ACTUALIDAD

Ichkabal y los secretos por descubrir de la civilización maya

20 julio, 2018 Isabel Soto

La imponente ciudad de Ichkabal confirma que queda mucho por esclarecer en relación con los mayas.

La añeja urbe, situada el sureño estado mexicano de Quintana Roo, guardó durante mucho tiempo informaciones valiosas sobre esa antigua civilización.

Despejadas plazas, sorprendentes pirámides, perfectos «sacbés» y amplios caminos entre espacios monumentales o poblaciones engalanan esta maravilla latinoamericana.

El análisis de las mismas permitió ubicar el surgimiento de la ciudad a finales del preclásico maya (2300 a.C a 300 o 400 d.C).

Tanta majestuosidad también indujo a calificarla de monstruo arquitectónico, cuando apenas comenzaban los trabajos de exploración e investigación en ella.

Biodiversidad como plus en Ichkabal

En Ichkabal puede admirarse una acrópolis sobre la cual se alza una pirámide de 45 metros de altura.

Esa estructura pétrea, asentada en una base rectangular de casi 100 metros de frente por 40 de ancho, es la más alta edificación del complejo.

En su entorno rondan jaguares, tejones, tapires, venados, tucanes y serpientes, que conforman la no menos admirable biodiversidad expandida por el área.

Pero para acceder a los misterios de esa añeja ciudad es preciso lidiar con una espesa vegetación.

Estudiosos y obreros restauradores llegados al lugar a partir de 1995 aseguraron que de abril a noviembre es casi imposible transitar por el sendero que comunica con el sitio arqueológico.

En esa época de lluvias aumentan las dificultades para acceder a la más novel joya arqueológica maya.

Esta dista apenas 20 km de la frontera con Belice y 40 km al noroeste de Chetumal.

Sistema de escritura propio

Según evidencias históricas halladas en el área, esa cultura indoamericana es la única que creó un verdadero sistema de escritura.

A menos de 10 km de su centro se encuentra Dzibanché y algo más lejos, Kohunlinch y Kinichná.

Estas también son exponentes de la grandeza de una civilización que dominó las técnicas agrícolas y del cultivo del maíz.

Ichkabal apareció cuando parecía que ya estaban descubiertos todos los grandes complejos urbanos del mundo maya, y su análisis demostró la necesidad de continuar indagando sobre esa cultura.

Hasta ahora se reconoce que quizás había en la vasta región unos 6 millones de habitantes, y que algunas urbes congregaran hasta 50 mil.

Mientras, la selva guarda recelosa el legado maya y mira como a intrusos hasta a los hombres de ciencia que se ufanan en profanar los secretos escondidos en Ichkabal, a despecho de los años.

  https://youtu.be/AIPCF7vQnpE

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS