ACTUALIDAD

Camilo, el niño herido de bala, reacciona tras cirugía; así lo cuenta su papá

17 marzo, 2018 Jerson Ramos

Después de días de angustia e intervenciones quirúrgicas, Camilo Pozuelos Rodas, de 9 años, el menor herido de bala por otro niño, reaccionó y se encuentra luchando su vida. Así lo ha contado este 17 de marzo en su cuenta de Facebook su padre, Augusto Pozuelos.

Pozuelos Rodas, escribió en su muro la comunicación que sostuvo con su hijo, quien permanece en un hospital privado, donde fue intervenido durante la madrugada.

 

A las 5.20 am, de hoy sábado 17 de marzo, Alma me acaba de llamar: «Cielo, Camilo abrió los ojos y entiende todo lo que le digo», y le dice a Camilo «Estoy hablado con tu papi», y yo digo, «Ponle el teléfono», «No, se puede alterar», «Dile que lo amo»,  «Dice papi que te ama, ¿lo amas tú?» Y Camilo asiente con la cabeza …», es el relato de Pozuelos sobre uno de los momentos que califica como un «milagro».

El  padre de Camilo agradeció  a las personas que los han acompañando. «La Virgen les pague, nosotros no tenemos más que oraciones… ¡Infinitas gracias por sus sacrificios, oraciones, por su sangre, por sus lágrimas, por sus intenciones!». 

¿Qué le pasó a Camilo?

El pasado 13 de marzo, Camilo jugaba afuera de su casa, ubicada en un residencial en la zona 3 de Mixco. En ese momento se acercó un amigo del menor, de 11 años.

El niño llevaba una mochila, y dentro de ella tenía una pistola. La había tomado de su casa, era de su abuelo, y estaba emocionado porque le mostraría el arma de fuego a sus amigos.

Mientras manipulaba la mochila, ocurrió algo y el niño mayor la soltó. Al chocar contra el suelo, el arma de fuego se habría accionado y una bala hirió a Camilo en el tórax, según versiones de familiares.

El diagnóstico que médicos del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) 7-19 dieron a la familia fue que la bala había perforado el diafragma de Camilo, alcanzó su hígado y lo partió en dos, y al salir golpeó el brazo izquierdo, afectando piel y hueso.

El trabajo para estabilizar a Camilo fue un éxito, pero el daño causado al hígado era de consideración. En tiempo real, el niño estuvo en las clínicas del IGSS cerca de 15 horas, hasta que un pediatra de confianza de la familia determinó que podía ser trasladado a un hospital privado.

También puedes leer: La solución de los transportistas para evitar accidentes como el de la Interamericana

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS