ACTUALIDAD

Buenas razones para evitar el consumo de leche cruda

28 julio, 2018 Isabel Soto

La leche cruda y fría tienta, sobre todo, en épocas de calor, pero más vale evitarla por varias razones.

Consumir ese producto al natural incrementa los riesgos de contraer infecciones que pueden ser muy peligrosas para los humanos.

Nutricionistas alertan que la amenaza es mayor para los niños, ancianos, embarazas y personas con un sistema inmunológico deprimido.

En estas personas no se descarta, incluso, la muerte por el consumo de leche cruda.

Bacterias agresivas como la Escherichia Coli, la Campilobacter o la Listeria están siempre al acecho.

Ellas suelen causar intoxicaciones alimentarias, infecciones gastrointestinales complejas o enfermedades muy dañinas para otros órganos.

Vínculos entre la evolución humana y alimentación

El historiador israelita Juval Noah Harari recuerda que la aparición del fuego y la cocción de los alimentos provocaron algunos cambios en el organismo de las personas.

En su libro «De animales a dioses», destaca que algunos especialistas ven una relación directa entre el advenimiento de la cocción y el acortamiento del tracto intestinal y el crecimiento del cerebro humanos.

Puesto que tanto un intestino largo como un cerebro grande son extraordinarios consumidores de energía, es difícil tener ambas cosas.

«Al acortar el intestino y reducir su consumo de energía, la cocción abrió accidentalmente el camino para el enorme cerebro de neanderthales y sapiens», concluye Harari.

La cocción permitió enriquecer la dieta al consumir ciertos alimentos como el arroz, las patatas o el trigo.

Esta cambió la química de los alimentos y los hizo más fáciles de masticar y digerir.

Paralelamente, posibilitó eliminar los gérmenes y patógenos presentes en estos.

Por dicha razón, comer alimentos crudos dejó de ser idóneo para nuestro organismo, aunque ciertas teorías contemporáneas se deshagan en explicaciones para justificar lo contrario.

Tal es el caso del crudiveganismo, que alienta a evitar consumir alimentos cocinados por encima de los 40 grados centígrados.

Ganancias versus salud

Pero los defensores de la comercialización directa de leche cruda insisten en que estos apenas son mitos.

Alegan que consumirla sin mayores tratamientos es más saludable, porque así mantiene más propiedades nutritivas.

Aseguran, además, que basta con hervirla en casa para eliminar los potenciales patógenos.

De igual modo, señalan que si el ganado está en perfecto estado y pasó los controles sanitarios requeridos, el consumo de leche cruda es seguro.

Sin embargo, expertos concuerdan en que los riesgos de esta práctica para la salud son mucho más claros que las supuestas ventajas.

Y es que los beneficios sanitarios y nutricionales del consumo de leche cruda no han sido demostrados científicamente.

Así como la especie humana evolucionó hace miles de años,  también lo hizo su dieta.

Comer natural no siempre es comer mejor, y de ello da fe la ciencia.

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS