ACTUALIDAD

Las Pandillas Enfrentadas a la PNC

24 marzo, 2017 Rolando Archila Marroquin

La violencia provocada por las pandillas está llegando a situaciones álgidas en las que el respeto a las autoridades se ha perdido. Las medidas que tomó la Policía Nacional Civil para contener los desórdenes que se llevaron a cabo en el Centro Juvenil de Privación de Libertad Etapa 2, en donde fallecieron tres monitores a manos de los pandilleros y resultaron con heridas otros, terminó con el desalojo de los delincuentes y la consignación de 44 de ellos por la muerte lamentable de tres de los guardianes.

Ahora las bandas de criminales cegados por la furia han atacado a las fuerzas policiales en una especie de venganza por lo ocurrido. Las muertes llegan ya a tres y siete heridos por dichos ataques y es incierto todavía lo que pueda ocurrir. Algunos jefes de las pandillas desde las mismas cárceles dictan las ordenes a las clicas para proceder dentro de un manto de completa impunidad, al colmo de emprenderla en contra de las fuerzas de seguridad. El caso amerita una política fuerte que permita la detección de las actividades de las maras para detenerlos y consignarlos a los tribunales de justicia por tan aberrantes hechos.

Las viudas y huérfanos de los agentes, así como el resto de familiares claman por la justicia que debe de aplicarse con energía, pronta y cumplida para impedir que estos hechos continúen sembrando el luto en las fuerzas policiales, al abrir una brecha de terror en nuestra sociedad. Ya es hora de poner un hasta aquí a estos actos criminales, pero no es fácil. Para hacerlo se necesita también el concurso y la colaboración de la población que muchas veces por temor no participa. Las fuerzas del orden requieren de información, la que muchas veces está en poder de los vecinos para poder actuar. Es el momento en que la población debe de comprender el verdadero concepto de la seguridad y la paz que pueden conseguirse sí participamos en la lucha en contra de las bandas de delincuentes que azotan las poblaciones.

Debemos entender, que por causa de estas pandillas y las drogas estamos perdiendo la seguridad y la tranquilidad al sembrar el miedo y la zozobra en nuestros hogares por las actitudes salvajes de estos grupos que sin ningún miramiento dejan un reguero de cadáveres a su paso. La lucha en contra de las pandillas, no debe de ser únicamente un objetivo de las fuerzas de seguridad sino también de la población que debe dar su colaboración para rescatar a nuestro país de la ira asesina que nos tiene agobiados por tantas muertes, extorsiones y hechos de violencia provocados por dementes que nos roban la paz.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS