Canal Antigua

Somos información

En al menos 100 tortillerías laboran menores de edad indígenas, explica estudio

3 minutos de lectura

Un estudio por la Fundación Panamericana para el Desarrollo determinó que en más de 100 tortillerías se tiene la presencia de menores de edad indígenas.

En el marco del día internacional del Niño, para muchos menores de edad es un día de celebración, pero para otros es un día de trabajo para poder llevar la comida a casa.

Guatemala es uno de los países que tienen el mayor índice de explotación de trabajo infantil, esto según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, ya que en Guatemala,  cerca de 900.000 menores realizan algún tipo de trabajo, lo cuál representa el 17% de esta población.

Según el Ministerio de Trabajo, el trabajo infantil más común es el de la fabricación de pirotecnia y el de atención en tiendas de barrio.

Pero lo que no da a conocer el Mintrab es que, hay menores indígenas son víctimas de explotación laboral en tortillerías ubicadas en ciudades de Guatemala, ya que un informe de la Fundación Panamericana para el Desarrollo, llamada “Desigualdad los tres tiempos” identificaron en más de 150 tortillerías la presencia de niñas y adolescentes.

También resaltaron que las condiciones de dicho trabajo, impacta negativamente ​el derecho a la salud física, salud mental, educación, vivienda, recreación, alimentación y vida digna de las menores.

La explotación laboral a veces provienen de la misma familia, en otros casos, personas ajenas llegan a ofrecerles mejor vida en la ciudad capital, situación que no es así y eso se ha notado en las precariedades en las que trabajan.

Desde el Congreso buscan impulsar una iniciativa para erradicar el trabajo infantil, pero han notado que la misma gente consume los productos que los menores de edad realizan y por ello no se atreven a denunciar.

Decidimos ir a las calles en búsqueda de estas tortillerías donde hay menores de edad trabajando.

Fuera de micrófonos y de cámaras, hablamos con las personas de una tortillería y hacían mención que desde muy temprana edad ellos empezaron a trabajar por la falta de estudios y de oportunidades en los departamentos, incluso eso los llevó a salir de sus comunidades en búsqueda de tener una mejor vida en la ciudad capital, pero para ello se tienen que llevar a toda su familia.

Aunque mencionaron que tampoco se tiene una estabilidad en un negocio ya que los extorsionistas le solicitan una gran cantidad de dinero que les cuesta reunir.

Dentro del recorrido que se realizó se observó como menores de edad se encuentran también en semáforos limpiando vidrios, vendiendo accesorios o pidiendo dinero.

Por ello se estima que hay más de un millón de menores de edad que trabajan en vez de estudiar, para aportar económicamente a sus familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *