ACTUALIDAD

¿Quién eres en medio del maremoto de internet?

8 julio, 2018 Isabel Soto

«Cuida el traje desde nuevo y el honor desde joven», dice un adagio popular, pero con eso no basta para calar entre quienes te rodean y despertar el respeto hacia lo que algunos teóricos llaman la marca personal.

Una marca es un sello particular, una huella, es lo que perdura de ti aunque no estés presente. Es lo que te distingue de los otros seres humanos.

Y si bien resulta importante partir de tu autenticidad, de tu frescura natural, para su concreción es necesario considerar otras claves.

La meta de expandir tu influencia hacia el resto del mundo, en el orden de las relaciones sociales y profesionales, precisa de una estrategia bien diseñada y a ello es imprescindible apostar en estos tiempos de maximización del valor de las apariencias.

Marca personal o personal branding

 

 

 

 

 

 

Cada ser humano es único y ahí radica su principal valor. Más la marca personal o «personal branding» (en inglés) alude a un concepto de desarrollo individual que consiste en considerarse uno mismo como una marca.

Esto significa que, igual que las de tipo comercial, tu marca personal debe ser elaborada, transmitida y protegida, con el ánimo de diferenciarte y conseguir mayor éxito.

La definición surgió como una técnica para la búsqueda de trabajo, tanto por primera vez como por la necesidad de un cambio o reacomodo en la carrera o profesión.

Por tanto, desarrollar una marca personal consiste en identificar y comunicar las características que nos hacen sobresalir, ser relevantes, diferentes y visibles en un entorno homogéneo, competitivo y cambiante.

Papel de las redes en la consolidación de tu marca

¡Cuidado con lo que publicas en las redes de Internet!

La alerta es recurrente, probablemente hasta cansina, pero continúa sin ser atendida lo suficiente por profesionales de diversas ramas.

Basta una simple ojeada a Facebook, Twitter y hasta a la red profesional LinkedIn para detectar las múltiples evidencias de las incongruencias entre lo que cada día decimos ser y lo que realmente mostramos de nuestra esencia en lo que publicamos.

Internet y las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) abrieron la puerta a todos los profesionales a crear su propia marca y dejar de ser la marca de las compañías.

No obstante, esto puede resultar un bumerán si no se aprovecha del modo más eficaz. Tenlo en cuenta y piensa más, antes de exponer tu intimidad en la red de redes.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS