ACTUALIDAD

¿Cómo hago mi testamento? Deja plasmada tu última voluntad

24 julio, 2017 Marco Sajquin

A casi nadie le gusta pensar en la muerte pero prever que sucederá cuando dejes de existir es una de las decisiones más importantes de la vida. Una elección a tiempo evita contratiempos y asegura el patrimonio de tu familia.

Los primeros pasos

Antes de entrar a detalles concretos acerca de los términos legales, te damos los pasos específicos a seguir:

Primero hay que diferenciar el papel del notario y el abogado. El notario solo es la persona que elabora las escrituras públicas necesarias, mientras que el abogado desempeña un protagonismo más amplio, pues diseña con el cliente las disposiciones de su testamento y puede gestionar luego de su muerte, las tareas administrativas y/o judiciales para repartir los bienes en los herederos. No está de más decir que es ideal que sea una persona de confianza.

Hacer o actualizar un inventario patrimonial. Además de aclarar si existen bienes que no son nuestros; es decir, que están escriturados a nuestro nombre sin ser propiedad, pues esto solo ocasiona problemas futuros.

via GIPHY

Hay que recordar que si existen deudas del bien traspasado, también son recibidas por el heredero. Por tanto, el patrimonio son los bienes, derechos y obligaciones que las personas detentan, y si no existió una protección, los herederos deberán saldar las deudas con los bienes que recibieron de su parte.

Dar a todos “partes iguales”, no siempre es mejor. En este caso, si los bienes no se pueden dividir, lo único que obtendrá es, por ejemplo, hacer socios a personas que no eligieron estar en esa situación, según la abogada Alba Monroy.

via GIPHY

Revisar los datos registrados. Cualquier nombre mal escrito o datos mal asentados, solo complican los trámites y atrasa el proceso.

Elegir bien la albacea. Esto es, seleccionar bien a la persona que deberá velar porque se cumpla la “última voluntad” y resguardar los bienes hasta ser repartidos.

Mente plena

El requisito fundamental para disponer que harás con tus bienes después de la muerte, es que cuando tomes la decisión te encuentres en la plenitud de tus capacidades mentales, una claridad que debe ser consignada en la escritura del testamento.

Debe ser capaz civilmente; es decir, mayor de 18 años, y en dominio total de su voluntad lo cual lo ubica como un acto totalmente personal. Por ejemplo, alguien en coma no podría hacer un testamento”, explica el abogado Victor Hugo Ayerdi.

via GIPHY

El testamento es un documento que puede ser modificable, pues los herederos, o legatarios a quienes se darán los bienes, pueden cambiar conforme al deseo de la persona de incluir a más personas, al redactar uno nuevo. En Guatemala la Ley que consigna los parámetros del testamento, es el Código Civil, a partir del artículo 934.

Incluso puede anularse si se comprueba que el testador no está en su sano juicio, o hubiera sido engañado para firmar o modificar el documento sin su voluntad, refiere el Código Civil.

También puede ser impugnado por un heredero, a la muerte del testador por medio de un juicio. Una persona tiene tres días luego de la junta de herederos para impugnar el documento ante un juez.

“Quien hereda, puede consignar en su testamento, el acto de reconocer o no a un hijo que aparezca después de su muerte; es su voluntad lo que manda”, añade Ayerdi.

via GIPHY

En cualquier caso, los requisitos para determinar los sucesores de los bienes son largos y varios para evitar que cualquiera se apodere de los bienes de un fallecido.

Costos

Pero el asunto no termina allí. En el caso de la parte objetiva de la ley, o los procesos concretos que se efectúan, se define los juicios, impuestos, o aranceles (tarifas) que un letrado puede aplicar en su trabajo. Esto lo define el Código Procesal Civil y Mercantil y la Ley del Organismo Judicial.

“Es una función notarial, y el arancel es una referencia de cuánto puede cobrarse por hacer una tarea. Es una guía, pero al final depende del letrado y del cliente en cada caso”, finaliza Ayerdi.

via GIPHY

La autorización de las escrituras puede tener un costo de entre Q200 a Q5000, y la elaboración va de Q850 a Q1,500.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS