ACTUALIDAD

Las cárceles: noticias desalentadoras

SP pavon
19 octubre, 2018 Redaccion Contrapoder

Este hecho, aparte de ser trágico porque el Sistema Penitenciario no pudo resguardar la vida de estas personas privadas de libertad, muestra las dificultades con las cuales la institución carcelaria debe luchar a diario. Dificultades que se dan por carencias, falta de atención y desorden y a las cuales es urgente ponerles atención.

El hecho de que haya armas de fuego y munición al alcance de un recluso es absurdo e inaceptable. Pero los altos niveles de corrupción en los centros carcelarios lo hacen posible. Se habla de depurar al personal para eliminar la corrupción y coincido con  que esto es urgente. Sin embargo, solo será posible si las unidades de control interno asumen sus funciones debidamente. Sin una inspectoría que supervise e investigue al personal, no se podrá llevar a cabo una depuración.

Y eso me lleva al siguiente tema: una vez depurado el personal, ¿qué les ofrecemos a quienes laboren en el sistema penitenciario? ¿Seguiremos pagándoles un salario bajo para arriesgar la vida a diario, sin ninguna perspectiva de ascenso por un buen desempeño? El personal no tiene posibilidad de hacer una carrera en su institución, ya que no existe un sistema de puestos jerarquizados.

Se gradúan como agentes de Presidios y se quedarán como agentes de Presidios toda su vida, sin importar la calidad de su labor. Claramente, no se incentiva el buen desempeño ni se prioriza el mérito. Aparte está el problema del hacinamiento. La ocupación de las instalaciones carcelarias es de 350 por ciento, la tasa más alta a nivel de Latinoamérica y no permite una adecuada separación de la población reclusa por perfiles. Esto agrava los conflictos entre los mismos y dificulta la convivencia y la rehabilitación.

También se torna difícil para la institución mantener vigilados espacios tan hacinados con esta cantidad de personas presas. Tomando en cuenta que además el Sistema Penitenciario opera con un déficit de personal operativo de aproximadamente 3 mil guardias, se entiende que es sumamente complejo mantener el control y llevar a cabo la logística penitenciaria.

Estos son algunos de los factores que ilustran por qué pueden ocurrir hechos como los de Pavoncito, cómo es posible que se encuentre armamento a disposición de un recluso y por qué, una vez más, los centros carcelarios fueron noticia desalentadora.

*Por Corinne Dedik

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS