ACTUALIDAD

«Dejamos la casa por casi un año, un vecino nos extorsionaba»

25 febrero, 2018 Jerson Ramos

Una llamada telefónica cambió la vida de dos familias  que residían en una misma vivienda en el barrio San Antonio, zona 6 capitalina. Se trataba de una comunicación desde un número desconocido, en la cual se les exigió la entrega de dinero a cambio de no ser asesinados. Después de algún tiempo se determinó que un vecino era el responsable de la extorsión.

Mirá, todo pasó por una llamada que recibió una prima, que en ese tiempo tendría unos 12 años», relata Juan*, quien pidió usar otro nombre por razones de seguridad.

 

 

Pandillas
Policía Nacional Civil durante un operativo en contra de las extorsiones. Foto: PNC / Diario Digital

La persona que hizo la llamada simuló dedicarse a hacer encuestas por teléfono y le preguntó a la menor cuántos integrantes tenía su familia, si tenían vehículo y si la residencia que habitaban era propia, entre otros datos. Ella, confiada, respondió.

En una nueva llamada la situación fue más tensa. No se preguntó por ninguna persona en particular, ni se simuló ser un familiar en el extranjero ni se ofreció ningún producto para ganar la confianza de quien atendió el teléfono. La primera frase que escuchó la víctima fue: «Sabemos qué hacen y qué tienen».

En la primera llamada hicieron ingeniería social. Le sacaron la información de la familia, cuántos éramos y todo. Luego volvieron a llamar, ya pidiendo dinero y amenazando», describe Juan.

 

 

Juan no quiso precisar en qué momento ocurrió la extorsión, pero sí dice que tras la segunda llamada su familia decidió irse del sector. Vivieron durante 11 meses en otra casa, donde no tenían conocidos, pero mantuvieron comunicación con algunos de sus anteriores vecinos, los más allegados, quienes les contaron que sin ninguna explicación había quedado abandonada la casa que se encontraba frente a su anterior vivienda, y que a partir de entonces se había dejado de escuchar sobre extorsiones en el barrio.

Sólo nos fuimos un tiempo. Dejamos la casa por casi un año, era un vecino quien nos extorsionaba. Después regresamos y nunca nos pasó nada, gracias a Dios, pero sí fueron momentos tensos y de muchos gastos, porque tuvimos que alquilar una casa en otro lugar», dijo.

La Jefatura de Planificación Estratégica y Desarrollo Social de la Policía Nacional Civil (PNC) detalla que entre el 1 de enero y 10 de febrero se tuvo conocimiento de 921 casos de extorsión, lo cual representa una disminución respecto de los datos para el mismo período del año anterior, cuando se registraron mil.

Esta actividad delictiva se concentra en el departamento de Guatemala, con 365 hechos, seguido por Quetzaltenango, 78, y Suchitepéquez, 54.

También puede ser el vecino

Pablo Castillo, portavoz de la PNC, recomendó mantener la calma cuando se recibe una llamada de extorsionistas, porque nunca se sabe de dónde se pueda originar la situación. Agregó que por lo general se relaciona ese flagelo con las pandillas, pero que incluso puede ser un vecino o un familiar.

Extorsión
Casi a diario se informa sobre la captura de personas vinculadas con la extorsión y las pandillas. Foto: PNC / Diario Digital

Castillo explicó que ante una situación de ese tipo es preciso tomar precauciones. Por ejemplo:

  • No subestimar al extorsionista.

  • Llamar inmediatamente al número 1574, que es la línea contra las extorsiones de la PNC, o al 1562, del programa Cuénteselo a Waldemar, cuyo registro es confidencial.

  • Confiar en las autoridades que conozcan del caso.

Julia Barrera, vocera del Ministerio Público, recomienda:

  • Presentar la denuncia en la sede más cercana, para dar un seguimiento más directo al hecho criminal.

  • O comunicarse con los números telefónicos establecidos para dar el aviso, en cuyo caso la información de las víctimas es confidencial.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS