ACTUALIDAD

La primera vez cargando, el evangélico, el bolo, las vivencias de los cucuruchos

14 abril, 2017 Redaccion Canal Antigua

Acompañadas por las marchas, caminando sobre alfombras, y ante la mirada de miles de personas, las andas procesionales salieron una vez más a las calles. Cargadores y fieles, devotos y curiosos, salen estos días a ser parte de esta tradición. En esta oportunidad cinco cucuruchos nos cuentan sus historias muy diferentes acerca de como se vive la Semana Santa bajo las andas.

El susto de la primera vez

Mi primer turno fue en la procesión de Jesús de la Demanda, del templo de  La Merced, yo tendría 5 o 6 años, no recuerdo mucho, pero sí recuerdo que me asuste de perder de vista a mis papás por un momento, del susto me puse a llorar (al menos sin hacer mucho escándalo) de pensar que me había perdido, cuando terminó mi turno y mi mamá me tomó de la mano supe que no había nada de qué preocuparse, una señora amiga de mi mamá me vio con lágrimas en los ojos y aún hoy cuenta su versión de un niño conmovido por la Cuaresma“. José Pablo, 26 años.

Procesión de Jesús de Los Milagros, Iglesia de San José. Foto: Wikipedia.
Procesión de Jesús de Los Milagros, Iglesia de San José. Foto: Wikipedia.

Evangélico, pero cucurucho

Vengo de una familia de cucuruchos, así que cuando nos convertimos al evangelio fue un choque especialmente fuerte en lo que a tradiciones se refiere, mi mamá que fue la primera, se deshizo de las imágenes que tenia en casa (una virgen que mi abuela le había heredado entre otras cosas). Hace 2 años me decidí a cargar nuevamente pese a ser evangélico, le pregunté al pastor y me dijo que no había nada de malo si lo hacía como una tradición, nunca usó la palabra idolatría, por sentido común no le conté nada a mi familia, también decidí que era mejor si cargaba en San Felipe en la Antigua, este año cargaré de nuevo”. Jonathan, 30 años.

En agradecimiento

El templo de La Merced ocupa un lugar muy especial en mi corazón, hace algunos años cuando mi hermano enfermó rece a los pies de El Patrón Jurado de la ciudad  (Jesús Nazareno) por su salud. Cada Viernes Santo que estoy con él es un agradecimiento por haberme recibido con paz, ahora mi hermano, aunque  está lejos, comparte conmigo la Semana Mayor”. Carlos, 29 años.

Procesión de Jueves Santo, Candelaria. Foto: Wikipedia.
Procesión de Jueves Santo, Candelaria. Foto: Wikipedia.

De procesiones y bolos

Lo que no me gusta es que cada vez la gente carga con menos fervor, he visto a gringos cargar solo por la gana de meterse en nuestras tradiciones, también he visto a cucuruchos llegar bolos a cargar, uno no es quien para juzgar, pero esas cosas solo dañan el sentido de la Semana Santa”. Rolando, 32 años.

El año pasado hice fila para comprar turnos para  la procesión de La Merced desde las 5:30 de la mañana hasta pasada la una de la tarde, eso no me molesta, pero si me molestó que varios “devotos” habían amanecido tomando chela,  así que además bromas y canciones de bolos tuvimos que soportar un par de peleas, incluso tuvo que llegar una radiopatrulla a calmar a los muchachos, parecía más una fila para entrar al estadio, estas son las cosas que lastiman las tradiciones”.Esteban 29 años.

Esta nota fue publicada originalmente en Diario Digital. 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS