ACTUALIDAD

Las Cien Puertas y La Luna al rescate del Pasaje Aycinena

15 agosto, 2017 Coralia Orantes Diario Digital

En el marco del 20 Festival del Centro Histórico, Las Cien Puertas y La Luna dieron a conocer el remozamiento que están haciendo no solamente en sus locales sino también en el emblemático Pasaje Aycinena.

Quienes visitan este pintoresco callejón quizá pierden de vista que están caminando sobre nuestra historia. A inicios del siglo XIX según explica Miguel Álvarez, cronista de la ciudad de Guatemala, la manzana ubicada entre las sexta y séptima avenida, entre la octava y novena calle de la zona 1, era propiedad de las personas de más notables económicamente, como el marqués de Aycinena. Allí habían oficinas estatales como el correo, la real aduana y el “estanco” de licores.

En el resto de la manzana residía la familia Aycinena que no sólo ocupaban puestos importantes en el Ayuntamiento sino que además luego jugaron un papel relevante en el proceso de independencia de 1821.

Miguel Álvarez, cronista de la ciudad; Karina de Flores, de la Luna; y Mayra Jiménez, de Las Cien Puertas. Foto Jessica Masaya

A finales del siglo XIX nació el primer centro comercial de la ciudad pues se construyó este pasaje que unía la plaza mayor y el Portal del Comercio con la novena calle o Calle Real.

Luis Monzón fue quien diseñó este proyecto de estilo neoclásico de dos niveles. Por los terremotos de 1917 se perdieron algunas partes que siguen sin restaurar. De esa época data el arco con el cual se le bautizó como Pasaje Aycinena.

A mediados de los 90s, luego de estar abandonado por muchos años, se empezó a recuperar el pasaje para lugares de bohemia como Las Cien Puertas. Poco a poco y a lo largo de dos décadas llegaron muchos otros negocios de este tipo y así resurgió este sector de la zona 1. Sin embargo, como se ha visto en otros sectores, el éxito también trae inconvenientes.

Álvarez hace énfasis en que los negocios deben respetar las normas dictadas por las autoridades para preservar este Patrimonio Cultural de la Nación. Lamentablemente, son muchos los bares y restaurantes que irrespetan dichas normas en cuanto a decibles y construcción.

Son vecinos y aliados

Ambos son bares y restaurantes: Las Cien Puertas y La Luna, están uno enfrente del otro. Según relata Mayra Jiménez cuando regresaron del exilio a mediados de los 90s con la intención de crear un lugar de encuentro después de la firma de la paz, este lugar histórico les pareció ideal.

Las Cien Puertas. Foto Jessica Masaya

“Ese sector era poco concurrido y muy bohemio” explica Jiménez fundadora de Las Cien Puertas. Era toda un atracción para quienes buscaban un lugar diferente, de esa cuenta empezaron a llegar incluso famosos como los integrantes del grupo mexicano Café Tacuba. Les gustó tanto que quisieron dejar un recuerdo en la pared. “Un abrazo para la chapina banda de las 100 puertas, desde Tacuba”, dice el grafitti que todavía se puede ver aunque es difícil de distinguir.

Así nació la tradición de expresarse por medio de mensajes en la pared, los cuales nunca han sido borrados. De esa cuenta, las paredes están totalmente cubiertas, incluso las del baño.

Primer mensaje de Las 100 puertas, del grupo Café Tacuba. Foto Jessica Masaya

Gracias a su ambiente bohemio y cultural, el pasaje Aycinena se convirtió en atractivo hasta turístico en el que predominaba la música latinoamericana con mensaje social.

En 2007 abrió La Luna, justo enfrente de Las Cien Puertas. Aunque parecían ser competencia, con el tiempo se volvieron aliados pues ambos lugares quieren rescatar el espíritu original del pasaje que ha ido distorsionándose. Karina Méndez de Flores, fundadora de La Luna, se ha esforzado por cumplir con los requerimientos municipales para conservar el lugar y promover que otros también lo hagan.

Foto cortesía de La Luna

Su más reciente iniciativa es que para este 20 Festival del Centro Histórico, que coincide con el décimo aniversario de La Luna, han remozado no solamente el café literario que tienen en el primer nivel, sino además parte del pasaje peatonal. Esto con el apoyo de sus vecinos de enfrente.

Ambas mujeres, Karina y Mayra, esperan así decirle a los clientes de siempre del Pasaje Aycinena que en Las Cien Puertas y en La Luna pueden encontrar el ambiente bohemio y artístico que siempre les ha gustado.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS