La razón por la que los osos polares están más delgados

0
389

El impacto de la crisis climática se está volviendo cada vez más obvio para los humanos y sus vecinos animales. Pero entre todas las especies, los osos polares podrían ser algunos de los más afectados.

Los osos dependen del hielo marino para casi todos los aspectos de su supervivencia: es donde cazan focas, viajan, hacen guaridas y se aparean. Entonces, cuanto más temprano en la temporada el hielo comienza a derretirse, menos tiempo tienen para comer y procrear.

Los hallazgos se resumieron en un nuevo estudio publicado en Ecological Applications.

Los investigadores encontraron que los osos polares se están volviendo más delgados y tienen menos cachorros, y su salud en declive está ligada al derretimiento del hielo marino.

“Los cambios inducidos por el clima en el Ártico están afectando claramente a los osos polares”, dijo en un comunicado la autora del estudio Kristin Laidre, profesora de ciencias acuáticas y pesqueras de la Universidad de Washington. “Son un ícono del cambio climático, pero también son un indicador temprano del cambio climático porque dependen mucho del hielo marino”.

Los osos polares se consideran una especie vulnerable, un nivel por debajo de “en peligro de extinción”. Si las tendencias climáticas continúan, sus poblaciones seguramente se agotarán aún más. Ver el efecto que tiene un hábitat cada vez más pequeño en los osos polares podría convencer a los conservacionistas para que tomen medidas más inmediatas.

Y estudiar cómo los afecta el hielo derretido podría tener implicaciones más amplias sobre cómo afectará eventualmente a otras especies. “Estos osos habitan en una zona de hielo estacional, lo que significa que el hielo marino se despeja completamente en verano y es de aguas abiertas”, dijo. “Los osos en esta área nos dan una buena base para comprender las implicaciones de la pérdida de hielo marino”.

Los osos pasan menos tiempo en tierra y pierden peso

Laidre y sus colegas rastrearon los movimientos de las osas polares adultas en Baffin Bay, un cuerpo de agua frente a la costa oeste de Groenlandia, durante dos períodos de tiempo en los años 90 y 2010.

Entre 2009 y 2015, los osos pasaron un promedio de 30 días más en tierra que en el período de 1991 a 1997. Esto se debe a que el hielo marino se está derritiendo a un ritmo más rápido y más temprano en la temporada que hace 23 o 29 años.

El hielo marino aumenta y disminuye con las estaciones, y cuando hay menos hielo marino, los osos polares se instalan en la vecina isla de Baffin. Esperan allí hasta que haya suficiente hielo marino para cazar focas.

Y cuanto más tiempo pasan en tierra, más pasan cerca de la costa y son incapaces de cazar, más delgados se vuelven.

Los investigadores calificaron las condiciones corporales de los osos en una escala de 1 a 3, 1 significa delgado y 3 significa grasa (la grasa es buena y los mantiene calientes).

De los 352 osos que analizaron, ni siquiera 50 fueron considerados gordos o con grasa.

La disponibilidad de hielo marino fue la culpable: los investigadores descubrieron que en años con menos hielo marino, los osos pesaban menos.

“Cuando los osos están en tierra, no cazan focas y en su lugar dependen de sus depósitos de grasa”, dijo Laidre. “Tienen la capacidad de ayunar por períodos prolongados, pero con el tiempo se vuelven más delgados”.

Menos tiempo en el hielo está ligado a menos cachorros

El deterioro de la salud de los osos también afectó el tamaño de sus camadas.

Las osas polares tuvieron más cachorros cuando el hielo marino estaba más ampliamente disponible y cuando la “ruptura de primavera”, el período en que el hielo se derrite y se rompe y hay más agua disponible, ocurrió más tarde en la temporada.

Ahora que los osos son más delgados, tienen menos cachorros. Las camadas de dos cachorros fueron alguna vez la norma para las osas polares adultas sanas, pero podrían “desaparecer” si la pérdida de hielo marino continúa, dijo Laidre.

Es la primera vez que se observa este cambio en el tamaño de la camada.

Los hábitats cada vez más pequeños empujan a los osos hacia el interior

El último conteo de osos polares en Baffin Bay se realizó entre 2012 y 2013; en ese entonces, había más de 2.800 osos en el área, según el Grupo de Especialistas en Osos Polares de la UICN. Pero el grupo no había registrado cuántos había antes de que se realizara el recuento más reciente, por lo que es difícil saber si se trata de un aumento o una disminución.

Sin embargo, los resultados del estudio de la Universidad de Washington no son prometedores.

El derretimiento del hielo marino es en parte la razón por la cual los osos polares “estresados ​​nutricionalmente” se ven en áreas residenciales, acechando vecindarios que nunca antes habían visto. Son conducidos allí por el hambre y un hábitat cada vez más pequeño, y puede conducir a un mayor conflicto entre humanos y osos.

El futuro de los osos polares, escriben los investigadores en sus hallazgos, depende de la capacidad de los científicos para predecir cómo el cambio climático continuará impactando a los osos. El ritmo de los cambios en la población ya es sorprendente, por lo que una respuesta de conservación tendrá que llegar a un ritmo igualmente rápido, dicen los investigadores.

Con información de CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí