ACTUALIDAD

Cráter Chicxulub: padre de los humanos, verdugo de los dinosaurios

14 noviembre, 2018 Redaccion Canal Antigua

El Cráter de Chicxulub está ubicado cerca del poblado del mismo nombre, en la península de Yucatán, México y tiene un diámetro de 180 kilómetros.

Fue descubierto en la década de 1970 por Antonio Camargo y Glen Penfield. Es el tercer cráter del mundo de acuerdo a su diámetro, de haber recibido el impacto de un cuerpo celeste.

Por medio de su contacto con Alan Hildebrand, un geólogo canadiense, Penfield y Camargo fueron capaces de obtener muestras que sugerían que el cráter había sido consecuencia de un impacto.

Las pruebas incluyen cuarzo chocado, una anomalía gravitatoria y la presencia de tectitas en el área circundante. También la presencia de iridio y en ocasiones de platino como metal asociado.

Para la científica Adriana Ocampo, geóloga planetaria en la Nasa, la formación circular le pareció la señal que apuntaba la línea de investigación a la que había dedicado gran parte de su carrera.

«Tan pronto como vi las diapositivas, me dije: ‘¡Ajá, esto es algo asombroso! Estaba muy emocionada pero me mantuve tranquila, porque obviamente no lo sabes hasta que tienes más pruebas», explicó.

Al acercarse a los científicos, con el corazón palpitando, Ocampo preguntó si habían considerado un impacto de asteroide, uno lo suficientemente gigante y violento como para haber marcado el planeta con formas que continúan revelándose 66 millones de años después.

¿Qué pasó después del impacto?

En los años que siguieron al impacto el mundo habría cambiado radicalmente, con una enorme nube de cenizas que bloqueaba el cielo y creó una noche perpetua por algo más de un año, lo que hizo descender las temperaturas a -0 grados  y mató a por lo menos el 75% de los seres vivos sobre la Tierra, incluidos los dinosaurios.

El asteroide, aunque provocó la devastación en todas las áreas, benefició a una especie por encima de todas las demás: los humanos, ya que millones de años más tarde evolucionaron gracias a la destrucción de los mayores depredadores del mundo.

Sin ese impacto, la humanidad difícilmente podría haber existido.

También te puede interesar: Gobierno mexicano niega los sobornos del Cártel de Sinaloa

Por Antonio Siliezar 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS