Canal Antigua

Somos información

Cinco masacres en EE.UU. motivadas por odio

6 minutos de lectura

La masacre de este sábado en Buffalo, Nueva York, es el tiroteo masivo más reciente en el que las autoridades dicen que el sospechoso estuvo motivado por el odio.

El presunto atacante, un hombre blanco de 18 años, disparó y mató a 10 personas e hirió a otras tres en un supermercado en un área predominantemente negra, dijeron las autoridades. Once de las víctimas son negras.

«Seremos agresivos en nuestra búsqueda de cualquiera que se suscriba a los ideales profesados por otros supremacistas blancos y cómo hay un frenesí de alimentación en las plataformas de redes sociales donde el odio encona más odio», dijo el sábado la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul.

Los investigadores del caso encontraron evidencia que indica «animosidad racial», dijo el fiscal de distrito del condado de Erie, John J. Flynn, durante una conferencia de prensa el sábado. El FBI dice que está investigando el incidente como un crimen de odio y un caso de extremismo violento por motivos raciales.

El ataque se produce en medio de niveles crecientes de crímenes de odio en todo el país. Un informe del FBI publicado el año pasado encontró que los informes de delitos de odio en EE.UU. en 2020 aumentaron al nivel más alto en 12 años. También en 2020, el Departamento de Seguridad Nacional advirtió que los supremacistas blancos probablemente seguirían siendo la «amenaza más persistente y letal» del país.

Estas son otras masacres de alto perfil en los últimos años que, según las autoridades, fueron alimentadas por el odio.

San Diego: el atacante «odiaba a la comunidad judía y a la comunidad musulmana»

John T. Earnest admitió ser el autor del tiroteo en una sinagoga del área de San Diego que dejó una persona muerta y otras tres heridas en 2019. En diciembre, Earnest fue sentenciado a una segunda cadena perpetua después de declararse culpable de una acusación de 113 cargos que incluían delitos de odio y violaciones de armas.

Estaba armado con un rifle estilo AR-15 cuando entró en la concurrida sinagoga Chabad de Poway y comenzó a disparar. También admitió haber incendiado una mezquita en las cercanías de Escondido varias semanas antes del tiroteo.

«El acusado apuntó a sus víctimas porque odiaba a la comunidad judía y a la comunidad musulmana», dijo anteriormente Randy Grossman, fiscal federal para el Distrito Sur de California.

«El acusado y su odio han sido silenciados. Pasará el resto de sus días y morirá en prisión, mientras languidece tras las rejas», dijo Grossman.

El Paso, Texas: el ataque más mortífero contra latinos en la historia moderna de EE.UU.

Patrick Crusius, el hombre acusado de matar a 23 personas y herir a casi dos docenas más en un tiroteo masivo en 2019 en una tienda Walmart de El Paso, Texas, fue acusado de docenas de cargos federales, incluidos los delitos de odio con resultado de muerte y los delitos de odio que implican un intento de asesinato.

Este fue el tiroteo más mortífero contra latinos en la historia moderna de Estados Unidos.

Crusius fue acusado de matar y dañar a las víctimas «debido al origen nacional real y percibido de cualquier persona», dice la acusación. Una declaración jurada de arresto anterior decía que le dijo a la policía que su objetivo era matar mexicanos.

Se ha declarado inocente y aún debe ser juzgado. Los abogados de Crusius dijeron que estaba en un estado psicótico después del tiroteo y que sufría discapacidades mentales.

Pittsburgh: 11 feligreses fueron asesinados en una sinagoga

En octubre de 2018, un hombre armado mató a 11 feligreses en la sinagoga Tree of Life de Pittsburgh, en lo que se cree que es el ataque más mortífero contra la comunidad judía en la historia de EE.UU., según la Liga Antidifamación.

Las autoridades dijeron que Robert Bowers atacó a judíos en línea e hizo comentarios antisemitas durante el tiroteo. Más tarde, mientras recibía atención médica, le dijo a un oficial SWAT que quería que todos los judíos murieran, según una denuncia penal.

Los fiscales federales presentaron cargos por delitos de odio contra Bowers, alegando que usó insultos antisemitas y criticó a un grupo judío en un sitio de redes sociales en los días previos al tiroteo.

Los fiscales federales dijeron en 2019 que buscarían la pena de muerte por cargos que incluyen obstrucción del libre ejercicio de creencias religiosas que resulte en muerte, uso y disparo de un arma de fuego para cometer asesinato y posesión de un arma de fuego durante un crimen violento.

Dijeron que están justificados para buscar la pena de muerte debido al papel que jugaron las opiniones antisemitas de Bowers en el tiroteo.

Se ha declarado inocente y aún no ha sido juzgado.

2015: Una iglesia de Charleston se convierte en un objetivo

En junio de 2015, el supremacista blanco declarado Dylann Roof mató a tiros a nueve fieles negros en la iglesia episcopal metodista africana Emanuel, una histórica iglesia negra, en Charleston, Carolina del Sur.

Roof fue condenado por cargos federales y sentenciado a muerte en enero de 2017. Fue el primer acusado federal de un delito de odio en ser sentenciado a muerte, dijo un portavoz del Departamento de Justicia.

«La Madre Emanuel era su destino específicamente porque era una iglesia históricamente negra de importancia para la gente de Charleston, Carolina del Sur y para la nación», dijo la entonces la secretaria de Justicia de Estados Unidos, Loretta Lynch, en 2015. «En esa noche de verano, Dylann Roof encontró sus objetivos, los negros dedicados a la adoración».

Roof pasó meses planeando el ataque, dijo Lynch.

«Estaba buscando el tipo de iglesia y el tipo de feligreses cuya muerte, de hecho, generaría gran notoriedad por… sus puntos de vista racistas», dijo.

Milwaukee: el atacante que había hablado de una «guerra santa racial»

Otro lugar de culto, destinado a ser un refugio, fue el escenario de un tiroteo masivo en agosto de 2012.

Un veterano del ejército abrió fuego en una gurdwara, o casa sij de adoración, en el suburbio de Oak Creek, Wisconsin, en Milwaukee, matando a seis personas e hiriendo a otras cuatro.

Wade Michael Page murió de una herida autoinfligida después de recibir un disparo de un agente de la policía, dijo el FBI. El tiroteo se produjo cuando los ataques violentos contra los sijs aumentaron después del 11 de septiembre de 2001.

El entonces secretario de Justicia de Estados Unidos Eric Holder calificó el ataque como «un acto de terrorismo, un acto de odio, un crimen de odio».

Según un hombre que se describió a sí mismo como un antiguo compañero de Page en el ejército, el atacante habló sobre la «guerra santa racial» cuando sirvieron juntos en la década de 1990.

Christopher Robillard, de Oregón, quien dijo que había perdido el contacto con Page, agregó en 2012 que cuando Page despotricaba, «se referiría principalmente a cualquier persona que no fuera blanca».

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *