ACTUALIDAD

¿Cómo hacer que los niños amen leer?

28 mayo, 2017 Andrea Cabrera de Lara

Leer siempre ha sido una actividad recomendada. Pero, en estos tiempos modernos de aparatos electrónicos, iPads y tablets, sabemos que es aún más importante proveer a nuestros hijos de (muchos) momentos libres de tecnología. La lectura es uno de ellos.

Todos sabemos que la lectura nos puede proveer muchos beneficios:  desde mejorar nuestras habilidades lingüisticas y capacidad de comunicarnos, hasta el desarrollo de empatía y tolerancia.

Además, a largo plazo, beneficia la actividad cognitiva lo que puede prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer y la demencia. Desde pequeña me encanta leer, y siempre soñé con que mi hijo fuera un lector empedernido.

Claro, consciente de que es decisión de él. Ya que muchas veces me preguntan, les comparto algunos tips para hacer que a nuestros hijos les encante leer. O al menos, para motivarlos.

via GIPHY

1. Qué nos vean leer

No hay secreto. Nuestros hijos aprenden de nuestras acciones, sobre todo, de aquellas que hacemos continuamente. De poco sirve decirles que lean, si nunca tomamos un libro en nuestras manos.

2. Designar un espacio en la casa

No tiene que ser algo elaborado, ni tampoco una regla estricta. Pero tener un rincón de lectura, les ayuda a tener una experiencia. Decorar esa área juntos y compartir con ellos, les ayuda a asociar la lectura con algo placentero. Además, les comienza a enseñar sobre organización y disciplina, para cuando llegue el momento de estudiar en el colegio.

3. Designar un horario

Esta tampoco tiene que ser una regla estricta; se puede leer a cualquier hora. Sin embargo, nos puede ayudar (sobre todo con los más pequeños) a crearles una rutina. Esto les facilita entender los distintos momentos de una jornada  y puede reducir su ansiedad.

4. Libros apropiados para su edad

No todos los libros son para todas las edades. Para los más pequeños, es importante que sean imágenes sencillas y claras. Idealmente, con fondos blancos o lisos. Además, páginas gruesas que puedan maniobrar (y no romper), y materiales resistentes. Esto les permite crear imágenes mentales, absorber mejor el material y de esta forma disfrutan más la actividad. Conforme crecen, los libros pueden aumentar la cantidad de páginas, incluir tramas más complicadas, más texto y materiales distintos. Sin embargo para los niños, el elemento crucial es la compañía durante la experiencia de la lectura. ¿Tienen ustedes algún tip qué agregarían a esta lista?

¡Feliz lectura!

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS