ACTUALIDAD

Los Ángeles pinta sus calles para bajar la temperatura

16 agosto, 2017 Agence France-Presse

¿Una capa de pintura sobre las calles contra el calentamiento global? La tecnología, iconoclasta en apariencia pero tomada muy en serio por los ecologistas expertos, está siendo sometida a prueba en Los Ángeles.

Esta ciudad, donde las temperaturas pueden superar los 40 grados centígrados en verano, es una de las primeras megalópolis del mundo en probar este “cool pavement” o “pavimento fresco”, pintando algunas calles a lo largo de la ciudad con un revestimiento especial de color blanco grisáceo.

El pavimento de asfalto negro común absorbe entre 80% y 95% de la luz solar mientras que el revestimiento claro la refleja, lo que baja la temperatura del suelo de manera significativa, de acuerdo con los partidarios de esta tecnología.

El calor aquí, sobre la superficie negra es de 42°, 43°C en este momento. Y sobre la superficie ya seca del otro lado, a pesar de tener una sola capa de blanco y necesitar todavía una segunda, es de 36°C”, sostiene Jeff Luzar, vicepresidente de Guartop, la compañía que proporciona el recubrimiento, durante una demostración a la prensa. “Una diferencia de temperatura de 6° a 7°C”.

Greg Spotts, director adjunto de la oficina de mantenimiento de carreteras de Los Ángeles, dice que se trata de la primera ciudad en California en poner a prueba este “pavimento fresco” sobre una calle pública.

“Esperamos que otras ciudades se inspiren y que los fabricantes se animen a desarrollar nuevos productos”, afirma.

Ahora la municipalidad debe observar las reacciones de los habitantes a estas inusuales calles blancas, y ver la rapidez con que se ensucian por el paso de los coches y los restos de aceite y combustible.

George Ban-Weiss, profesor adjunto de ingeniería civil y ambiental de la Universidad del Sur de California, considera que el “cool pavement” supone una promesa real en la lucha contra el calentamiento global en las ciudades donde el asfalto y la concentración demográfica y vehicular crean un efecto conocido como “isla de calor”.

“El pavimento que refleja el calor del sol es una de las estrategias, como también los techos refractarios o la siembra de árboles, que las ciudades pueden aplicar para reducir las temperaturas urbanas”, estimó el experto.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS