ACTUALIDAD

Las secretarias: ¿qué piensan de lo que dicen de ellas? ¿profesionales o compinches del jefe?

26 abril, 2017 Anamaria Arroyo Diario Digital

“Es mi secretaria la que quiero yo” dice la canción. A pesar que su labor es reconocida como fundamental en cualquier oficina, por alguna razón la labor de las secretarias se ha visto envuelta en un prejuicio particular: que es la enamorada del jefe. Tal vez sea por la cercanía y la cotidianidad pero esa idea está enraizada en la mente de muchos.

Tanto en películas como en canciones, el estereotipo de la secretaria amante, coqueta y enamorada está presente. Esto puede ser hasta molesto para ellas pues en su mayoría se esmeran por hacer su labor con profesionalismo. Platicamos con algunas secretarias sobre este estereotipo y nos contaron un par de cosas muy interesantes.

via GIPHY

La secretaria guarda secretos

“Creo que cualquier mujer que tenga a un hombre como jefe termina siendo víctima de esas ideas estúpidas. La gente siempre ha tenido la idea de que si eres amable y atenta con tu jefe es por fácil, cuando en realidad solo estás haciendo tu trabajo.

No, las secretarias no nos acostamos con el jefe y no solo servimos el café. Esas ideas las sacaron de alguna porno o algo así, porque nunca he sabido de alguna secretaria que se metió con su jefe o de un hombre que se haya involucrado sexualmente con su secretaria.

Lo que sí es cierto, es que una secretaria termina siendo cómplice, porque les termina conociendo a las amantes y toca mentirle a más de una”.

via GIPHY

Falda, tacones y medias

“Me gustó mucho trabajar como secretaria por más de 13 años, aprendí mucho y crecí como persona. Tiene muchas cosas positivas. Lo peor era hacer el café, ofrecerlo y servirlo si llegaban visitas. También debía vestirme de cierta manera, con tacones, falda y medias, o me regañaban.

Otra cosa es que no faltaban los chistes machistas y desconsiderados, así como los hombres mayores, casados, que querían seducirme. Mis jefes, sin embargo, siempre me respetaron y hasta eran protectores, paternales”.

via GIPHY

Por lo menos…

“Solo un jefe, quien fue muy respetuoso conmigo mientras trabajábamos juntos, al renunciar me invitó a salir. Como quien dice ya no tenía responsabilidad laboral conmigo y me confesó que siempre le había gustado. Pero igual me cayó mal.”

via GIPHY

Fueron unas, no todas

“Totalmente absurdo, quizá una idea generalizada basada en algunos casos. Sabemos que sí se han dado, pero no por eso se puede decir que por pertenecer a esta profesión te conviertes automáticamente en lo otro.”

“Tengo que reconocer que en todos los años que trabajé como secretaria sí vi un par de chicas que se dejaron seducir y deslumbrar por hombres adineradosy poderosos. Por otro lado, conocí otros donde eran relaciones lícitas pues él era soltero y al final terminaron casándose”.

via GIPHY

“¡No se vale etiquetar una profesión por alguna que otra secre indiscreta!

Responde nuestra encuesta y cuéntanos, ¿lo crees o no?

Foto de portada vía pixabay.com

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS