ACTUALIDAD

¿Cuál es el origen de la economía?

27 abril, 2018 Carroll Rios

Adam Smith es el padre de la ciencia económica! Eso afirma la mayoría de enciclopedias, libros, profesores y estudiosos de la economía. Sin embargo, antes de que Adam Smith naciera, en 1723, muchos pensadores ya poseían un conocimiento profundo de cómo funciona la economía. Eran de España, Francia, Italia…. y no eran escoceses, sino religiosos. Smith los leyó y conoció sus aportes.

De singular significado para nosotros es el trabajo realizado por los escolásticos tardíos hispanos, porque ellos forman parte de nuestra historia y cultura. Ellos buscaban formular un cúmulo de exploraciones científicas aplicables a todas las áreas de la vida humana, explica el Dr. Alejandro Chafuen, en Raíces Cristianas de la Economía de Libre Mercado. Usan la ética tomista como punto de partida, creen en el “orden de la razón” y, por el hecho de ser frailes y sacerdotes, pastores de su grey, se ocupan de la moralidad de los actos económicos. Por ejemplo, se esforzaron por entender qué era la moneda, la ganancia y el interés, así como por establecer la justicia de los regímenes de propiedad privada.

En marzo, visitaron Guatemala el filósofo italiano Giovanni Patriarca y el economista Alejandro Chafuen, ambos expertos en los estudios económicos de los escolásticos. Compartieron sus conocimientos con miembros del Instituto Fe y Libertad (IFYL). El Dr. Chafuen es columnista de Forbes y director internacional del Instituto Acton, basado en Grand Rapids, Michigan. El Dr. Patriarca estudió ciencias políticas, estudios islámicos y filosofía en varias universidades de Italia. Trabaja en el área de la educación para la Ciudad del Vaticano. Tiene entre manos la traducción, del latín al español, de unos tratados de economía escritos por el francés Pedro de Juan Olivi, un franciscano recordado por vivir en pobreza extrema. Se había regado su fama de santidad, debido a su fidelidad al espíritu de la orden fundada por San Francisco de Asís.

No obstante, Fray Olivi también sufrió la persecución y la censura por algunas de sus posturas teológicas. Quizás por proceder de una región caracterizada por el dinamismo comercial, el fraile francés pudo hacer reflexiones acertadas sobre la función empresarial y el orden espontáneo del mercado. También escribió sobre el valor de los bienes y el origen de los precios. De hecho, según Chafuen, “Olivi fue el primero en mencionar la utilidad objetiva y subjetiva en relación a la escasez”. Casualmente, en una entrevista que Giovanni Patriarca hizo al profesor español Javier Aranzadi,  el entrevistado afirma que “la escuela de Salamanca es precursora de la teoría subjetiva del valor desarrollada en el siglo XIX por Carl Menger, León Walras y S. Jevons… El carácter dinámico de los procesos de mercado solo es explicable por la capacidad creativa de las personas”.

¿Por qué es relevante rescatar el pensamiento de los escolásticos? ¿Por qué perder el tiempo, si se quiere, en exploraciones casi arqueológicas, si hay economistas vivos dispuestos a ilustrarnos?

Es un acto de justicia, afirma el Dr. Alejandro Chafuen. Dar a los escolásticos su lugar como los “verdaderos primeros padres de la economía” es merecido. No le resta mérito a Adam Smith y a la Ilustración escocesa. Lo contextualiza.

Además, demuestra que los católicos no debemos necesariamente rechazar la economía de libre mercado. No es un invento protestante. Tampoco contradice la doctrina social de la Iglesia. Más bien, debemos comprender por qué el conocimiento alcanzado por los escolásticos se obnubiló dentro de la Iglesia Católica.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS