Las ciudades están cambiando la forma en que mantienen a los residentes frescos

0
3129

Sabemos que quedarse en casa y lejos de los demás es la mejor manera de prevenir la propagación del covid-19.

Pero si las personas están atrapadas en el interior sin un medio para mantenerse frescos, podrían estar intercambiando un peligro por otro.

Los CDC han emitido una guía sobre cómo abrir de manera segura los centros de enfriamiento, que muchas ciudades todavía están ofreciendo.

Sin embargo, muchos de los centros de enfriamiento informales que las personas usan normalmente para descansar del calor (centros comerciales, bibliotecas, piscinas y supermercados) están cerrados indefinidamente en muchos lugares o no son un espacio seguro para pasar horas adentro.

“La gente está siendo puesta en una posición difícil”, dijo Hondula. “¿Me quedo en casa para evitar contraer coronavirus o me arriesgo a una enfermedad por calor o algo peor si mi casa está demasiado caliente?”.

Gentry W. Trotter, quien dirige Cooldownstlouis.org, una organización sin fines de lucro que brinda aire acondicionado y asistencia energética a poblaciones vulnerables, dijo que la demanda en St. Louis es alta para los servicios de su organización. La ciudad podría ver temperaturas “cercanas” a 37,5ºC y 40ºC grados este fin de semana.

A mediados del verano en un año normal, Trotter dijo que normalmente recibe alrededor de 1.500 consultas por semana sobre asistencia de refrigeración. Sin embargo, la semana pasada, la organización sin fines de lucro recibió más de 5.000 llamadas o mensajes en línea de personas necesitadas.

Gracias a las donaciones y la financiación local de la Ley CARES, dijo que hasta ahora han podido satisfacer el nivel de necesidad. Pero aún quedan muchos días más calurosos este verano, y las consecuencias económicas del covid-19 muestran pocas señales de disminuir.

“Hasta ahora, estamos aguantando”, dijo. “Cada vez que pienso que nos hemos quedado sin dinero, sucede un milagro y surge el financiamiento”.

Otras ciudades están adoptando un enfoque proactivo.

En la ciudad de Nueva York, que podría ver cómo las temperaturas vuelven a subir a los 32º grados centígrados para el fin de semana, los funcionarios están entregando miles de aires acondicionados a personas de la tercera edad de bajos ingresos para proteger a los más vulnerables al calor y del covid-19.

“Sabemos que la misma población que es susceptible al covid-19 también es susceptible a las enfermedades causadas por el calor”, dijo Ben Krakauer, asesor ejecutivo de la Oficina de Manejo de Emergencias de Nueva York. “También sabemos que las personas que se quedan en sus apartamentos durante una ola de calor pueden ver temperaturas entre 6 y 12 grados centígrados más altas que en el exterior, por lo que es muy peligroso”.

La Comisión de Servicio Público de la ciudad también aprobó recientemente US$ 70 millones en ayuda para proporcionar a aproximadamente 440.000 familias hasta US$ 140 en asistencia de servicios públicos de junio a octubre.

Y aunque la ciudad no está abriendo tantos centros de enfriamiento como en años anteriores, habrá alrededor de 220 modificados disponibles, así como “calles frescas” distribuidas por toda la ciudad con carpas de nebulización y tapas de rociado en las bocas de incendios, dijo Krakauer.

*Con información de CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí