Covid-19 presenta a millennials un momento generacional

0
722

 Los millennials pueden tener la oportunidad de cambiar el nombre de lo que significa ser joven, al igual que muchos de sus predecesores, incluida la gran generación, apodada así por sus sacrificios durante la Segunda Guerra Mundial.

Claro, hay mucha culpabilización por el aterrador estado de cosas con respecto al nuevo coronavirus, especialmente cuando se trata del Gobierno estadounidense: ¿Por qué no estábamos preparados? ¿Por qué el presidente Donald Trump nubló el problema y culpó a otros?

Aún así, la pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué nos debemos unos a otros?

A medida que el virus empeora rápidamente en Estados Unidos, las imágenes sobre las probabilidades de la realidad de una pandemia, cuyo poder deriva de la proximidad, circulan por las redes sociales: la gente se aglomera en bares, bebiendo su cerveza verde en las fiestas del Día de San Patricio. La gente se abalanzó a las playas, aprovechando el clima cálido.

Estos juerguistas tienden a ser jóvenes: muchos de ellos son miembros de la expansiva cohorte millennial de mediados de los 20 años y menores de 40, es decir, las personas a quienes el virus es, en general, menos propenso a ser fatal.

Es esta aparente insensibilidad de siempre seré joven, o inconciencia, lo que ha tocado un nervio en carne viva.

“A todos ustedes, jóvenes millennials que siguen saliendo y festejando, vayan a casa”, dijo la actriz y cantante Hilary Duff en una historia de Instagram, el domingo.

La Dra. Deborah Birx, una destacada funcionaria de salud de EE.UU., explicó durante la sesión informativa de la Casa Blanca, el miércoles, que hay preocupación por los informes que indican que más jóvenes se están enfermando gravemente por el virus. Esto sugiere que pueden haber seguido expuestos a él porque no les preocupaba estar en riesgo, dijo.

“Hay informes preocupantes procedentes de Francia e Italia sobre algunos jóvenes que se enferman gravemente y muy gravemente en las unidades de cuidados intensivos”, dijo Birx. “Creemos que parte de esto puede deberse a que la gente prestó atención a los primeros datos que salían de China y de Corea del Sur de que los ancianos o las personas con afecciones médicas preexistentes tenían un riesgo particular”.

La atención aguda que muchos están dirigiendo a los millennials ante la pandemia es reveladora: de, por un lado, expectativas más profundas de responsabilidad social, nuestra obligación mutua debido a nuestra profunda interdependencia.

Lo que hace que el covid-19, la enfermedad causada por el virus, sea especialmente difícil de contener es su sigilo. Puede ser transmitido a los vulnerables (los ancianos, aquellos con afecciones autoinmunes) por personas que podrían creerse invencibles.

Los milénicos y otros jóvenes, entonces, podrían jugar un papel descomunal para detener el virus. En lugar de reunirse y presentar peligros no necesariamente para ellos sino para los demás, deberían quedarse en casa. Y mientras están allí, pensar un poco creativamente sobre cómo distribuir la ayuda, por ejemplo, el concepto de ayuda mutua, a los vecinos, que muy bien podrían necesitarla.

Por supuesto, no solo los millennials están ignorando las pautas de distanciamiento social. Los baby boomers también lo están haciendo, y a veces a pesar de las protestas de sus parientes milénicos. Desde este punto de vista, el intenso escrutinio de los millennials es, quizás, también indicativo de algo más: polvorientas líneas de culpa generacional.

La sociedad estadounidense ha reservado durante mucho tiempo el desprecio peculiar por sus miembros más jóvenes y su supuesto narcisismo. Por ejemplo, el término generación yo se inspiró en la historia de portada de 1976 la revista New York del periodista Tom Wolfe sobre los baby boomers.

“El viejo sueño alquímico era transformar los metales básicos en oro. El nuevo sueño alquímico es: cambiar la personalidad de uno, rehacer, remodelar, elevar y pulirse uno mismo… y observarse, estudiarse y adorarse”, escribió sobre el ensimismamiento de la generación.

Los milénicos no están fuera del alcance de una caracterización tan amplia. Recordemos la portada de la revista Time de 2013, en la que el escritor Joel Stein calificó a los millennials como “generación yo, yo, yo”. También está la lista de cosas de las que han sido acusados de matar: el matrimonio, los grandes almacenes, correr, las servilletas, los corchos de vino. No es difícil ver cómo una cohorte cuya percepción de egocentrismo supuestamente ha arruinado tanto, también podría florecer en medio de la crisis actual.

Es mucho pedirle a una generación que ya patalea en el agua que se ajuste repentinamente a las nuevas normas. Pero, además de todo, la reciente pandemia de coronavirus ha sido un experimento social masivo: ha impulsado a las personas a reevaluar la arquitectura de la sociedad, sí, pero también sus roles, como individuos, en ella.

*Con información de CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí