ACTUALIDAD

Macron y Le Pen disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia

23 abril, 2017 Agence France-Presse

El centrista proeuropeo Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen disputarán el próximo 7 de mayo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, un duelo que castiga a los dos partidos tradicionales.

Es la primera vez, en casi 60 años, que la derecha estará ausente de la segunda vuelta y la primera que no habrá representantes de los dos grandes partidos que dominan la política desde hace medio siglo: los socialistas del presidente saliente François Hollande y los conservadores.

Según las primeras estimaciones de tres institutos de sondeos, la diferencia entre Macron y Le Pen es muy estrecha, con entre 23-24% para el primero y el 21.6-23% para la segunda. Les siguen el conservador François Fillon (19-20,3%) y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon (19,5-20%).

“Los franceses han expresado su deseo de renovación”, declaró Macron, al que los sondeos dan como ganador en una segunda vuelta.

Uno de los grandes perdedores del día, el conservador François Fillon, pidió el voto para Macron. “No tenemos más opción que votar contra la extrema derecha”, afirmó. El primer ministro del gobierno socialista, Bernard Cazeneuve, también llamó a votar por él.

Marine Le Pen, de 48 años, estaba exultante de alegría ante un “resultado histórico” y “una primera etapa superada” para el partido Frente Nacional (FN), con el que repitió la hazaña de su padre 15 años después.

Cualquiera de los dos haría historia: Macron como el presidente más joven de Francia y ella como la primera mujer en la jefatura del Estado.

Pese a la amenaza de atentados yihadistas que planeaba sobre estos comicios, los franceses no se dejaron amedrentar y acudieron masivamente a las urnas. La participación rondó el 70%, una de las más altas de los últimos 40 años.

A nivel interno, estas elecciones son consideradas cruciales en un país con una economía maltrecha por el desempleo y un crecimiento que no acaba de arrancar desde la crisis de 2008.

La carrera por el Elíseo ha sido muy atípica. Debilitado por una impopularidad récord, Hollande se vio obligado a renunciar a presentarse de nuevo, algo nunca visto en Francia en más de 60 años. El candidato socialista Benoît Hamon no pasó del 7% de los sufragios.

Fillon está imputado a raíz del escándalo de empleos públicos presuntamente ficticios de su esposa y de dos de sus hijos.

Le Pen no se queda atrás y está siendo investigada por empleos presuntamente ficticios en el Parlamento Europeo, donde ocupa un escaño, y supuestas irregularidades en el financiamiento de campañas pasadas. Sin embargo se niega a ser interrogada por la justicia, invocando su inmunidad parlamentaria.

Mélenchon, el último en colarse entre los favoritos en los sondeos con un discurso combativo contra “la casta” política, volvió a quedarse fuera del dúo de cabeza.

Macron y Le Pen disponen ahora de 15 días para convencer a los 47 millones de electores de que son la mejor opción para dirigir el país.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS