Reserva de la Biosfera Maya cumple 30 años

0

Se llevó a cabo el acto de celebración de los 30 años de la Reserva de la Biosfera Maya donde el Gobierno, la Cooperación Internacional, ONGs y comunidades rindieron homenaje al área protegida más grande del País.

La Reserva de la Biosfera Maya (RBM) ocupa una quinta parte del territorio nacional y es el complejo de áreas protegidas continuas más grande de Centroamérica. Fue establecida oficialmente el 5 de febrero de 1990 y es administrada por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).

La reserva está formada por una combinación de áreas de protección estricta y zonas de aprovechamiento de los recursos del bosque, basadas en un modelo implementado por UNESCO para promover el equilibrio entre las actividades humanas y la biosfera, son en total 500,000 hectáreas de bosque.

Las áreas de protección incluyen parques nacionales como Río Azul, Yaxhá, y Laguna del Tigre entre otros.En contraste la Zona de Uso Múltiple de la reserva está destinada al uso de los recursos naturales, de manera sostenible, por comunidades locales agrupadas en la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP).

El modelo forestal comunitario es responsable de la conservación de un 70% del área total de la Reserva de la Biosfera Maya, logrando el rescate de varias especies de flora y fauna en peligro de extinción como el jaguar y la caoba, así como un récord impresionante en la reducción del índice de deforestación a 0.4%.

La conservación realizada en la Reserva de Biosfera Maya es indispensable para que Guatemala pueda cumplir con los compromisos internacionales en materia de cambio climático.

Prepárate para la primera superluna de 2020

0

Una Luna de Nieve podrá verse desde el viernes por la noche hasta el lunes por la mañana, pero no te preocupes: no afectará el clima.

Según el Almanaque de los Agricultores, las tribus de nativos americanos del noreste se referían a la segunda luna llena de invierno como la Luna de Nieve debido a las fuertes nevadas de febrero.

Este año, es una superluna, lo que significa que será una de las lunas más grandes de 2020 y se verá especialmente grande durante su apogeo.

Una superluna es una luna llena que ocurre cuando la luna está en el punto más cercano a la Tierra en su órbita. Esta luna también es importante por otras razones, según la NASA. La luna llena señala el comienzo de las celebraciones judías de Tu BiShvat, conocido como “Año Nuevo de los árboles”.

Esta es también la primera luna llena de este Año Nuevo chino, lo que significa el final de las celebraciones de este y el día del festival de los faroles chinos.

La luna también coincide con un importante festival budista, Magha Puja, el 9 de febrero. Este festival conmemora una reunión espontánea de 1.250 seguidores del Buda para escuchar “El Ovadhapatimokha”, un famoso sermón.

La luna lucirá más llena a las 2:33 am ET del domingo 9 de febrero, según la NASA. Abrígate, celebra y emociónate por la primera superluna de 2020.

 

*Con información de CNN

NASA busca líder de misión para traer muestras de Marte

0

La NASA planea traer muestras marcianas a la Tierra y está buscando a alguien que dirija la misión.

El programa Mars Sample Return (Regreso de Muestras de Marte o MSR), que se desarrollará durante la próxima década, tiene como objetivo recolectar muestras de rocas, suelo y atmósfera marcianas para su análisis y pruebas en la Tierra.

La NASA ha enviado previamente varios róvers a Marte, pero ningún programa o robot ha podido traer muestras, lo que podría dar a los investigadores nuevas ideas sobre el Planeta Rojo.

Las propuestas para este programa de MSR específico, llevado a cabo en colaboración con la Agencia Espacial Europea, han estado en proceso durante años. Ahora finalmente está tomando forma y necesita un director.

La oferta de trabajo para el director del programa MSR, publicada en el sitio de trabajo del Gobierno de EE. UU., ofrece un salario anual de hasta 188.066 dólares. El director será responsable de supervisar todo el programa, desde las primeras etapas de planificación de la formulación de la misión, pasando por el diseño y desarrollo, hasta el lanzamiento final y la misión.

Los solicitantes deben tener experiencia en la ejecución de programas de vuelos espaciales y tener una licenciatura en un campo científico relevante. El trabajo tendrá su base en Washington, D.C. y las aplicaciones cerrarán el 5 de febrero.

Traer Marte a la Tierra

La NASA ha enviado cuatro róvers a Marte hasta ahora, que están equipados con una gama de instrumentos que pueden evaluar el suelo, el clima, la atmósfera del planeta, y más. Los róvers han enviado datos y fotos increíbles desde Marte, que han ayudado a descubrir los secretos del planeta, pero solo hay algunas cosas que un róver compacto puede hacer.

Traer muestras a la Tierra para su posterior análisis y prueba es “el siguiente paso lógico en la exploración robótica de Marte”, dijo la Agencia Espacial Europea en su sitio web.

El proyecto MSR se compone de tres lanzamientos separados: recolección de muestras, recuperación y vuelo a casa.

El primer paso es la muy esperada misión Mars 2020 de la NASA, que se lanzará en julio desde Cabo Cañaveral, Florida. El róver, cuyo nombre se decidirá y anunciará en marzo, aterrizará en Marte en febrero de 2021, donde buscará signos de vida antigua, estudiará ciencia del clima y realizará pruebas.

De manera crucial, también almacenará un conjunto de muestras en botes pequeños del tamaño de un bolígrafo, y los colocará en “áreas estratégicas” en la superficie marciana, dijo el sitio de la Agencia Espacial Europea.

Luego, lo que la Agencia Espacial Europea llama una “búsqueda del tesoro interplanetario”. Un róver de la agencia viajará a través del planeta para recolectar las muestras, luego las almacenará en un contenedor del tamaño de una pelota de baloncesto para ser lanzado a la órbita de Marte.

El tercer y último paso consistirá en enviar una nave espacial de la agencia para capturar el contenedor de muestra y llevarlo de vuelta a la Tierra.

“Al igual que el regreso de las rocas lunares a la Tierra, traer muestras de Marte será un momento decisivo en la exploración espacial”, dijo la Agencia Espacial Europea en un comunicado de prensa en mayo pasado.

“Traer muestras a la Tierra facilitará los estudios que simplemente no son posibles en los laboratorios miniaturizados de róver, por sofisticados que sean, y quizás lo más importante, permitirán futuros descubrimientos a medida que las técnicas analíticas mejoren con el tiempo”.

*Con información de CNN

 

Astrónomo destruye un asteroide ‘potencialmente peligroso’ en dirección a la Tierra

0

El astrofísico y astrónomo Gianluca Masi, del Proyecto del Telescopio Virtual en Italia, estaba mirando las estrellas el 17 de enero cuando logró capturar una imagen increíble: un asteroide entrante.

Mientras Masi examinaba el cielo a primera hora de la mañana del viernes, apareció el asteroide 2020 AN3.

El científico logró capturar esta increíble foto del asteroide, solo uno de los miles de asteroides potencialmente peligrosos (PHA) que algún día podría golpear la Tierra, ya que estaba aproximadamente a 1.9 millones de millas (3.1 millones de kilómetros) de nuestro planeta.

Si bien aparece como un simple punto en la imagen, se estima que el asteroide mide entre 754.6 pies y 1.673 pies de diámetro. La exposición única de 180 segundos captura la roca espacial a medida que se mueve hacia la Tierra, y la duración de la exposición hace que todas las estrellas en el fondo aparezcan como rayas en el cielo.

«El telescopio rastreó el movimiento aparente del asteroide», dijo Masi sobre su increíble imagen.

La roca espacial fue rastreada por el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) de la NASA y figura en la Lista de Riesgos de la Agencia Espacial Europea (ESA), pero solo fue descubierta unos días antes de su aproximación cercana a la Tierra por el Catalina Sky Survey.

Es uno de los 88 nuevos NEO que se han visto en lo que va del año.

*Con información de RT

¿Qué extinguió a los dinosaurios? Aquí hay más pistas

0

Desde que un cráter gigante se descubrió en la península de Yucatán, en México, a principios de la década de 1990, los científicos han creído en que un asteroide se estrelló contra la Tierra hace 66 millones de años y acabó con los dinosaurios y la mayor parte de la vida en el planeta.

Pero la causa nunca se ha resuelto definitivamente, y algunos científicos cuestionan la teoría ampliamente difundida de la “muerte súbita por asteroide”. Ese campo de la ciencia cree que las erupciones volcánicas masivas, que pudieron haber liberado gases que cambiaron el clima del planeta en una región que tiene el tamaño de España y es conocida como las escaleras del Decán, desempeñaron un papel importante.

Sin embargo, ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Yale asegura que el único culpable de la extinción fue el asteroide.

Ellos señalan que cualquier impacto ambiental de las erupciones y los flujos de lava que ocurrieron en las escaleras del Decán –ubicadas en lo que ahora es India– ocurrió mucho antes del evento de extinción que aniquiló a los dinosaurios, que los científicos llaman K-Pg.

“Muchas personas han especulado que los volcanes son importantes para K-Pg, y nosotros estamos diciendo, ‘no, no lo fueron’”, sostuvo Pincelli Hull, profesora asistente de geología y geofísica en Yale y autora principal del estudio, que fue publicado este jueves en Science.

“Nuestro estudio tomó 40 años de investigación y agrega un montón de nuevas investigaciones. Combina esto en las pruebas más cuantitativas que puedes hacer y realmente no parece que fueran (los volcanes)”, explicó.

Algunos investigadores creen que las emisiones de los volcanes, que liberaron gases como dióxido de azufre y dióxido de carbono, debilitaron el ecosistema de manera que los dinosaurios se extinguieron más fácilmente cuando el asteroide impactó la Tierra.

El estudio liderado por Yale investigó el momento de esta desgasificación modelando los efectos de las emisiones de dióxido de carbono y azufre en las temperaturas globales y comparándolos con los registros de paleotemperatura que abarcan la extinción.

Descubrieron que al menos el 50% o más de la desgasificación principal de las escaleras del Decán se produjo mucho antes de que el asteroide golpeara la Tierra, y solo su impacto coincidió con el evento de extinción en masa.

Los volcanes sí “causaron un evento de calentamiento”, pero su efecto había desaparecido para el momento la extinción, apuntó Michael Henehan, un exinvestigador de Yale que ahora se encuentra en el Centro de Investigación de Geociencias GFZ en Alemania.

“La actividad volcánica en el [período] cretácico superior causó un evento de calentamiento global gradual de aproximadamente dos grados, pero no una extinción masiva”, señaló Henehan, quien compiló los registros de temperatura paleolítica que abarcan el evento de extinción.

Para verificar los cambios en la temperatura en ese entonces, Henehan utilizó registros basados ​​en varias fuentes, incluidas las trazas químicas en fósiles y otros biomarcadores.

Los investigadores también examinaron núcleos de roca extraídos del fondo del mar, que muestran cuando el asteroide golpeó.

“Se pueden ver fragmentos de roca derretidos por el impacto. Es muy, muy claro en estos núcleos de roca”, añadió Henehan.

Entonces, ¿este resultado pone fin al debate sobre lo que extinguió a los dinosaurios?

Debería, dice Hull.

“Si a alguien llega con alguna evidencia convincente mañana, estaría dispuesta a decir que estamos equivocados. Pero realmente no lo parece con base en lo que sabemos hoy”, concluyó.

*Con información de CNN

Descubren posible “supertierra” cercana a nuestro Sol

0

En 2016, los astrónomos descubrieron un planeta posiblemente habitable llamado Proxima b alrededor de la estrella Proxima Centauri, que está a tan solo 4,2 años luz de la Tierra. Ahora, los investigadores han rastreado una segunda señal que creen pertenece a una “supertierra” orbitando la misma estrella, lo que aumenta la intriga sobre este sistema planetario vecino y su potencial.

Proxima Centauri es la estrella más cercana a nuestro Sol y coexiste con una estrella binaria en Alpha Centauri. Proxima Centauri hace parte de las estrellas conocidas como enanas rojas –es pequeña y de masa baja– del tipo espectral M. Además, está cerca de la brillante estrella binaria Alpha Centauri AB (que eclipsa a su genial hermanastro, por así decirlo).

Todas estas estrellas están dentro de la débil constelación de Centaurus, que no se puede observar a simple vista.

Después del descubrimiento del primer planeta alrededor de Proxima Centauri, los investigadores especularon sobre la existencia de otro planeta en el sistema. Los astrónomos utilizaron los recursos del Atacama Millimeter/submillimeter Array en Chile –el radiotelescopio más grande que existe– para rastrear las señales de luz que parecían provenir de esa dirección.

Los autores de una nueva investigación, publicada este miércoles en la revista Science Advances, pudieron observar los datos de más de 17 años de velocidad radial perteneciente al sistema estelar bien estudiado y determinar si la señal pertenecía a un planeta en órbita.

El método de velocidad radial se basa en la gravedad y el efecto Doppler, en el que la luz aumenta o disminuye en frecuencia a medida que una fuente y los objetos observados se acercan o alejan entre sí.

Las estrellas no permanecen completamente inmóviles cuando los planetas están en órbita alrededor de ellas: se mueven en pequeños círculos como consecuencia de la fuerza de la gravedad de los planetas. Estos movimientos cambian la longitud de onda de la luz de la estrella, oscilando entre rojo y azul dependiendo de la ubicación del planeta. Trazar los cambios puede ayudar a los astrónomos a encontrar planetas.

Los investigadores no pueden descartar que la señal podría deberse a la actividad del campo magnético de la estrella, pero la señal que rastrearon se produjo durante 1.900 días, un fuerte indicador de que un planeta está presente.

“Hasta el sistema planetario más cercano a nosotros puede contener sorpresas interesantes”, aseguró en un correo electrónico Fabio Del Sordo, autor del estudio e investigador postdoctoral en el departamento de física de la Universidad de Creta. “Proxima Centauri alberga un sistema planetario que es mucho más complejo de lo que sabíamos, y no sabemos cuántas características desconocidas esperan ser descubiertas”.

Conoce a los planetas que son vecinos

El segundo planeta recién descubierto, llamado Proxima c, es probablemente una “supertierra” con una masa más grande que la Tierra, pero menor que la de Urano y Neptuno. Los investigadores estiman que completa una órbita de Proxima Centauri cada 5,2 años terrestres.

El primer planeta encontrado alrededor de la estrella, Proxima b, es seis veces más pequeño y está 30 veces más cerca de su estrella, lo que además lo hace más cálido, según señalaron los investigadores.

Proxima b es 1,3 veces el tamaño de la Tierra y orbita su estrella cada 11,2 días. Está en una órbita cercana a Proxima Centauri: solo el 5% de la distancia entre la Tierra y el Sol. Están incluso más juntos que Mercurio y el Sol. Pero, debido a que su estrella es mucho más fría y más débil que nuestro Sol, Proxima b tiene una temperatura adecuada para que en la superficie exista agua líquida sin evaporarse.

Dada la proximidad a su estrella, Proxima b también está sometido a factores menos agradables como los rayos ultravioleta y los rayos X, cuya intensidad es 100 veces la que recibe la Tierra del Sol. Si existe vida en el planeta, se vería afectada por esta radiación, pero es pura especulación para explicar cómo sería el tipo de efecto.

Aunque Proxima b se encuentra dentro de la zona habitable de su estrella –lo que significa que podría existir agua líquida en la superficie– eso no implica que en realidad resulte habitable. Y, en ese sentido, la radiación que probablemente enfrenta ha eliminado elementos clave para la vida como el hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno.

El nuevo planeta descubierto es intrigante porque un estudio adicional podría revelar cómo se forman los planetas de masa baja alrededor de estrellas de masa baja, destacaron los investigadores. Y, en particular, le da la vuelta a la teoría típica sobre la formación de los planetas “supertierra”.

Está más allá de la “línea de nieve” del sistema, lo que sugiere que cualquier agua en el planeta se congelaría. Las “supertierras” generalmente se forman cerca de la línea de nieve, pero no más allá de ella.

“La formación de una “supertierra” más allá de la línea de nieve desafía los modelos de formación, según los cuales la línea de nieve es un punto ideal para la acumulación de “supertierras”, debido a la acumulación de sólidos helados en ese lugar”, indicó Mario Damasso, autor del estudio e investigador postdoctoral en el Instituto Nacional de Astrofísica de Italia. “O sugiere que el disco protoplanetario era mucho más cálido de lo que usualmente se pensaba. En general, no hay nada que impida la existencia de Proxima c allí donde lo vemos, pero la formación y la historia evolutiva es un tema digno de una investigación más profunda”, añadió.

“Proxima Centauri es la estrella más cercana al Sol, y esta detección lo convertiría en el sistema multiplanetario más cercano a nosotros”, indicó Del Sordo.

*Con información CNN

 

Estos son los extraños nombres que tendrán las etapas de luna llena en 2020

0

Este año comenzó con una lluvia de meteoritos y el primer mes de 2020 continúa con un eclipse lunar penumbral durante la luna llena este viernes.

Los eclipses lunares solo pueden ocurrir durante la luna llena. Pero un eclipse lunar penumbral es diferente de un eclipse lunar total.

El eclipse del viernes ocurrirá cuando la Luna se mueva hacia la penumbra de la Tierra, o sombra exterior. Esto hace que la Luna se vea más oscura de lo normal.

Durante un eclipse lunar total, el cambio es más dramático porque la luna llena parece ser de un color rojo intenso.

El eclipse durará unas cuatro horas.

El eclipse lunar penumbral será visible el viernes por la noche para aquellos en Asia, Australia, Europa y África.

Aquellos en Norteamérica tendrán más dificultades para verlo porque comienza a las 12:06 pm ET y termina a las 4:14 pm ET. Pero aquellos en Alaska, el este de Maine y partes del norte y este de Canadá tienen una oportunidad.

Cada luna tiene su propio nombre asociado con la luna llena. En enero, es conocida como la “luna del lobo”, inspirada en lobos hambrientos que aullaron fuera de las aldeas hace mucho tiempo, según el Old Farmer’s Almanac (“Almanaque del Viejo Agricultor”).

Y si ves lo que parece ser una estrella brillante en el cielo hacia el oeste, en realidad es Venus. Y entre ahora y abril, Venus se verá más brillante y más alto en el cielo. Esto alcanzará su punto máximo en las noches del 2 y 3 de abril.

Lunas llenas en 2020

Normalmente, hay 12 lunas llenas en un año porque una ocurre cada mes. Pero en 2020, octubre tendrá dos lunas llenas, una vez el 1 de octubre y luego nuevamente el 31 de octubre.

Dos lunas llenas en el mismo mes se conocen como “luna azul”. Y el hecho de que el segundo cae en Halloween realmente hace que este evento “una vez en una luna azul”.

Este año también tendrá dos superlunas, cuando la Luna parezca aún más grande y brillante en nuestro cielo. Sucederán el 9 de marzo y el 7 de abril.

Aquí están todas las lunas llenas que ocurren este año y sus nombres, según el Almanaque del Agricultor:

  • 10 de enero – Luna del lobo
  • 9 de febrero – Luna de nieve
  • 9 de marzo – Luna de gusano
  • 7 de abril – – Luna rosada
  • 7 de mayo – Luna de flores
  • 5 de junio – Luna de fresa
  • 5 de julio – Luna del dólar
  • 3 de agosto – Luna de esturión
  • 2 de septiembre – Luna de maíz
  • 1 de octubre – Luna de cosecha
  • 31 de octubre – Luna azul
  • 30 de noviembre – Luna de castor
  • 29 de diciembre – Luna fría

Detectan misteriosa ráfaga de radio en galaxia cercana

0

Astrónomos rastrearon la señal de una enigmática ráfaga de radio rápida apenas por segunda ocasión, y esta se encuentra en una galaxia espiral similar a la nuestra, no muy lejana.

Las ráfagas de radio rápidas, o FRB, por sus siglas en inglés, son ráfagas de ondas de radio de milisegundos en el espacio. Las ráfagas de radio individuales se emiten una vez y no se repiten. Se sabe que la repetición de ráfagas de radio rápidas envía ondas de radio energéticas cortas varias veces.

Múltiples ráfagas de radio rápidas individuales han sido rastreadas en los últimos años hasta sus fuentes en otras galaxias, aunque aún no se conoce lo que las creó.

Pero esta FRB repetitiva recientemente descubierta tiene una fuente distinta de la primera que se encontró en 2019, lo que profundiza el misterio de cómo se crean estas ondas de radio.

La fuente de la nueva FRB repetitiva, conocida como 180916.J0158 + 65, fue observada mediante el esfuerzo global de ocho telescopios terrestres, que determinaron la ubicación en una galaxia a 500 millones de años luz de la Tierra. Si bien eso suena increíblemente distante, se encuentra siete veces más cerca que la otra ráfaga de radio repetida y más de 10 veces más cerca que las FRB no repetidas que se han rastreado.

“La FRB se encuentra entre las más cercanas que se han visto, e incluso especulamos que podría ser un objeto más convencional en las afueras de nuestra propia galaxia”, dijo Mohit Bhardwaj, coautor del estudio y estudiante de doctorado de la Universidad McGill. “Sin embargo, la observación demostró que se encuentra en una galaxia relativamente cercana, por lo que sigue siendo una FRB desconcertante, pero lo suficientemente cercana como para estudiarla ahora con muchos otros telescopios”.

El estudio publicado el lunes en la revista Nature y sus hallazgos fueron presentados en la 235 reunión anual de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Honolulu.

La primera ráfaga de radio rápida repetida rastreada, FRB 121102, fue vinculada a una pequeña galaxia enana que contiene estrellas y metales.

“Los múltiples destellos que presenciamos en la primera FRB repetida surgieron de condiciones muy particulares y extremas dentro de una muy pequeña galaxia [enana]”, dijo Benito Marcote, autor principal del estudio del Instituto Conjunto para VLBI en Europa, que convierte una red global de telescopios en un solo observatorio. “Este descubrimiento representó la primera pieza del rompecabezas, pero también planteó más preguntas de las que resolvió, como si existía una diferencia fundamental entre las FRB repetidas y no repetidas. Ahora, hemos localizado una segunda FRB repetida, que desafía nuestras ideas previas sobre cuál podría ser la fuente de estas explosiones”.

El 19 de junio de 2019, el instituto conjunto sintonizó la ráfaga de radio rápida y repetida, que fue descubierta inicialmente por el telescopio CHIME de Canadá en 2018. Durante cinco horas, los telescopios detectaron cuatro ráfagas que duraron menos de dos milésimas de segundo.

Utilizaron una técnica llamada Very Long Baseline Interferometry (Interferometría de muy larga base) para combinar el poder de los telescopios y usarlos como uno solo para determinar la ubicación de la FRB en una región que tenía siete años luz de diámetro. Los astrónomos compararon esa habilidad con alguien parado en la Tierra capaz de reconocer a alguien en la Luna.

Esta nueva ráfaga de radio rápida repetida no solo difiere de la otra repetida rastreada, sino de todas las ráfagas de radio rápidas que se hayan rastreado.

“Las diferencias entre ráfagas de radio rápidas repetidas y no repetidas son, por lo tanto, menos claras, y creemos que estos eventos pueden no estar vinculados a un tipo particular de galaxia o entorno”, dijo Kenzie Nimmo, coautora del estudio y estudiante de doctorado en la Universidad de Amsterdam. “Puede ser que las FRB se produzcan en un gran zoológico de ubicaciones en todo el universo y solo requieran algunas condiciones específicas para ser visibles”.

La ráfaga de radio rápida repetida fue rastreada hasta uno de los brazos espirales de una galaxia al estilo de la Vía Láctea. También estaba dentro de una región del brazo en formación de estrella, dijeron los investigadores.

Aprender más sobre la galaxia anfitriona de la ráfaga puede ofrecerle a los astrónomos información sobre el entorno del que se originan y, en última instancia, desentrañar el gran misterio de lo que las crea. Dado que esta se encuentra más cerca que los demás, los astrónomos loa observarán más en el futuro.

Entender las ráfagas rápidas de radio también puede ayudar a los astrónomos a aprender más sobre el universo. Cuantas más ráfagas puedan rastrear, mejor podrán usar las señales para mapear cómo se distribuye la materia en todo el universo.

*Con información de CNN

Conoce a Ron Mallett, el científico que intenta viajar en el tiempo

0

El pasado, se ha dicho, es un lugar desconocido. Y a veces, un lugar que anhelamos visitar.

Pero obvio, no podemos hacerlo. Mientras que un viaje real está limitado solo por la cantidad de dinero que podamos ahorrar, los requisitos de visa y las cancelaciones de vuelos, viajar al pasado está limitado por las leyes frías y duras de la física.

O tal vez no.

Uniéndose a las filas de inventores de películas, como el ‘Doctor Emmet Brown’ de “Regreso al futuro” hay algunos científicos de la vida real que actualmente intentan cumplir el sueño de hacer retroceder el reloj para viajar al destino final.

Entre ellos está Ron Mallett, un astrofísico que ha dedicado gran parte de su vida adulta a la idea de que el viaje en el tiempo es posible. Se le ocurrieron las ecuaciones y principios científicos sobre los cuales dice que podría crearse una máquina del tiempo.

Si bien reconoce que es poco probable que sus teorías y diseños le permitan viajar en el tiempo en su vida, durante años ha estado trabajando en paralelo a una respetada carrera académica para cumplir su sueño de aventurarse en el tiempo para ver a su amado padre nuevamente.

Mallett tenía 10 años cuando su padre murió repentinamente, de un ataque al corazón, un evento que, según el científico, cambió la trayectoria de su vida para siempre.

“Para mí, el sol salió y se puso con él, él era el centro de las cosas”, le dijo a CNN Travel. “Incluso hoy, después de todos estos años, todavía hay una irrealidad para mí”.

El padre de Mallett, un reparador de televisores, inculcó en su hijo un amor por la lectura y alentó su pasión por la ciencia. Aproximadamente un año después de la muerte de su padre, un afligido Mallett se topó con una versión ilustrada de la clásica novela de ciencia ficción “The Time Machine”.

“El libro que cambió mi vida”, dice.

Gracias a la imaginación del autor, HG Wells, de repente Mallett sintió que la tragedia de su familia no presentaba un final, sino un comienzo.

Sesenta años después, Mallett, de 74 años, es profesor de física en la Universidad de Connecticut. Ha pasado su carrera investigando los agujeros negros y la relatividad general: las teorías del espacio, el tiempo y la gravedad, exploradas por Albert Einstein.

Mallett también ha estado teorizando sobre viajes en el tiempo, en el curso de los cuales se ha embarcado en su propio viaje personal: una búsqueda compleja y a menudo contenciosa para construir una máquina capaz de visitar el pasado.

Todavía está muy lejos de su destino —algunos dirían que nunca llegará allí— pero su viaje lo convierte en una historia conmovedora que se basa en el poder del amor, la potencia de los sueños de la infancia y el deseo humano de controlar el destino, en un universo desconocido.

Cómo convertirse en un viajero en el tiempo

Mallett encontró por primera vez el concepto de viaje en el tiempo en la década de 1950.

“Ni siquiera habíamos ido al espacio”, recuerda. “Y la gente ni siquiera estaba segura de si podríamos”.

Al crecer en el vecindario Bronx en Nueva York, y más tarde en Pensilvania, la familia de Mallett luchaba por ganar dinero.

Malle se describe como un “adicto a los libros”, y así encontró formas de conseguir material de lectura, encontrando consuelo, después de la muerte de su padre, entre los estantes de la librería local del Ejército de Salvación.

Fue aquí donde Mallett encontró los escritos de Einstein, su próxima inspiración clave.

Continuó estudiando libros de ciencias durante su adolescencia y, después de dejar la escuela secundaria, se dirigió a la universidad a través del GI Bill, que apoya a los veteranos militares estadounidenses en su educación posterior al servicio.

Se enlistó en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, donde sirvió durante cuatro años, incluido el despliegue a Vietnam.

Eventualmente, Mallett llegó a la academia. Obtuvo una licenciatura en física, seguido de una maestría y un doctorado, especializándose en la teoría de Einstein.

Su primer trabajo fue con láseres en United Technologies, un fabricante de aviones, investigando cómo podrían usarse para perforar agujeros en las palas de las turbinas de los motores a reacción.

Después de un par de años aplicando teorías matemáticas en este entorno práctico, Mallet se unió a la Universidad de Connecticut (UCONN) como profesor asistente de física.

A pesar de todo esto, desde antes de Vietnam, Mallett estaba considerando en silencio la posibilidad de viajar en el tiempo.

Pero solo comenzó a hablar públicamente sobre sus ambiciones una vez que UCONN lo convirtió en profesor titular, un puesto académico abierto que otorga a los titulares la libertad de trabajar en gran parte sin temor al despido.

“Quería asegurarme de llegar a ese pináculo de la profesionalidad”, dice, “Incluso entonces era un poco reacio”.

Era consciente del estereotipo del “profesor chiflado”. Quería asegurarse de que sus ambiciones no fueran ridiculizadas y su trabajo amenazado.

Pero cuando Mallett comenzó a hablar abiertamente sobre sus ideas, descubrió que coincidía con muchos otros, algo que dice muestra la universalidad del deseo de volver a visitar el pasado. Todos tenemos, dice, remordimientos o decisiones pasadas de las que nos preguntamos, o personas que hemos perdido a quienes añoramos volver a ver.

“La gente comenzó a contactarme, literalmente de todo el mundo sobre la posibilidad de retroceder en el tiempo”, dice.

La ciencia detrás de todo

Hoy, las fotos de Mallett en el trabajo lo muestran rodeado de equipos en un laboratorio desordenado, demostrando sus principios en el trabajo a través de experimentos a pequeña escala, o de pie, radiante, frente a pizarras donde está grabado sus fórmulas.

El aspecto personal del trabajo de Mallett es profundamente conmovedor, pero ¿cuán plausible es la ciencia detrás de sus ideas?

Todo depende, dice Mallett, de la teoría especial de la relatividad de Einstein y la teoría general de la relatividad.

“Para resumirlo, Einstein dijo que el tiempo puede verse afectado por la velocidad”, dice Mallett.

Mallett da el ejemplo de los astronautas que atraviesan el espacio en un cohete que viaja cerca de la velocidad de la luz. El tiempo pasaría de manera diferente en la Tierra que para las personas en el cohete.

“En realidad, podrían volver descubriendo que solo son unos años mayores, pero que han pasado décadas aquí en la Tierra”, dice.

Mallett señala la película clásica de ciencia ficción de 1968 “Planet of the Apes”, al final de la cual [alerta de spoiler] un astronauta se da cuenta de que no ha viajado a un planeta distante gobernado por simios, sino que simplemente regresó a la Tierra en un futuro post-apocalíptico en el que la humanidad ha sido subyugada por simios.

“Esa es una representación precisa de la teoría especial de la relatividad de Einstein”, dice Mallet. “Entonces, el resultado es que, de acuerdo con la teoría especial de la relatividad, si viajas lo suficientemente rápido, respectivamente, estás viajando en el tiempo. Y efectivamente, eso sería una representación del viaje en el tiempo”.

Sin embargo, aquí se plantea la idea de avanzar, no de retroceder. Entonces, ¿cómo ayudaría esto a la búsqueda de Mallett de reunirse con su padre?

La teoría general de la relatividad de Einstein se basa en el concepto de gravedad y considera cómo la gravedad afecta el tiempo.

“Lo que Einstein quiso decir con eso es que entre más fuerte es la gravedad, disminuirá más el tiempo”, dice Mallett.

La teoría general de la relatividad de Einstein dice que lo que llamamos la fuerza de gravedad no es una fuerza en absoluto, en realidad es la flexión del espacio por un objeto masivo.

“Si puedes doblar el espacio, existe la posibilidad de que lo tuerzas”, dice Mallett.

“En la teoría de Einstein, lo que llamamos espacio también implica tiempo, por eso se llama tiempo espacial, lo que sea que hagas al espacio también le sucede al tiempo”.

Mallett postula que al girar el tiempo en un bucle, uno podría viajar desde el futuro de regreso al pasado, y luego de regreso al futuro. Y esta es la idea de un agujero de gusano, una especie de túnel con dos aberturas.

Mallett sugiere que la luz también podría usarse para afectar el tiempo a través de algo llamado anillo láser.

Ha creado un prototipo que ilustra cómo los láseres podrían usarse para crear un haz de luz circulante que retuerce el espacio y el tiempo, inspirado en su primer trabajo experimentando con el efecto de los láseres en los motores de los aviones a reacción.

“Resultó que mi comprensión sobre los láseres eventualmente me ayudó en mi avance al comprender cómo podría encontrar una forma completamente nueva para la base de una máquina del tiempo”, dice Mallett.

“Al estudiar el tipo de campo gravitacional producido por un láser de anillo, esto podría conducir a una nueva forma de ver la posibilidad de una máquina del tiempo basada en un haz de luz circulante”.

Mallett también tiene una ecuación teórica que, argumenta, demuestra que esto funcionaría.

“Eventualmente, un haz de luces láser en circulación podría actuar como una especie de máquina del tiempo y causar un giro en el tiempo que le permitiría regresar al pasado”, dice.

Sin embargo, hay un inconveniente, uno bastante grande.

“Puede enviar información de regreso, pero solo puede enviarla de vuelta al punto en el que encendiste la máquina”, dice Mallett.

Si bien su búsqueda para regresar a la década de 1950 no está más cerca de una realidad, sigue siendo optimista y sigue reflexionando sobre las posibilidades.

Realidades del viaje en el tiempo

Entonces, ¿podría haber un futuro no muy lejano en el que el viaje en el tiempo sea parte de nuestra realidad diaria? Después de todo, estamos entrando en una nueva década en la que conceptos fantasiosos como el turismo espacial y los trenes hyperloop están entrando en el reino de la posibilidad.

Tal vez, pero no todos piensan eso.

“El viaje en el tiempo al pasado está permitido, potencialmente, en nuestra teoría de la relatividad general, cómo entendemos la gravedad”, dice Paul Sutter, un astrofísico que presenta un podcast llamado “¡Pregúntale a un astronauta!”.

“Pero cada vez que tratamos de inventar un dispositivo teórico de viaje en el tiempo, algún otro elemento de física interrumpe y arruina la fiesta”.

Sutter dice que está al tanto del trabajo de Mallett y piensa que si bien es interesante, no necesariamente está en camino de entregar resultados.

“No creo que sea necesariamente fructífero, porque sí creo que hay defectos profundos en sus matemáticas y su teoría, por lo que un dispositivo práctico parece inalcanzable”.

En 2005, Ken D. Olum y Allen Everett, del Instituto de Cosmología, Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Tufts, expresaron serias críticas a la teoría de Mallett. Dijeron que habían encontrado agujeros en la ecuación de Mallett y la practicidad de su dispositivo propuesto.

El escritor científico británico Brian Clegg ve más favorablemente las ideas de Mallett, también describió al científico en su libro, “Cómo construir una máquina del tiempo”.

“Si bien no todos están de acuerdo en que su dispositivo planeado funcionaría, creo que es una propuesta lo suficientemente interesante como para realizar una prueba experimental”, dice Clegg.

“Si funcionó, debe enfatizarse que no es una máquina del tiempo práctica, simplemente produciría un efecto pequeño pero medible, lo que demostraría el principio”.

Mallett aclarara que sus ideas son teóricas.

Él dice que actualmente está tratando de obtener fondos para realizar experimentos de la vida real.

“No es como el cine”, dice Mallett. “No va a suceder al cabo de dos horas, a costa de lo que sea que pagues por el boleto de cine. Te costará”.

Las comparaciones de películas son un tema común de conversación con Mallett. Le encanta explicar conceptos sobre viajes en el tiempo a través de ejemplos cinematográficos.

Cuando se le preguntó acerca de las implicaciones éticas de volver al pasado, sugiere que habría una necesidad de regulación y vigilancia internacionales, y verifica la película de 1994 “Timecop: policía del futuro”, en la que Jean-Claude Van Damme interpreta a un oficial que trabaja para una agencia regulando el viaje en el tiempo.

Otro favorito, dice Mallett, es la película de 2014 Christopher Nolan “Interestelar”, que trata sobre ideas de cómo el tiempo impacta a las personas en el espacio de manera diferente a las personas en la Tierra.

Las credenciales científicas de esa película fueron impulsadas por la participación del físico teórico Kip Thorne, ganador del premio Nobel.

Pero Mallet también aprecia el núcleo emocional de la película: la historia de un padre y una hija que impulsa la trama: “Es hermoso”, dice.

La magia del cine

Hollywood ha llamado a Mallett varias veces. Una adaptación propuesta de “The Time Traveler”, una autobiografía de la que fue coautor en 2008, fracasó a pesar de la participación del célebre director Spike Lee.

Mallett dice que una importante productora ahora ha comprado los derechos de su historia y hay otro proyecto cinematográfico en proceso.

Incluso después de pasar toda una vida investigando el viaje en el tiempo, Mallet nunca volverá físicamente a la década de 1950 en Nueva York.

Pero, gracias a la magia del cine, aún puede vislumbrar el pasado, ese “lugar desconocido” y, de alguna manera, conocer a su padre por última vez.

“La idea de que realmente pueda ver a mi padre en la pantalla grande, será casi como volver a la vida para mí”, dice Mallett, conmovedora.

*Con información de CNN