ACTUALIDAD

Los medicamentos contra la ansiedad y el suicidio ¿están relacionados?

3 junio, 2017 Redaccion Canal Antigua

Es importante que los medicamentos para trastornos como ansiedad y depresión sean recetados y controlados por un médico especialista. Aunque pueden ser una ayuda para los pacientes, también conllevan ciertos riesgos como la muerte de Chris Cornell lo demostró.

Mira más: Viuda de Chris Cornell culpa a medicamento para la ansiedad de la tragedia

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en nuestros países suele haber la falta de apoyo a las personas con trastornos mentales, quienes además temen al estigma que conllevan. Esto impide que muchos accedan al tratamiento que necesitan para vivir vidas saludables y productivas. Además, existe mucha automedicación y abuso de sustancias.

Foto Pixabay
Foto Pixabay

¿Que son las benzodiazepinas?

Cualquier medicamento conlleva contraindicaciones y posibles interacciones negativas. Es por esa razón que solo médicos especialistas deben tomar la decisión de indicarlas y deben supervisar su uso.

Según declaró la esposa de Cornell, cuando ella se comunicó con él por última vez, este le refirió que había tomado “una o dos pastillas más” de Ativan, pastilla que tomaba para la ansiedad que sufría.

Esta es una marca comercial para el lorazepam, un tipo de benzodiazepina que se usa más que todo para tratar a corto plazo la ansiedad severa y desórdenes de pánico. Según Joseph Lee, director médico de la Hazelden Betty Ford Foundation Youth Continuum, citado por la Revista Rolling Stone, se sabe que son calmantes altamente adictivos.

Autoridades médicas no recomiendan el uso de esta droga en personas con historia de adicciones, depresión, sicosis y problemas de pulmón o respiratorios.

Foto Pixabay
Foto Pixabay

Estas sustancias deprimen y hacen más lento el sistema nervioso para hacer sentir más calmada a la persona. Se suelen prescribir solo por algunas semanas a la vez. Bien utilizados, estos medicamentos pueden ayudar a quienes tienen ansiedad y ataques de pánico, según Stuart Gitlow, director ejecutivo del Annenberg Physician Training Program de enfermedades adictivas y ex presidente de la American Society of Addiction Medicine, citado por Rolling Stone.

Añade que si el uso no es el adecuado, puede causar efectos secundarios dañinos similares al alcohol. Su uso continuado puede crear demasiada tolerancia, al punto que se debe tomar una dosis cada vez más alta para sentir el efecto original.

Quienes abusan de estos medicamentos tienen comportamientos inusuales con temblores, problemas para hablar, entre otros síntomas, según la U.S. National Library of Medicine. Esto empeora si además se usan otras sustancias como alcohol y barbitúricos.

¿Hay relación con el suicidio?

Foto Pixabay
Foto Pixabay

Investigaciones demuestran que las benzodiazepinas, igual que el alcohol, pueden provocar la amnesia conocida como “blackouts” o “borrar cassette” si se abusa de ella. Por otro lado, al abusar de estas pastillas las personas se comportan de manera más desinhibida y peligrosa.

Estos comportamientos incluyen intentar suicidarse, según Joseph Lee. Expertos como el doctor Lee han notado que el uso o abuso prolongado de Ativan puede exacerbar sentimientos negativos en personas con depresión o una historia de ideas suicidas. Este fue el caso, por ejemplo, de Cornell quien también era un adicto en recuperación.

Sin embargo, sería muy raro que este medicamento sea la única causa de un suicidio ya que este no tiene una sola causa. Esto es confirmado por Jeffrey Lieberman, del Centro Médico de la Universidad New York-Presbyterian/Columbia y ex presidente de la American Psychiatric Association.

Lieberman opina quien se suicida en estas circunstancias seguramente estaba lidiando con otros problemas subyacentes de salud mental. Opina que el medicamento sería el factor menos determinante pues hay otros que pesan más.

En todos los casos, se recomienda consultar al médico tratante antes o durante la toma de este medicamento. Además, podrían analizar otras alternativas para manejar la ansiedad.

 

*Con información de RollingStore.com, U.S. National Library of Medicine y Clínica de la ansiedad

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS