Antigua Digital habló con el exministro y aseguró que el fallo le produce una mezcla de sentimientos y emociones.

¿Cómo interpreta el fallo?

Estamos muy contentos recibiendo la noticia.

¿Usted fue a la audiencia?

Aquí no hay audiencia, se les notifica todas la cosas a un procurador que representa a los abogados,  se les manda por correo electrónico a los abogados y ellos nos lo mandan a nosotros.

¿Cómo interpreta la resolución después de mas de siete años en proceso?

Esto tuvo dos etapas, una nota de la secretaria del juzgado que podía recoger mi pasaporte y se suspendían las medidas cautelares, que la sentencia estaba en marzo, esto dedujimos que era una sentencia absolutoria. Los medios la conocieron antes que nosotros.

¿Esta sentencia ya está firme?

En cinco días cabe una casación en la que ya no participo ni limita mis derechos ni me restringe nada, estoy  totalmente libre. Luego, ya no es el mismo fiscal si no que otros  evaluarán si siguen o no sigue o si deciden retirarlas, todo es a base de escritos, pero no afecta. Yo  estoy absuelto y no sólo absuelto sino declarado inocente.

¿Y con esa resolución decidirá regresar a Guatemala?

Es un tema que siempre lo tuve en la agenda, no que me vaya ir mañana en carreras, después de vivir 7 años aquí hay una serie de temas personales no relacionados al caso que hay que dejarlos cerrados y regresar a Guatemala , eso incluye devolver el apartamento, servicios de tv e internet, y asuntos personales que están aquí.

Foto: Francisco Seco/AP
Foto: Francisco Seco/AP

¿Después de la resolución confirma que no confía en la justicia guatemalteca?

En aquel momento era un tema político no jurídico, se veía la actitud de presión que tenía DallAnese  (Francisco Dall’Anese exjefe de la CICIG), el caso aún estaba en reserva pero él lo socializaba en los medios nacionales y extranjeros, él nos sentenció públicamente, en ese tiempo las condiciones no estaban bien,  ni jurídicas ni de seguridad personal, entonces lo hablamos con mis abogados y  luego de un análisis decidimos enfrentar el juicio acá.  Supongo que nadie lo cuestionará nadie porque el fallo es de la Audiencia Nacional Española la que resuelve.

¿Su caso se une al de otros exfuncionarios?

Si, esta absuelto Figueroa (Javier Figueroa), otros en Guatemala no nos olvidemos de eso  y en el tema Erwin Sperisen (exdirector de la PNC) aún la sentencia no es firme y espero que la apelación que haya planteado sea beneficioso para él.

¿Qué opina de lo que relataron los testigos?

No no voy a ponerme a calificar, realmente se contradijeron fue obvio, lo vieron todos  los que estuvimos en la audiencia, era notorio, inclusive los propios testigos de al acusación, los policías españoles dijeron que no había nada que me vinculara directamente. Luego tuvimos algunos con lagunas mentales que cuando preguntaba mis abogados no se acordaban y cuando preguntaba la fiscalía si se acordaban, cayeron en grandes contradicciones. Un testigo era un secuestrador que dejaba sin orejas a la gente. Lo importante es que hubo un trabajo profesional, habían armado un caso, no habían pruebas, esto pudo ser una novela policiaca.

 

 

 



RELACIONADOS