ACTUALIDAD

Me caso… ¡Necesito ayuda!

3 marzo, 2018 Redaccion Contrapoder

Una boda es de esos momentos únicos en la vida y con ellos vienen las decenas de preparativos para que ese día se convierta en inolvidable. Las opciones en el mercado son múltiples y no escoger las adecuadas puede convertirse en una verdadera pesadilla. Me caso… ¡Necesito ayuda!

En la actualidad, las ferias que exponen los diferentes servicios que complementan una boda son tan abundantes como los productos mismos, por lo que afinar detalles requiere de mucho tacto y una organización eficiente.

Betsabé García, futura novia, comenta que en su momento consideró pedir los consejos de una experta, ya que esta podría facilitar la contratación de los lugares y seleccionar los detalles que se acoplaban a su presupuesto; sin embargo, agrega que “todo depende de cuán exigente seas para tu evento. He visto bodas donde las futuras esposas lo planifican todo y al final todo resulta genial; además, tienes la libertad de escoger lo que en realidad deseas”.

Mientras las opciones son tan diferentes, en ocasiones es necesario acudir a los expertos, por lo que se puede recurrir a una organizadora de bodas para que nos ayude a no descuidar ningún detalle.

via GIPHY

La experta en bodas Mónica González indica que factores como el menú, el salón, las flores, el número de invitados o el tiempo del que se disponga para planificar ese día especial nos ayudará a determinar la necesidad de contar o no con ayuda profesional.
De acuerdo con González, la planificación de una boda requiere por lo menos de seis horas semanales. “Si crees que puedes ordenarte para poder trabajar y al mismo tiempo organizar tu boda, puedes hacerlo, pero debes analizarlo para saber si necesitas una asesoría o un experto que te acompañe todo el tiempo”, destaca.

Otro de los factores que inciden en la organización independiente de un enlace matrimonial es el presupuesto del que se disponga. Según González, las tarifas en el mercado son distintas, pero oscilan entre Q6,000 y Q8,000, según lo extenso o complejo de los arreglos para la ceremonia y la recepción.

Aunque los precios se basan en la organización de un evento completo, expertas como ella han decidido apoyar a las novias con asesorías individuales a precios módicos, para que ellas puedan llevar las riendas de ese evento tan especial.
Los pros y los contras pueden variar, por lo que contar con una organizadora de bodas dependerá del presupuesto o el objetivo que se pretenda lograr para ese día en el que se desea compartir momentos de felicidad con los que sueña la mayoría de personas.

Nos enamoramos en Costa Rica y nos casamos aquí

Vanessa Marín de Orellana nació en Costa Rica y conoció al amor de su vida (guatemalteco) en su país de origen, gracias a un amigo en común. Todo sucedió en una tarde de primavera, tal y como ocurre en los relatos más románticos de la literatura. Para ella fue un flechazo a primera vista y tuvieron múltiples citas hasta que Marlon le propuso matrimonio. Entonces, la duda asaltó su realidad: ¿y la ley?
La legislación guatemalteca contempla el matrimonio con una persona de nacionalidad distinta, y aunque el proceso tiene algunas variantes a la unión entre dos ciudadanos locales, este no resulta demasiado complejo.

El notario Fernando Martell explica: “La ley regula ciertos requisitos básicos de todo contrayente, como certificados de nacimiento y constancias de sanidad. Sin embargo, existen algunos que debe cumplir toda persona extranjera”.

caso
La documentación específica necesaria para el contrayente extranjero consta de registro de capitulaciones matrimoniales sobre bienes inmuebles y sus derechos. En el caso de hombres extranjeros, estos se deben inscribir en el Registro Nacional de las Personas (Renap) y el Registro de la Propiedad, además de presentar certificación de soltería extendida por el registro civil de su país de origen.

El pasaporte debe estar vigente y el anuncio se publica mediante edictos en el Diario de Centro América y en otro medio impreso de mayor circulación, con el fin de conocer si existe impedimento legal para que la persona extranjera se case. Tanto los trámites como la unión en sí se rigen por la ley guatemalteca. El matrimonio civil lo celebra un notario colegiado y queda inscrito en el Renap.

Martell también resalta que es de vital importancia que el ciudadano extranjero registre su nuevo estado civil en la Dirección General de Migración, así como en su respectivo consulado, con el fin de que la información sea ingresada en los bancos de datos internacionales.
Después de conocer el trámite requerido para contraer matrimonio, la pareja Orellana Marín decidió emprender el viaje de la vida juntos. “Llegó un momento en el que decidimos formalizar las cosas y alguno de los dos tenía que dar el paso”.

Para ellos no fue complicado el proceso de unión civil y comentan que siempre y cuando se tengan los documentos legales en orden, la inscripción matrimonial es sumamente fácil.
“Actualmente, llevamos casi ocho años de casados, tenemos tres chicos y la aventura continúa”, finaliza Vanessa, quien está muy feliz de haber decidido casarse y vivir en Guatemala.

via GIPHY

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS