Claves para usar Zoom y cuidar tu privacidad en el trabajo o con clases virtuales

0
529

La pandemia del coronavirus trajo consigo cambios de hábitos a partir de la cuarentena obligatoria que la mayoría de las personas realizamos. Quizás uno de lo más importante sea el crecimiento de las videollamadas, muchas veces para reuniones de trabajo o clases virtuales, pero también para ver a la familia y amigos a la distancia.

Zoom es la plataforma de videoconferencias que más creció desde que comenzó la pandemia, pero su uso debe controlarse por diversos factores de peligro: la privacidad de los usuarios, la invasión de hackers que se autoinvitan a las conferencias y también el peligro de virus y malwares.

En Estados Unidos, el FBI confirmó la interrupción de estas videollamadas por parte de hackers. «El FBI recibió múltiples alertas de conferencias que han sido interrumpidas con imágenes pornográficas o que incitan al odio, así como amenazas», indicó en un comunicado la División de Boston de la Policía federal estadounidense.

Por eso el FBI emitió una serie de recomendaciones para quienes estén participando en teleconferencias durante estos días.

La primera es elegir siempre la opción de «encuentro privado» en Zoom, que requiere una contraseña a quienes quieran participar en él y nunca -salvo que así se desee por algún motivo específico- la de «encuentro público».

La policía federal también destacó que, además de no compartir los enlaces a las teleconferencias en las redes sociales -se deben enviar de forma privada a los participantes- aconsejó a los organizadores de las reuniones que elijan la opción de que sólo ellos pueden compartir la pantalla.

Acá, algunas claves para poder usar la aplicación sin riesgos, aunque vale una vez más la aclaración: no hay que abusar de las videollamadas, porque pueden llegar a saturar las conexiones de Internet.

Configuración de la reunión

Aunque puede parecer práctico, no conviene crear un link público y compartirlo. Si la reunión es abierta, cualquiera puede entrar, «autoinvitarse». El fenómeno fue bautizado «Zoom-bombing» (como el photobombing, pero en Zoom), por lo que lo mejor es usar una contraseña.

De esta forma, podemos invitar a las personas con un link, o directamente desde nuestros contactos, pero necesitarán la contraseña para poder entrar. Eso hay que hacerlo en la sección «reuniones», para después ir a editar y marcar una tilde en «pedir contraseña para la reunión».

La opción de ponerle contraseña a las reuniones en Zoom. (Captura: Alejo Zagalsky).
La opción de ponerle contraseña a las reuniones en Zoom. (Captura: Alejo Zagalsky).

¿Otra opción? Para una clase o reunión de trabajo, una vez que están todos los participantes, el creador puede «cerrar» la reunión (Lock Meeting), para que nadie más pueda entrar. También se puede hacer que solamente usuarios que hicieron «sign in», con el mail al que los invitamos, puedan participar de la charla.

Sin micrófono ni cámara

Otra opción, especialmente para respetar la privacidad de lo chicos, es que solamente el «Host», el anfitrión, tenga audio y/o video. De esta forma, nadie podrá hablar ni interrumpir al que da la clase, conferencia o al que está coordinando la reunión.

Desde las opciones de configuración de la herramienta se puede configurar para ingresar a una reunión virtual con el micrófono apagado y la cámara deshabilitada. Es un ajuste ideal para aquellos que desean estar en silencio hasta el inicio de la videollamada hasta que estén todos los participantes. Luego, desde la barra de herramientas, se activan de forma manual el audio y el video.

Otra opción es que solamente el organizador de la charla sea el que puede compartir la pantalla, para que nadie se meta y comparta otro tipo de contenidos.

En el menú «Compartir pantalla» podremos ver la imagen de abajo, con las «Opciones avanzadas para compartir». Ahí deberemos elegir que solamente el «host», el anfitrión sea el que comparta o que solamente un participante comparta su pantalla a la vez.

Sitios oficiales

Frente a los intentos de instalación de malware y virus, otra recomendación clave es no bajar la app desde links desconocidos que llegan por correo o mensajería instantánea.

La recomendación es descargar siempre la aplicación desde su página Web, Zoom.us, o de las tiendas de aplicaciones, Google Play y App Store.

Zoom, además, ofrece algunos consejos para evitar que extraños «se metan» en nuestras reuniones. Están en inglés.

Política de privacidad

Después de que se reveló que compartía datos de navegación con Facebook desde la app para iOS, Zoom reconoció que la red social tomaba «información innecesaria» y decidió cambiarlo. De ahora en más, en teléfono Apple, no se podrá autenticar el servicio con la cuenta de Facebook, aunque sí se podrá usar la plataforma de Mark Zuckerberg desde navegadores.

Zoom además hizo un posteo en su blog, en el que confirmó que no venden datos de los usuarios, nunca lo hizo no lo hará. Tampoco monitorea las reuniones o sus contenidos. Y además respeta todas las reglas, regulaciones y leyes de proivacidad, incluyendo GDPR y CCPA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí