ACTUALIDAD

Dan vía libre a propuesta de reforma a la ley contra el aborto

8 junio, 2018 Isabel Soto

La Comisión Ordinaria de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso dictaminó favorablemente el proyecto de ley que recrudece la criminalización de la práctica del aborto en Guatemala, excepto el terapéutico; prohíbe la unión de hecho y matrimonio entre las personas del mismo sexo, y regula la enseñanza sobre diversidad sexual.

La propuesta, presentada en abril de 2017 por el Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), despertó la polémica entre distintos sectores de la sociedad y mostró la disparidad de posiciones respecto del tema, hasta entre las autoridades de Gobierno.

Desde su campaña electoral, Jimmy Morales manifestó rechazo al aborto y al matrimonio homosexual, así como a la legalización del cultivo de marihuana. Sin embargo, su vicepresidente Jafeth Cabrera opinó que en casos específicos sería factible hacer abortos legalmente y no de forma clandestina.

El aborto es ilegal en Guatemala, pero la iniciativa de ley de Prevención a la Vida y la Familia propone incrementar de cinco a 10 años las penas de prisión para las mujeres que decidan interrumpir un embarazo, y de seis a 12 años para quienes practiquen la intervención. También contempla multas para quienes cooperen, y penas especiales para los médicos y profesionales de la salud implicados.

La Constitución de Guatemala establece que el Estado garantiza y protege la vida humana desde su concepción, así como la integridad y la seguridad de la persona. Este precepto constitucional prevalece sobre la disposición del Código Civil que dispone: “La personalidad civil comienza con el nacimiento y termina con la muerte; sin embargo, al que está por nacer se le considera nacido para todo lo que le favorece, siempre que nazca en condiciones de viabilidad”.

Datos aportados por el Guttmacher Institute (2006), en el único estudio reconocido sobre el tema, refieren que en este país centroamericano se registran 65 mil interrupciones de embarazos en condiciones clandestinas y precarias.

Cabrera reconoció que, pese a la falta de estadísticas por la ilegalidad en que ocurren estos hechos, la cuestión del aborto es un problema serio en la sociedad guatemalteca y que existen casos médicos en los que debe evaluarse su práctica.

 

 

                                                             

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS