ACTUALIDAD

Guatemala en zona de riesgo por caída de estación espacial

27 marzo, 2018 Agence France-Presse

La primera estación espacial china, de 7 toneladas de masa, reingresará en forma o descontrolada a la atmósfera terrestre y se desintegrará casi totalmente alrededor del 1 de abril, prevé la Agencia Espacial Europea (ESA). Por ahora no se sabe el lugar exacto donde caerán los escombros (del tamaño de un autobús) pero Guatemala se ubica entre las zonas con posibilidades.

«Lo más probable es que arda debido al calor extremo que generará su paso a alta velocidad a través de la atmósfera», señaló la agencia en un comunicado.

Algunos restos del laboratorio espacial Tiangong-1 caerán probablemente en el océano o en tierra firme, pero las posibilidades de que causen daños humanos son ínfimas, según Stijn Lemmens, experto en residuos de la Agencia Espacial Europea basado en Darmstadt, Alemania.

«Después de 60 años de vuelos espaciales, nos acercamos a la cifra de 6,000 reentradas incontroladas de grandes objetos (en la Tierra), en su mayoría satélites y partes superiores» de cohetes, dijo. Más del 90% de estos residuos pesaban 100 kilos o más.

«Solamente en una ocasión un fragmento impactó en una persona, sin herirla», señaló el experto. Lemmens calculó las posibilidades de ser alcanzado por residuos espaciales en una en 1,2 billones, 10 millones de veces menos que de recibir el impacto de un rayo.

 

Los cálculos señalan que en la franja amarilla es donde hay más posibilidades que caigan los restos espaciales, la verde poco probable y la azul no corre riesgo, según la Agencia Espacial Europea.

Estación dejó de funcionar

El Programa Espacial de China, que lanzó el Tiangong-1 (Palacio Celestial) en 2011, apenas ha informado sobre la suerte de esta estación espacial, la primera del país capaz de albergar astronautas y diseñada con el fin de experimentar con tecnologías relacionadas con atracar en el espacio.

La agencia de noticias estatal Xinhua indicó, citando a la agencia espacial china, que el laboratorio «arderá por completo mientras ingresa en la atmósfera».

Durante sus dos años de vida operativa, el Tiangong-1 participó en dos misiones con tripulación y una sin humanos.

Como para todos los satélites y naves espaciales de gran tamaño, la estación había sido programada para una «reentrada controlada» después de su vida útil, con una caída en el océano Pacífico, lejos de toda zona habitada. Pero en marzo de 2016, la estación espacial «dejó de funcionar, aunque mantuvo su integridad estructural», reveló la ESA.

«Se presume que el Tiangong-1 se desintegrará durante su reentrada atmosférica y que algunos fragmentos sobrevivirán al proceso y alcanzarán la superficie de la Tierra», concluye.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS