ACTUALIDAD

Ecuador versus Perú

20 abril, 2017 Redaccion Contrapoder

Escrito por Edgar René Ortiz Romero.

Lo que define el éxito de un modelo económico es su capacidad para sacar a la gente de la pobreza.

El pasado 2 de abril se celebró la segunda vuelta electoral en Ecuador. Tras una apretadísima contienda, Ecuador escogió continuar con el “correísmo”. Lenín Moreno, candidato oficialista, resultó ganador al obtener 51.16 por ciento de los votos y superó al banquero Guillermo Lasso.

Más que una simple elección, los ecuatorianos debían escoger entre la continuidad del modelo económico de Correa o una alternativa más liberal que planteaba el candidato Lasso.

Para ponerlo en términos concretos, comparemos dos modelos: el de Correa, que planteaba un Estado fuerte y rector de las políticas económicas, frente a un modelo peruano que confió más en la apertura comercial y en el mercado.

¿Quién creció más desde 2007?

En el año 2007, la renta per cápita de Ecuador era de USD$8,366 y la del Perú, USD$8,148. El Ecuador partía con una ligera ventaja. Para el año 2015 la renta per cápita del Perú era de USD$12,259 mientras que la de Ecuador, de USD$11,474. Quiere decir que en el mismo período, Perú aumentó su renta per cápita en un 54 por ciento mientras que Ecuador lo hizo únicamente en un 37 por ciento.

¿Y qué hay de los pobres?

Se suele objetar que el crecimiento económico no es un buen indicador de bienestar. Pero lo que define el éxito de un modelo económico es su capacidad de sacar a la gente de la pobreza. En 2007, la tasa de pobreza en Perú era de un 37 por ciento, en tanto que en Perú llegaba al 42 .

Si bien, desde entonces la pobreza se ha reducido en ambos países, ha hecho en una mayor proporción en Perú. En ese período, la tasa de pobreza en Ecuador cayó un 37 por ciento, mientras que en Perú la pobreza se redujo en un 49 por ciento. Esto refleja que el modelo peruano ha sido una salvación más efectiva para la pobreza, que el modelo Correa.

Resultados similares, ¿no?

Pareciera que los resultados son muy parecidos en ambos casos, pero hay que tener en cuenta otras variables. Y es que el modelo de desarrollo ecuatoriano no saldrá gratis: el gobierno de Correa fue dependiente de la renta petrolera, pero con la caída de los precios del “oro negro” que se dieron desde mediados de 2014, el Estado recurrió a la deuda para financiar su presupuesto.

Cuando Correa llegó en 2007, la deuda pública representaba un 27 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y para 2016, llegaba a un 34 por ciento. El Perú ha sido más prudente con sus finanzas públicas y redujo la deuda estatal como porcentaje del PIB desde 2007, cuando era de un 28 por ciento, a un 25 por ciento en el año 2016.

Pero hay algo más: el costo financiero de la deuda. Aunque los niveles de deuda pública no parecen ser tan abismales, la tasa de interés que ambos países deben pagar para financiarse sí lo es.

La tasa EMBI+ representa el diferencial en puntos porcentuales que tiene el costo de la deuda soberana de un país en comparación con los bonos de la deuda soberana de los Estados Unidos, que se consideran libres de riesgo.

La tasa EMBI+ para Ecuador es de 587 puntos, mientras que para Perú es de 125 puntos. Esto significa que el Ecuador de Correa no solo está más endeudado que el Perú, sino que paga la deuda más cara en 4.6 puntos porcentuales.

Veremos qué futuro depara a Ecuador, ahora que los ecuatorianos eligieron continuar con el modelo económico de Correa. Lo cierto es que el estrecho margen de votos que llevó a Lenín Moreno al poder es un síntoma de que muchos ecuatorianos querían un cambio de modelo.

La Historia juzgará si el rumbo que tomará el Ecuador es o no el más feliz para sus ciudadanos.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS