Canal Antigua

Somos información

Esto es lo que puedes esperar tras la llegada de La Niña

5 minutos de lectura

El clima invernal, las condiciones de sequía actuales e incluso el resto de la temporada de huracanes se verán afectados por el reciente enfriamiento de las temperaturas de la superficie del mar en el Pacífico.

Las condiciones de La Niña — la fase opuesta a El Niño — emergieron en el océano Pacífico tropical durante el último mes, informó el jueves el Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Usualmente La Niña suele traer condiciones más húmedas y frías que la media al noroeste del Pacífico y a las llanuras del norte, especialmente durante el invierno.

Por el contrario, la llegada de La Niña significa condiciones más secas y de más calor de lo habitual en el sur. Esto podría significar que el suroeste, afectado por la sequía, siga seco. (Este fenómeno también estuvo presente el invierno pasado y empeoró la situación de sequía en todo el oeste y el suroeste).

El sureste también suele ser más seco durante un invierno de La Niña, aunque antes de que comience la temporada aumenta la posibilidad de que se produzca un clima tropical con huracanes incluidos.

La Niña persistirá durante el invierno

La Niña es un fenómeno oceánico-atmosférico natural que se caracteriza por temperaturas superficiales del mar más frías que la media en el centro y el este del océano Pacífico cerca del ecuador y que, en consecuencia, afecta al tiempo en todo el mundo.

«Se prevé que La Niña afecte la temperatura y las precipitaciones en todo Estados Unidos durante los próximos meses», dijo el centro al emitir un aviso por La Niña el jueves, en el que dijo que las condiciones están presentes y que predice que continuarán.

El aviso sustituye a una alerta que indicaba las condiciones favorables para su desarrollo que estaban vigentes desde julio.

La NOAA publicará su perspectiva de cara al invierno el 21 de octubre, y se espera que la presencia de La Niña tenga un gran peso en el pronóstico. El centro de predicciones considera que hay cerca del 90% de probabilidades de que La Niña se mantenga durante el invierno de 2021-2022.

Tanto La Niña como El Niño se producen cada tres o cinco años de media, según la NOAA.

El impacto de La Niña en la temporada de huracanes

Durante este fenómeno, vientos más débiles entre la superficie oceánica y los niveles superiores de la atmósfera afectan a las corrientes en chorro globales y pueden influir en la trayectoria y la gravedad de las tormentas de invierno y los huracanes durante los meses más cálidos.

«La Niña está asociada a la reducción de la cizalladura vertical del viento en el Caribe y el Atlántico tropical», dijo Phil Klotzbach, científico investigador de la Universidad Estatal de Colorado. «Un exceso de cizalladura es lo que suele acabar con la temporada de huracanes en el Atlántico, por lo que La Niña puede prolongar la parte activa de la temporada», explicó.

«El año pasado es un gran ejemplo de esto, ya que tuvimos seis huracanes y cinco huracanes de gran categoría en octubre-noviembre», dijo. «Si bien ciertamente no esperamos ver toda esa actividad en lo que queda de la temporada, el desarrollo de La Niña deja la ventana abierta para más tormentas de fines de la temporada este año», agregó.

Al comienzo de la temporada de huracanes, los meteorólogos dijeron que había que estar atento a La Niña en octubre porque podía hacer que el último tramo de la temporada fuera activa.

Actualmente, las condiciones en la mayor parte del Atlántico no son propicias para la formación de huracanes. Pero esto podría cambiar en las próximas semanas.

¿Cómo podría impactar el cambio climático?

Si bien los eventos de El Niño y La Niña son aspectos regulares de los patrones del tiempo, el aumento de las temperaturas globales puede suavizar o cambiar sus efectos.

La Niña tiende a bajar las temperaturas globales, pero en los últimos años el planeta se ha calentado tan rápido que es como si se golpeara un pequeño reductor de velocidad a 130 km/h: apenas se nota.

Es demasiado pronto para saber cómo afectará el cambio climático a estos patrones. Por ahora, las investigaciones están empezando a mostrar cómo un clima más cálido puede amplificar los efectos de El Niño y La Niña. El cambio climático podría aumentar la gravedad de los fenómenos meteorológicos derivados de los patrones de El Niño y La Niña, según un estudio de 2018 sobre las condiciones atmosféricas que realizó simulaciones de las condiciones del tiempo.

Los primeros puestos en la lista de los años más cálidos solían estar reservados para los años fuertes de El Niño, pero la influencia humana superó hace tiempo a los reguladores naturales de la temperatura del planeta. Por ejemplo, La Niña estuvo presente durante partes de 2020, pero el año siguió empatado con 2016 (un año de El Niño) como el más cálido registrado en el planeta.

 

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *