ACTUALIDAD

A pesar de lo que creas, los gatos quieren ser amigos #LoDiceLaCiencia

Gatos
15 noviembre, 2017 Anamaria Arroyo Diario Digital

Una historia impactó a Japón en los últimos días. Una anciana sufrió un intento de asesinato y la policía busca al sospechoso. Todo apunta a que lo conocía. Suponen que es uno de los tantos gatos ferales que viven atrás de la casa

Estas son las noticias que le dan mala fama a los gatos, pero un nuevo estudio indica que en realidad estos adorables peludos son amistosos con los humanos.

Los gatos son amigos, no bestias insaciables de sangre

La realidad es que los gatos son cazadores. En su estado natural cazan pequeños mamíferos, insectos, aves y reptiles. Incluso los de mayor tamaño pueden llegar a atacar patos. No podemos desligarlos de ser pequeñas máquinas asesinas sanguinarias.

via GIPHY

El incidente en Japón ejemplifica que los gatos pueden llegar a hacer mucho daño, pero a diferencia de lo que cree la gente es que esta no es la regla general. Según un nuevo estudio, los gatos, aunque sean “de la calle” gustan de la interacción social con humanos.

via GIPHY

El estudio se hizo con varios gatos, entre ellos mascotas y gatos de albergues. Los investigadores no encontraron una diferencia muy grande entre ambos mundos. La preconcepción es que los gatos no se pueden entrenar, pero se demostró que es posible, mientras que se le de el estímulo preferido al gato.

via GIPHY

En las pruebas se le dieron 4 estímulos distintos a los participantes, para ver con cual pasaban más tiempo. Los estímulos eran: interacción humana, comida, olor o juguetes. Mientras que cada gato tuvo su preferencia “personal”, la mayoría mostró favorecer la interacción humana, incluso más que la comida. Esto quiere decir que sí, tu tía amante de los gatos tenía razón, son amigables.

via GIPHY

No solo son amigables, también son buenos para la salud. Otro estudio encontró una conexión entre la presencia de los gatos en la casa y la aparición de asma en los niños. No, los gatos no incrementan el asma en niños, ayudan a que no aparezca.

via GIPHY

Científicos se dieron cuenta que la presencia de gatos en la casa “apagaba” el gen que lleva el asma en los niños, haciendo que esta enfermedad no se hiciera presente. Cosa que no pasaba en casas con solo perros presentes, donde el gen sí se activaba. Aún no está claro por qué sucede esto, pero en lo que lo averiguas mejor ve adoptando a tu nuevo amigo.

Información: The Telegraph, Newsweek, Vice.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS