ACTUALIDAD

Diez clásicos para celebrar el #DíaMundialDelRock

13 julio, 2017 Marco Sajquin

Muchos quedaron fuera, otros se eligieron por su aporte, ya sea a su “maldición o progreso”; pero sin duda, las bandas y temas en esta lista son clásicos que se mantienen en el gusto de público. Así que, cuernos arriba para celebrar a este legendario género musical, en el #DíaMundialDelRock.

1. Paranoid (Black Sabbath)

Un himno clásico de la banda que definió las líneas del heavy metal, y que saltó a la fama en su segundo álbum del mismo nombre de 1970. Surgido del “maestro del riff” Tony Iommi, la canción describe los desvaríos de un enfermo mental y su descenso al abismo.

2. Smoke on the water (Deep Purple)

Uno de los acordes de guitarra más célebres, que incluso tiene un récord de interpretación con 7 mil 356 guitarristas en Polonia en 2016, surgió durante una presentación de Frank Zappa en Suiza, en cual ocurrió un incendio. Fue editado en el disco clásico “Machine Head” de 1973, y su simpleza pero poder, le dio un lugar en el parnaso del rock. En 1988, integrantes de Pink Floyd, Queen, Iron Maiden y otros, se unieron para grabar una versión del tema en ayuda a los afectados por el terremoto en Armenia de 1988.

3. Back in Black (AC/DC)

En 1980 Brian Johnson comprobó para la banda de que sí había vida después de la muerte de Bon Scott, el malogrado frontman que sucumbió al alcoholismo, a quien reemplazó con creces. Su carrasposa voz, le dio desde esa fecha un sello a la agrupación australiana.

4. The Number of The Beast (Iron Maiden)

Aquí, no solo se trata de un referente de la vena maligna que siempre ha tenido el rock, sino del surgimiento de una de las voces más aclamadas de su historia: Bruce Dickinson. Inspiración del motor de la banda, Steve Harris, tiene ese elemento épico que caracteriza a la “Doncella de Hierro” y su influencia de la literatura inglesa.

5. One (Metallica)

El álbum “…And Justice For All” de 1988, sea o no el último hálito de la agrupación en su esencia, es uno de los referentes del metal que empezó a hacerse más popular gracias a One. Realidad desdeñada por muchos, tuvo su incentivo con el impecable y oscuro video que la banda editó para revivir los horrores de la Gran Guerra.

6. Purple Haze (Jimmy Hendrix)

Imposible no ubicar en esta lista al mejor guitarrista de todos los tiempos, sin discusión. Corta pero contundente, la letra evoca un viaje con ácido que hace recordar la consigna del comediante Bill Hicks a favor de las drogas de que “habría que quemar discos clásicos”, pues muchos han sido influenciados por el legendario papelito y otros alucinógenos.

7. A Day In The Life (The Beatles)

Una de las influencias que abarca generaciones y que parece no acabar; aún con la maldición de muchos. Incluso la elección del tema no fue sencillo, pero en ocasión del 50 aniversario del Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band, se escoge al tema que le da su cierre, entre 3 pianos de cola, una gran percusión y un toque de sicodelia.

8. Bohemian Rhapsody (Queen)

Otro que pondrá a resoplar a algunos. Pero en defensa, se puede asegurar que quizá esa posición deviene de cierta ignorancia. Para muestra un ejemplo: las notas casi “satánicas” de la guitarra de Bryan May en Brighton Rock, en Live Killers de 1979. Pero en el asunto que nos ocupa, no cabe duda que Queen marcó un hito del rock con su llegada a los estadios y a un público que nunca más fue solo un simple espectador.

9. Sweet Child O’ Mine (Guns N’ Roses)

Uno de los mayores debuts de la historia ocurrió en 1987 con “Appetite for Destruction”, que nos pone a preguntarnos sobre qué ocurrió con la grandiosidad de este conjunto. La balada marcó época, y puso a la agrupación con un estilo propio pero sin dejar la dureza, al frente de una generación de rockeros que empezaba a emerger.

10. Money (Pink Floyd)

Una agrupación que transita entre lo “exclusivo” y la popularidad que precisamente obtuvieron con “Dark Side of The Moon” de 1973, una obra sin tiempo que incluía ”Money”, el hit que la agrupación necesitaba para ingresar con todo al mercado estadounidense. Rareza en su composición, incluye un gran solo de David Gilmour y las fantasmales frases de algunos colaboradores entrevistados, cuestionados sobre cuándo había emergido su lado oscuro.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS