ACTUALIDAD

Guatemala, el destino ideal de escape para los extranjeros prófugos de la justicia

18 abril, 2017 Paolina Albani Diario Digital

Recientemente se capturó en Guatemala al exgobernador veracruzano, Javier Duarte, en un hotel de cinco estrellas en Panajachel, Sololá. Su estadía en el país no es el único de su tipo, pues otros personajes altamente buscados (en su mayoría funcionarios y narcotraficantes) se han refugiado en el territorio para evadir a la justicia.

Nombres como Joaquín “El Chapo” Guzmán y el narcotraficante Daniel Pérez Rojas alias “El Cachetes” son algunos de los nombres que resaltan en la base de datos de extranjeros extraditados, del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex). Estos son sus nombres.

  1. Gilberto Rivera Amarillas. Mexicano, sindicado del delito de Narcotráfico. Entregado el 3 de febrero de 2017 a los Estados Unidos de América.
  2. David Solórzano Ortiz. Mexicano, sindicado de los delitos de Homicidio Calificado, Lesiones Calificadas y Delincuencia Organizada. Entregado el 21 de abril de 2016 a los Estados Unidos Mexicanos.

    Eduardo Francisco Maz Morales. Peruano, sindicado de los delitos de Mala Utilización de Pasaporte y Violación. Entregado el 13 de septiembre de 2016 a los Estados Unidos de América.

    Manuel Bueno Jiménez, Español, sindicado de los delitos de Estafa y Falsificación de Documentos. Entregado el 26 de marzo de 2015 al Reino de España.

    Daniel Pérez Rojas. Mexicano, sindicado del delito de Crimen Organizado. Entregado el 31 de marzo de 2015 a los Estados Unidos Mexicanos.

    Wilbert Montaño Suárez. Colombiano, sindicado del delito de Narcotráfico. Entregado el 28 de mayo de 2015 a los Estados Unidos de América.

    Julio Reyes Salazar y Francisco Otoniel Acosta Jiménez.  Salvadoreños, sindicados del delito de Narcotráfico. Entregados el 4 de agosto de 2015 a los Estados Unidos de América.       
  3. Gregorio Ramírez Coria. Mexicano, sindicado del delito de Narcotráfico. Entregado el 4 de agosto de 2015 a los Estados Unidos de América.

    Francisco Inestroza García Morales. Hondureño, sindicado del delito de Narcotráfico. Entregado el 4 de agosto de 2015 a los Estados Unidos de América.

    Fabricio Córdova Arriaga. Mexicano, sindicado del delito de Negación de Pensión Alimenticia. Entregado el 28 de agosto de 2015 a los Estados Unidos Mexicanos

    Gerardo Araiza Cháves y Carlos Enrique Gutiérrez Laparra. Mexicanos, sindicados del delito de Robo Agravado. Entregados el 28 de agosto de 2015 a los Estados Unidos Mexicanos.

La porosidad fronteriza, el ideal de los prófugos

El Chapo Guzmán, narcotraficante mexicano. Foto: cortesía de  AP.
El Chapo Guzmán, narcotraficante mexicano. Foto: cortesía de AP.

Pero ¿qué hace de Guatemala un destino perfecto para ocultarse de la justicia? Según David Martínez Amador, investigador social de la Red de Investigadores sociales Insumisos, “la porosidad de la frontera es un incentivo brutal y la corrupción”.

Los políticos mexicanos se refugian en otros países normalmente. Carlos Salinas de Gortari en Irlanda, Tomás Yarrington en Italia, Napoleón Gómez Urrutia en Canadá, agrega.

En el caso del exgobernador Duarte, su error fue:  “haberse quedado en lugar de alto nivel público”. Martínez Amador refiere que si se hubiera quedado viviendo en un lugar más alejado y cambiado su físico es probable que no lo identificaran.

comillasDuarte prueba algo claro: si tienes dinero, una frontera que es tierra de nadie y redes de corrupción locales son el mejor aliado de alguien que huye de la justicia desde México”, dice. 

¿Apoyo de las autoridades?

Edgar Gutiérrez, excanciller guatemalteco y director del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac), dijo que en su mayoría los que se refugian en el país son narcotraficantes.

La ventaja con la que cuentan es que los carteles de droga suelen tener una amplia infraestructura y de cierta impunidad no solo es en las fronteras sino en el mismo sistema de seguridad (policías, cuerpos especializados de lucha contra el crimen e inteligencia), por la debilidad en sus instituciones.

ComillasNo es difícil sobornar a las autoridades para refugiarse en el país”, acota.

Aunque acepta que la colaboración entre México y Guatemala no pasa por sus mejores momentos, tampoco hay evidencia que pruebe que existe complicidad para encubrir a los prófugos de la justicia, dice.

También hay probabilidad de que la logística de apoyo que alguien como Duarte tenía en Guatemala pudiera ser amplia y pudiera darle la cobertura suficiente para impedir que lo detectaran inmediatamente, explica Gutiérrez.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS