Coronavirus: Japón resistió el inicio del brote, pero ahora la crisis empieza a agobiarlo

0
88

El miedo a un avance de la pandemia del nuevo coronavirus está latente en Japón, que en el inicio del brote tuvo una exitosa estrategia de contención.

El gobierno informó que le dijo a las regiones que sufrido los brotes más graves del virus que reserven las camas en los hospitales para los pacientes graves, manteniendo a los demás con síntomas más leves o sin síntomas en casa o en hoteles.

El llamado, que constituye una nueva señal de preocupación por la creciente presión sobre el sistema de salud japonés , se produce en un momento en que uno de los empresarios más importantes del país, el multimillonario de Internet Hiroshi Mikitani, se sumó a los voces que piden al primer ministro Shinzo Abe que declare el estado de emergencia ante la multiplicación de nuevos casos.

Hasta ahora, Japón -el país más longevo del mundo- hospitalizó a todos los pacientes con coronavirus, independientemente de que sean asintomáticos o tengan síntomas leves. Pero las camas ya se están llenando en Tokio y la presión aumenta en otros lugares, según los expertos esta semana.

Japón se libró hasta ahora del tipo de oleada explosiva que se ha visto en partes de Europa, Estados Unidos y otros países , registrándose hasta ahora casi 2800 casos y 73 muertes. A nivel mundial, los casos de coronavirus sobrepasaron el millón ayer, mientras que las muertes superaron hoy las 54.000.

La propia Tokio informó del mayor número de infecciones del país con 684 casos, una cifra ínfima comparada con los casi 14 millones de habitantes de la ciudad, pero los expertos están preocupados por el aumento del porcentaje de casos que no se pueden rastrear.

La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, ha advertido hoy que la crisis del coronavirus en la capital empeoró sensiblemente tras constatar un aumento récord de casos diarios a partir de este pasado fin de semana y que ha alcanzado su cota máxima ayer, con 97 nuevos contagios.

«Llevo diciendo desde hace días que Tokio se encuentra en una situación bastante grave, en la que podría ocurrir un aumento explosivo de los casos. Esta situación se agravó todavía más», manifestó.

Medidas de contención

De momento, la gobernadora avanzó las medidas que acompañarían a un hipotético estado de emergencia que todavía no ha declarado por las reticencias del primer ministro a cerrar la ciudad por el impacto que podría representar en una economía de por sí dañada por el aplazamiento de los Juegos Olímpicos.

Entre ellas se encuentra el confinamiento obligatorio de la población, la apropiación de instalaciones públicas para su uso en emergencias y la suspensión de eventos. Permanecerían abiertos los servicios esenciales: tiendas de alimentación, farmacias, bancos o la bolsa, entre otros.

Como lleva haciendo durante los últimos días, la gobernadora ha insistido a la población que se abstenga de salir de casa a no ser que se inmediatamente necesario para no convertir a Tokio en el epicentro de una crisis.

Japón , que recibe a más de ocho millones de turistas chinos por año y con alrededor de 1000 vuelos por semana que conectan sus ciudades con las chinas, registró su primer caso de coronavirus el 10 de enero: un hombre que había viajado a Wuhan, el lugar en donde se originó la epidemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí