ACTUALIDAD

Gloria Recinos: una chica genio de la robótica

10 marzo, 2018 Redaccion Contrapoder

La adolescente quetzalteca Gloria Recinos Aguilar solo tiene 13 años y pertenece a la generación Z (los nacidos entre 1995/2000 hasta 2010), también conocida como posmilenial. Estos jóvenes se caracterizan por las interacciones sociales a través de medios virtuales y porque han adoptado la tecnología desde sus primeros pasos. 

Esta definición no aplica para Gloria, al menos no al cien por ciento, porque no usa redes sociales y su único interés en la tecnología es la robótica. Actualmente cursa segundo básico en el colegio evangélico Comunión y aprende robótica donde encuentra información, así como en el club Utopía Technology. 

El sueño de Glory, como cariñosamente le dicen, es estudiar Ingeniería en sistemas en Guatemala para luego convertirse en una bioingeniera. 

Cuando era más pequeña recuerda que jugaba a las muñecas con su hermanita, pero luego dejaron de interesarle. Fue cuando dirigió su atención a los carritos de control remoto de su papá, para desarmarlos, ver lo que tenían adentro y luego, armar otras cosas. 

La inquietud por dar un paso más allá de lo habitual surgió a raíz de la parálisis de su prima Jessica, de 20 años, quien usa silla de ruedas. “Ella tiene lesionada la columna vertebral, y le falta una parte de su cadera. Yo quiero ayudarla”, explica en una entrevista telefónica. Por eso, ya desarrolló el prototipo de una prótesis de mano y brazo, con sus planos y los motores que se utilizarán para moverla. Con este modelo participará en junio próximo en el certamen Soy inventor. “Quiero apoyar a las personas con discapacidad, en especial si son de escasos recursos, para que puedan desenvolverse por sí solas, como trabajar, estudiar o comprar lo que necesiten”, dice.

A los 9 años realizó su primer proyecto al que denominó “Energías alternativas”, que consiste en un carro solar, para motivar a la gente a utilizar las energías renovables y a no contaminar. Actualmente está en exposición en el Museo de Ciencia y Tecnología de Guatemala. Hasta ahora ha realizado cuatro inventos, entre ellos Wally y Willy, dos robots que sirven como entretenimiento, para interactuar con el ser humano: bailan, emiten luces, saludan, se presentan y hacen ejercicio. Los usa para sus presentaciones, pero admite que le gustaría que las personas tuvieran uno en su casa. El año pasado creó a escala una casa domótica; es decir, automatizada, para personas con discapacidad, en la que la electricidad y el agua era manejada a través de un teléfono celular.

La joven forma parte de la iniciativa global DigiGirlz, de Microsoft, la cual está dirigida a las chicas en edad escolar para comunicar la necesidad que existe de involucrar al género femenino en la academia y en el mercado laboral de las ciencias, tecnología y matemática.

“Me siento bien, porque me gusta inspirar a que más mujeres sigan sus sueños”, dice. 

Respecto de las redes sociales dice: “No las uso, porque ahora en el mundo hay más cosas negativas que positivas. Para las expectativas en las que me estoy enfocando, no me hacen falta. Estoy acostumbrada a una vida sin redes sociales, estoy más encaminada hacia la robótica. Lo único que miro en Youtube es El profe García, que enseña tutoriales de robótica, electrónica, sistemas y tecnología”. 

Pese a sus logros, todavía hay personas que le dicen que la robótica no es para mujeres o para señoritas, a lo que ella responde: “Pienso que una debe perseguir sus sueños, así que no le doy importancia a la opinión de los demás”.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS