ACTUALIDAD

Crean nueva fuerza especial para el ciberespionaje ruso

23 julio, 2018 Marco Sajquin

Paul Nakasone, el cibercomandante de los Estados Unidos y director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), confirmó que ha creado una fuerza especial para abordar las amenazas de Rusia en el ciberespacio.

Rusia tiene “una gran capacidad respecto de la cual, sin duda, se nos convocará”, dijo Nakasone el sábado en el último día del Foro Aspen de Seguridad en Colorado. “Y si se nos convoca, sin duda, actuaremos”.

El Washington Post informó el 17 de julio que la NSA y el Cibercomando, el brazo cibernético de las fuerzas armadas, colaborarán en frenar las amenazas rusas a la seguridad de las elecciones de mitad de período en EE.UU., que se realizarán en noviembre y en las que estará en juego el control de la Cámara de Representantes y el Senado.

“He creado un grupo para Rusia, un pequeño grupo para Rusia”, dijo Nakasone, que entró en funciones en su actual cargo en mayo, al suceder al almirante Michael Rogers. “Está en consonancia con lo que la comunidad de inteligencia viene haciendo desde 2016, 2017”.

Nakasone, un general del ejército de cuatro estrellas, describió la relación con Rusia y China –“los adversarios en los que debemos concentrarnos desde el primer momento y con miras al futuro”- en términos de la cuestión mayor: qué países consiguen establecer las normas en un nuevo escenario de conflicto.

Definición del campo

“Debemos contar con una vía por la cual poder enfrentarlos en lugares como el ciberespacio”, señaló.

“Si decidimos que vamos a permanecer al margen, que no vamos a hacer sentir la fuerza de nuestro país a los adversarios en el ciberespacio –y es más que ciber, ya que comprende la entera capacidad de nuestro país-, pienso que corremos el riesgo de que nuestros adversarios definan qué van a hacer en ese campo”.

Nakasone, quien hizo ver que contribuyó al diseño y posterior lanzamiento del cibercomando de EE.UU. en 2010, ha observado que el campo se ha definido en el marco de actos de adversarios que no tienen un nivel bélico adecuado.

“Roban propiedad intelectual, roban información sobre personal, generan discordia social o tratan de socavar nuestras elecciones, todo lo cual está por debajo del nivel de una guerra. Es por eso que la idea de cómo hacer frente a esa fuerza es algo que creo que exige un esfuerzo constante”, enfatizó.

Sin embargo, un ataque a infraestructura vital de EE.UU. constituiría un acto por encima de ese nivel, destacó Nakasone.

En enero de 2017, en sus últimos días al frente de Seguridad Interna en el gobierno del presidente Barack Obama, Jeh Johnson agregó la infraestructura electoral –comprendidos sistemas de votación, bases de datos de padrones de votantes y lugares de votación- a una lista de sectores gubernamentales vitales que comprende áreas como finanzas, servicios de emergencia y energía.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS